header print

El Antojo De Estos Alimentos Podría Indicar Problemas De Salud

El Redactor: Ysabel T. L.

 Todos hemos experimentado un repentino antojo por la comida, ese momento en el que todo lo que necesita es una porción de pizza (o una hamburguesa o chocolate), y nada más servirá. Los antojos de alimentos son muy comunes, pero ¿por qué los experimentamos y qué significan? Desafortunadamente, por lo general no anhelamos cosas como la col rizada o las manzanas, sino alimentos ricos en grasas, carbohidratos y azúcar.

La mayoría de las veces, la fuente del deseo es más emocional que nutricional: los "alimentos reconfortantes" como los dulces o los productos horneados liberan sustancias químicas que hacen sentir bien en el cerebro. Sin embargo, algunos estudios muestran que ciertos antojos y hábitos alimenticios podrían indicar problemas de salud. Aquí hay 5 ejemplos interesantes.


1. Desear la misma comida todo el tiempo

Podría ser: Demencia

Los cambios inusuales en los hábitos alimenticios de una persona podrían ser un signo temprano de demencia. Si notas antojos repentinos de alimentos específicos o tienes un gusto por lo dulce demasiado persistente, podría valer la pena discutir esto con tu médico. Un estudio publicado en 2015 examinó los cambios en los hábitos alimenticios de los pacientes con demencia y descubrió que casi la mitad de todos los pacientes con enfermedad de Alzheimer leve habían mostrado algunos cambios en sus preferencias alimentarias.

1. Desear la misma comida todo el tiempo

El cambio en las preferencias alimentarias se registró en su punto más alto durante la etapa moderada de la enfermedad. Además de preferir alimentos diferentes a los habituales, los pacientes de Alzheimer también mostraron una especial inclinación por los alimentos dulces y los dulces, además de agregar sabores fuertes a sus platos con salsa de soja.

El cambio no solo se expresó en lo que los pacientes querían comer, sino también en el hambre que tenían. Un cambio en el apetito también puede ser un signo temprano de demencia. Los investigadores comentaron que "fue interesante que se observaron dos síntomas alimentarios contradictorios, 'aumento del apetito' y 'pérdida de apetito', en aproximadamente el mismo número de pacientes con la enfermedad de Alzheimer leve".

La pérdida de apetito podría deberse a la depresión, ya que casi el 70 por ciento de las personas con Alzheimer también mostraron algunos síntomas depresivos. En cuanto al aumento del apetito, podría reflejar un comportamiento repetitivo provocado por un deterioro severo de la memoria.
 

Relacionado: Alimentos que aumentan el riesgo de Alzheimer y demencia

2. Sal

Podría ser: Enfermedad de Addison

Es muy raro que una persona no obtenga suficiente sal de su dieta, al menos en los EE. UU. De hecho, la mayoría de los estadounidenses consumen más sodio al día de lo recomendado. La investigación sugiere que los antojos intensos de sal podrían apuntar a la enfermedad de Addison

El Antojo De Estos Alimentos Podría Indicar Problemas De Salud

También conocida como insuficiencia suprarrenal primaria, la enfermedad de Addison es un trastorno de las glándulas suprarrenales, que se encuentran en la parte superior de los riñones. Producen dos hormonas esenciales: cortisol, que ayuda al cuerpo a responder al estrés, y aldosterona, que mantiene equilibrada la presión arterial.

Cuando las glándulas suprarrenales se dañan como resultado de la enfermedad de Addison, no producen suficientes hormonas. Otros síntomas incluyen fatiga, dolor muscular, náuseas y pérdida de peso. Si no se trata, esta afección podría hacer que su presión arterial baje peligrosamente. Si experimentas un deseo nuevo y persistente de alimentos salados, habla con tu médico, especialmente si ocurre junto con cualquiera de los otros síntomas mencionados anteriormente.

 

3. Sed excesiva3. Sed excesiva

Podría ser: Diabetes

Beber mucha agua durante el día es saludable y se alienta. Sin embargo, el deseo constante de agua es uno de los primeros signos de diabetes. Esta es una sed mucho más pronunciada de lo habitual y, por lo general, va acompañada de una micción frecuente.

Cuando tienes diabetes, el exceso de glucosa se acumula en la sangre, lo que significa que los riñones tienen que esforzarse más para filtrar y absorber el azúcar. Cuando tus riñones ya no pueden mantener el ritmo, la glucosa extra se extrae en la orina, arrastrando los líquidos de tus tejidos y dejándolo deshidratado. El problema es que cuanto más bebas para saciar su sed, más frecuentemente tendrás que orinar.

4. Chocolate

Podría ser: Deficiencia de magnesio o vitamina B

Los antojos de chocolate no son inusuales; después de todo, es el dulce favorito de muchas personas. Sin embargo, si su gusto por lo dulce está tomando el control, podría indicar que le falta magnesio, un mineral responsable de muchas funciones corporales, desde la función muscular y nerviosa hasta la regulación del azúcar en la sangre y la producción de energía.

La deficiencia de magnesio se puede detectar mediante un análisis de sangre. El chocolate no es la única buena fuente de magnesio, por supuesto. Las verduras de hoja verde, las legumbres, las nueces y el pescado son ricos en este mineral. La razón por la que normalmente no anhelamos esos alimentos es que, a diferencia del chocolate, carecen de azúcar y cafeína.

Relacionado: El chocolate amargo puede ser beneficioso para la salud del corazón

El Antojo De Estos Alimentos Podría Indicar Una Enfermedad

Otra posible explicación de tu antojo por el chocolate es la falta de vitaminas B, que juegan un papel importante en los procesos celulares de nuestro cuerpo. Las vitaminas B ayudan al cuerpo a convertir los alimentos en energía, crear nuevas células sanguíneas y mantener sanas las células de la piel y otros tejidos. Cuando comes chocolate, le da a tu cerebro y estado de ánimo el impulso que necesitan. El azúcar y la cafeína impulsan la secreción de dopamina en el cerebro, y sus niveles de glucosa también aumentan, lo que te hace sentir que tiene más energía.

Para tratar una deficiencia de vitamina B, es probable que tu médico le recomiende que tome suplementos o aumente la ingesta de ciertos alimentos, según la vitamina específica que necesites.

5. Papas fritas5. Papas fritas

Podría ser: Deficiencia de grasas omega-3

Las papas fritas son dos de los antojos de alimentos más comúnmente reportados. El anhelo de estos alimentos grasos puede significar que su cuerpo tiene pocos ácidos grasos Omega-3, que se ha demostrado que mejoran la salud cardiovascular. Nuestro cuerpo no puede producir grasas omega-3 por sí solo, no solo se pueden obtener a través de nuestra dieta.

Hay muchos otros signos reveladores de la deficiencia de Omega-3: fatiga y problemas para dormir, dificultad para concentrarse, calambres en las articulaciones y piernas y problemas cardiovasculares. Por supuesto, hay fuentes de grasa mucho más saludables que las papas fritas, como el salmón, las nueces, el aguacate y el aceite de oliva.

Comparte esta información importante con familiares y amigos.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad