header print

5 Motivos Que Te Harán Renunciar Al Pan Blanco

 Si estás cuidando tu salud a través de la alimentación, una de las mejores decisiones que puedes tomar es dejar de comer pan blanco. La mayoría de personas que están a dieta lo saben, porque lo tienen prohibido. La opción más inteligente es dejar de comer harina refinada -pan blanco- en en favor de otros panes elaborados con otros granos sin procesar.
 
No solo nos referimos al pan de molde de los sándwiches, las ricas tostadas del desayuno del fin de semana, etc. si no que este elemento también le estás tomando en las pizzas de los viernes por la noche, en los panecillos del restaurante, la baguette que compras de camino a casa… ¿te suena de algo? Debes saber que todos estos alimentos vienen acompañados con otros riesgos para la salud, bastante menos apetecibles. 
 
5 motivos no tomar pan blanco

Se ha bromeado con la idea de que en Francia, una de las producturas tradicionales de panes de calidad, este hecho debería haber provocado una segunda Revolución Francesa, ante la sustitución ya hace años del pan sano y de calidad por esta modalidad de pseudo pan (harinas no panificables, levaduras químicas y hornos eléctricos) poco saludable, sin embargo tal situación no ha provocado no solo ningún movimiento de protesta y reivindicación, si no que practicamente nadie ha hablado de ello. 

Ante tal situación, solo queda tu elección como consumidor, que unida a la de otras muchas personas seguramente tendrá una repercusión en los métodos e ingredientes que utilizan los productores del pan. Para no atormentarte no vamos a incidir demasiado en las posibles enfermedades que el pan blanco contribuye a causar, pero sí vamos a darte, de la mano del Licenciado En Químicas y Naturopatía Sergo García Calvillo, 5 motivos por los que debes pensar en abandonar cuanto antes su consumo.


1. Demasiado mezclado
El trigo que cultivamos en el mundo moderno es tan híbrido que prácticamente ha dejado de ser un alimento sano. Contiene una cantidad elevada de gluten, una proteína que tiende a irritar las paredes intestinales, y muchos menos minerales y vitaminas que hace cientos de años.
Es una verdadera lástima, porque el trigo era realmente un alimento adecuado y hoy en día, a pesar de ya no ser tan conveniente sigue siendo clave en la alimentación de la población mundial, siendo usado en multitud de harinas y alimentos, especialmente como espesante.
2. Demasiado pobre en fibra, vitaminas y minerales
5 motivos no tomar pan blanco

 

El trigo integral en general tampoco es bueno para la salud, pero al menos contiene fibra, vitaminas y minerales. El caso de la elaboración del pan blanco, el problema es aún mayor, porque elaborarlo se retira del trigo el germen y el salvado, que se destinan para la alimentación del ganado porcino y otros animales de granja, entre otros usos alternativos. 
Por lo tanto, en el pan blanco, la mejor parte de la harina se ha retirado. 
El resultado es que estás tomando un producto casi sin fibra y sin vitaminas o minerales, un producto que no es más que almidón; sencillamente calorías sin nutrientes esenciales.

Lo mismo ocurre con los cereales para el desayuno. Cuando compres cereales no te dejes abducir por las etiquetas que indican que han sido "enriquecidos" con vitaminas. La razón por la cual a veces se "enriquece" 
los cereales porque los científicos se dieron cuenta en 1945 de hasta que punto eran pobres en nutrientes.

3. Demasiado salado

5 motivos no tomar pan blanco

El pan blanco moderno está demasiado salado. Contiene de media 19 g de sal por cada kilo de pan. Una barra de 250 gramos contiene 4,7 g de sal, la cantidad máxima diaria que recomienda ingerir la OMS, que es de algo más de 4 gamos al día por persona. 
Según datos recogidos por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en España la fuente principal de alimentación dietética de sodio en la población adulta es precisamente el pan.

Es más, ya de por sí, aunque no se añada sal en su fabricación, el pan sin agua contiene un contenido de 0,2 a 2,2 g de cloruro de sodio por kilo. Con la cantidad de sal que se le añade ahora para potenciar (o camuflar) el sabor, tenemos como resultado un alimento que se queda fuera de la lista de los recomendables para la salud. 


4. Demasiado dulce

5 motivos no tomar pan blanco
El pan blanco no es un azúcar de absorción lenta, más bien es un azúcar de respuesta rápida con un índice glucémico elevado, que provoca un gran desgaste de insulina y reacciones de hipoglucemia.

El pan blanco es uno de los alimentos con un índice glucémico más elevado. Este índice indica el efecto de los alimentos en el nivel de glucosa en sangre (glucemia) durante las dos horas siguientes a su ingesta.
El índice 100 de glucemia, el máximo, corresponde a la glucosa pura y...sorpresa, en ocasiones ¡al pan blanco! El pan blanco no es más que almidón, como ya hemos visto, y el almidón a su vez no es más que una cadena de moléculas de glucosa.

Esto quiere decir que el tomar pan blanco es casi peor que comer terrones de azúcar: hace que aumenten los niveles de azúcar en la sangre, lo que por ejemplo empeora el cáncer o lo puede provocar, ya que las células cancerosas son grandes devoradoras de glucosa, y provoca picos de insulina, con el consiguiente riesgo de desarrollar en un futuro resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.


5. Demasiado gluten5 motivos no tomar pan blanco

El trigo moderno, resultado de procesos híbridos, se ha seleccionado por su riqueza en gluten. El gluten es una mezcla de proteínas. Cuanto más gluten tiene en la harina, más fermenta el pan y se vuelve más elástico y esponjoso. El pan parece más apetitoso, más hinchado y por tanto, se vende mejor.

El problema es que el sistema digestivo de muchas personas no tolera las cantidades de gluten que presenta el pan moderno. La intolerancia al gluten provoca cansancio, dolores abdominales, diarrea, reflujo gastroesofágico, problemas articulares, eccemas e incluso trastornos neurológicos.

 

Conclusión:  Si no hay posibilidad de adquirir verdadero pan sin estos 5 inconvenientes, y solo encontramos esta mala imitación del buen pan, no hay nada mejor que comer tus platos sin pan. Si estás acostumbrado a consumirlo, aunque al principio lo eches de menos por el hábito, si haces el esfuerzo de ignorarlo pronto notarás que te sientes más ligero y con más energía después de las comidas sin pan blanco.

Fuente

Imagen 1, 2

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis