header print

Los Antibióticos Naturales Que Tu Abuela Te Daría

 Nos resulta muy fácil ir a la farmacia y comprar unas pastillas o jarabe para la mayoría de dolencias de menor importancia, pero ¿sabías que el exceso de antibióticos puede dar lugar a que las bacterias malas se vuelvan resistentes a ellas? Estas bacterias están evolucionando más rápido de lo que pensamos y a veces la ciencia no puede hacerle frente. Esta alarmante información me hizo tomar una mirada retrospectiva a los tratamientos totalmente naturales que mi abuela solía tomar y darnos cuando éramos más pequeños para tratar varias enfermedades. Aquí están los 9 remedios que puedo recordar:
 
1. La miel
 Antibióticos abuela

Si desea mantener tu cuerpo libre de bacterias dañinas, trata de tomar un vaso de agua tibia con una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharada de miel.

Si te has cortado, quemado o lastimado de alguna manera puedes limpiar la herida resultante con miel.

2. Ajo
 Antibióticos abuela

El ajo es rico en alicina, un compuesto que ayuda a combatir las infecciones como el resfriado común. Y además ayuda a proteger tu cuerpo de otros organismos microbianos nocivos, tales como las bacterias, levaduras o parásitos.

Todo lo que necesitas hacer para beneficiarte de las propiedades antibióticas del ajo es incluirlo de manera regular en tu dieta.
 

3. La cúrcuma
 Antibióticos abuela

La cúrcuma es muy utilizada en la cocina asiática, sin embargo la especie es un excelente antiséptico natural.

Trata de mezclar cúrcuma con miel para hacer una pasta fácilmente aplicable. Si deseas darle a tu sistema inmune un alza y aumentar su capacidad para combatir la infección, puedes tratar de mezclar la cúrcuma con leche caliente para estimularlo.

4. Col
 Antibióticos abuela

La col no recibe el reconocimiento que merece como una fuente antibacteriana. Para empezar, es rica en azufre, que es esencial para el tratamiento de infecciones e incluso se cree que es anticancerígeno. La col es rica en vitamina C, lo que hace que sea muy efectiva en la prevención de las infecciones de todo tipo incluyendo el resfriado común.

Trata de incluir la col en tu dieta diaria como parte de una ensalada. También puedes probar el jugo de la col (con una pizca de miel para endulzar).

 
5. Vinagre de manzana
 Antibióticos abuela

Este vinagre es todo un milagro. Está hecho de un extracto fermentado de la manzana y es una fuente inagotable de nutrición para el mantenimiento de una excelente salud. Por esto es un antiséptico y antibiótico, por lo que es ideal para combatir las bacterias malas.

También es ideal para equilibrar el nivel de pH (acidez frente a la alcalinidad) en el cuerpo, lo que significa que las bacterias tienen una oportunidad menor para reproducirse.

6. El aceite de coco virgen
 Antibióticos abuela

Se trata de un complemento de cocina natural de Sri Lanka, el aceite de coco es un antibiótico muy eficaz, que también pasa a ser antibacteriana y antifúngico.

Debido a esta última propiedad, el aceite de coco es un excelente remedio para la caspa u otras infecciones fúngicas del cuero cabelludo.

Por otra parte, el aceite de coco tiene propiedades antioxidantes maravillosas , lo que significa que puede ayudar a retrasar el envejecimiento, manteniendo cabello y la piel en su mejor apariencia.

7. Pomelo
 Antibióticos abuela
Si bien los beneficios que el consumo del pomelo tiene sobre la piel son muy conocidos, no se dice mucho acerca de sus propiedades antibióticas. Las semillas de la fruta en particular, son altamente antibióticas. Un estudio reciente demostró que el extracto de semilla de pomelo era eficaz contra más de 800 formas diferentes de virus y bacterias, así como más de 100 diferentes tipos de hongos.
8. Alimentos fermentados
 Antibióticos abuela
La fermentación se conoce como un proceso para fabricar alcohol. Sin embargo, la fermentación es en realidad un proceso que envuelve a las buenas bacterias que tienen un efecto sobre un determinado tipo de alimentos. Cuando esto ocurre, muchos compuestos se generan y por tanto, se añaden propiedades antibióticas.
Ejemplos comunes de alimentos fermentables incluyen pepinillos, yogur probiótico y col sin pasteurizar. El consumo de ellos, aumentará tu función del sistema inmunológico.
9. El aceite de orégano
 Antibióticos abuela
Se le conoce más por su capacidad para darle sabor a las pizzas o ensaladas que cualquier otra cosa, el orégano también es ideal para ayudar a la digestión, así como la pérdida de peso. La hierba es antibacteriana de manera natural. 
Es inmensamente bueno en el tratamiento tanto del estómago como de infecciones del tracto intestinal. Este aceite también puede ayudar a tratar las infecciones por hongos. 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: