header print

La Relación Entre Las Migrañas y El Clima

El Redactor: Jessica Quinonez

 Las migrañas se encuentran entre las condiciones más molestas y debilitantes, ya que a veces pueden aparecer de la nada, arruinando tu día y volviéndote completamente improductivo. Con el tiempo, los enfermos de migraña aprenden a distinguir sus desencadenantes, que son muy individuales y varían de persona a persona. Ciertos alimentos y bebidas, como el vino tinto, por ejemplo, son desencadenantes comunes, al igual que los olores fuertes, las luces brillantes, el estrés y otros factores. Un desencadenante de migraña relativamente reciente en la literatura médica es el clima, que puede causar o contribuir a las migrañas en algunas personas.

Comprender qué desencadena tus migrañas es extremadamente importante, ya que te ayudará a desarrollar estrategias preventivas para las migrañas. Aunque no podemos controlar el clima, anticipar una migraña puede ayudarte a estar un paso por delante de la enfermedad y disminuir la gravedad del ataque o prevenirlo por completo.

Artículo relacionado: Aprende a distinguir entre migrañas y dolores de cabeza

 
El vínculo entre las migrañas y el clima
El vínculo entre las migrañas y el clima

Según la American Migraine Foundation (AMF), aproximadamente un tercio de los que sufren de migraña sensibles a los cambios climáticos en general, pero hasta la mitad de los pacientes que sufren de migrañas severas afirman que el clima causa algunos de sus ataques. Al mismo tiempo, la AMF no reconoce el clima como la causa principal de los dolores de cabeza, afirmando que otros factores desencadenantes, como el estrés o las malas elecciones dietéticas, también deben estar presentes para provocar un ataque. 

Sin embargo, hay un número creciente de estudios mostrando lo contrario, estableciendo que varios cambios climáticos pueden causar migrañas. Cosas como los cambios rápidos de temperatura, el sol, el viento, las tormentas y los cambios de presión barométrica pueden desencadenar migrañas. 

Se sugirió que estos cambios climáticos hacen que los niveles de serotonina y otros neurotransmisores en nuestro cerebro cambien rápidamente, alterando el equilibrio químico en el cerebro y produciendo migrañas. Veamos cada uno de estos desencadenantes y veamos cómo pueden contribuir a las migrañas:

Cambios en la presión atmosférica
Cambios en la presión atmosférica y migrañas

La presión barométrica es la presión a la que están expuestos nuestros cuerpos desde el aire. Esta presión cambia con el clima y los meteorólogos realmente observan las fluctuaciones en la presión para predecir el clima. Las fluctuaciones en la presión atmosférica son normales, pero desafortunadamente, algunas personas son sensibles a estos cambios, especialmente cuando son particularmente rápidos, lo que generalmente ocurre alrededor de las tormentas o en un clima ventoso. 

Más alta que la presión atmosférica normal puede estrechar los vasos sanguíneos, los senos paranasales y las cámaras del oído interno, mientras que una presión barométrica inferior a la normal las ampliará. Esta es la razón por la cual las personas sensibles a estas fluctuaciones generalmente sentirán que se les tapa la nariz o las orejas y les duele la cabeza cuando cambia el clima, al igual que uno se siente en un avión durante el despegue o el aterrizaje, pero por más tiempo.

Presión atmosférica alta y migrañas

Todos estos cambios, a su vez, pueden desencadenar una migraña, con varios estudios que confirman un aumento en las quejas de migraña en pacientes antes, durante y después de las tormentas. Un estudio japonés, por ejemplo, exploró cómo los enfermos de migraña reaccionaron a los tifones y descubrió que el 75% de los participantes que sufren de migrañas experimentan ataques asociados con una caída rápida de la presión barométrica en comparación con solo el 25% de los participantes que sufren dolores de cabeza por tensión.

Un estudio canadiense, por otro lado, encontró que algunos pacientes experimentaron más migrañas antes del inicio de los fuertes vientos de Chinook, mientras que otros tuvieron más ataques después de que los vientos han disminuido. Por lo tanto, cualquier cambio rápido en la presión puede ser un desencadenante para quienes padecen migraña, y los pacientes muestran diferencias individuales.

Cambios de temperatura
Cambios de temperatura y migrañas

Los cambios rápidos de temperatura también pueden ser la razón por la cual algunas personas contraen migraña. Otros informan que el clima cálido o frío puede ser un desencadenante de sus ataques. Un estudio, por ejemplo, encontró que más personas van a las unidades de atención de emergencia con quejas de migraña en climas cálidos que en climas fríos.

Aun así, también se han informado casos de personas sensibles al clima frío, por lo que deberá determinar qué temperaturas, si las hay, influyen en su cuerpo. Del mismo modo, los niveles de humedad también pueden afectar el bienestar de uno, con un estudio que muestra que los climas cálidos y húmedos son estadísticamente más propensos a causar migrañas que el clima frío y seco.

Brillo del sol

Brillo del sol y migrañas

Los investigadores no han podido entender por qué las altas temperaturas, en particular, pueden causar migrañas, pero hay algunas teorías de por qué ese podría ser el caso. Según una de estas teorías, el clima cálido tiene más probabilidades de provocar migrañas debido a toda esa luz solar.

Esto se debe a que la luz brillante es un desencadenante conocido de las migrañas, por lo que solo tiene sentido que la exposición a más luz solar cause migrañas en personas con sensibilidad a la luz. Un estudio austriaco y noruego descubrió que este es el caso, afirmando que una mayor exposición al sol puede aumentar el riesgo de un ataque.

Cómo prevenir los ataques de migraña relacionados con el clima
Brillo del sol y migraña
 

Ahora, lo primero que tendrás que hacer para minimizar el efecto del clima en tus migrañas es identificar sus desencadenantes personales. Escribir en un diario acerca de tu migraña es una forma popular de aprender tus desencadenantes. Si ya sabes qué causa tus migrañas, estos ajustes sencillos en el estilo de vida también podrían ayudarte:

1. Usa lentes de sol y un sombrero para el sol para protegerte del exceso de luz solar, ya sea en la playa, durante las compras o mientras viajas.

2. Si tienes más migrañas en climas cálidos, bebe mucha agua, ya que la deshidratación también es un desencadenante de migraña conocido.

3. Permanece en ambientes con clima controlado tanto como puedas si eres sensible al clima particularmente frío o caluroso.

4. Si los cambios en la presión atmosférica son un desencadenante para ti, prepárate y ten medicamentos de reserva antes de una tormenta o cualquier fenómeno meteorológico estacional conocido en tu área.

5. Si eres sensible a los cambios climáticos y los cambios de presión, vigila el pronóstico del tiempo diariamente.

6. Evita hacer ejercicio al aire libre o actividades particularmente agotadoras en las condiciones climáticas que podrían desencadenar tus migrañas.

7. Trata de descansar y relajarte tanto como puedas durante condiciones climáticas de alto riesgo.

8. Cuando viajes, trata de evitar cambios rápidos de temperatura, permanece en el interior durante el primer día de tu viaje y descansa.

9. Y, por supuesto, siempre ten a la mano medicamentos para aliviar el dolor, por si acaso.
 

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad