header print

Guía: Consejos y Alimentos Para Evitar El Alzheimer

 Hay mucho que aún no sabemos sobre el cerebro humano, pero afortunadamente, la actualidad marca un época de avances y hay algunos significativos en el Alzheimer.

Existen varias teorías que incluyen el daño de los radicales libres, la incapacidad de usar la glucosa adecuadamente, las deficiencias de vitaminas o las toxinas ambientales. Esta enfermedad afecta a un tercio de las personas mayores de 85 años en los EE. UU.

La buena noticia es que existen opciones de tratamiento natural para el Alzheimer que pueden mejorar esta condición de manera efectiva. Recientemente, los científicos también están descubriendo los principales avances de la enfermedad de Alzheimer que pueden, algún día, llevarnos a una cura.

 

 

1. ¿Qué es el Alzheimer?

2. ¿Podrías tener Alzheimer? Los síntomas

3. Alimentos para evitar el Alzheimer

4. Hábitos para prevenir el Alzheimer

5. Diferencias entre Alzheimer y envejecimiento

6. Descubrimientos recientes

7. Vídeos que no te puedes perder

7. 1 Alzheimer: resumen de síntomas, causas y tratamiento
7. 2 Seis consejos para mejorar el Alzheimer
7. 3 Prevención del Alzheimer
7. 4 Ejercicio para ejercitar el cerebro
7. 5 Jugo para ayudar con la memoria
 
 
 

 

1. ¿Qué es el Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno progresivo que causa que las células del cerebro se consuman (degeneren) y mueran. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia: una disminución continua de las habilidades de pensamiento, comportamiento y sociales que interrumpe la capacidad de una persona para funcionar de manera independiente.

Los primeros signos de la enfermedad pueden estar olvidando eventos o conversaciones recientes. A medida que la enfermedad progresa, una persona con enfermedad de Alzheimer desarrollará un grave deterioro de la memoria y perderá la capacidad de realizar tareas cotidianas.

Los medicamentos actuales para la enfermedad de Alzheimer pueden mejorar temporalmente los síntomas o disminuir la tasa de disminución. Estos tratamientos a veces pueden ayudar a las personas con enfermedad de Alzheimer a maximizar la función y mantener la independencia por un tiempo. Los diferentes programas y servicios pueden ayudar a las personas con enfermedad de Alzheimer y sus cuidadores.

No existe un tratamiento que cure la enfermedad de Alzheimer o altere el proceso de la enfermedad en el cerebro. En las etapas avanzadas de la enfermedad, las complicaciones de la pérdida severa de la función cerebral, como la deshidratación, la desnutrición o la infección, resultan en la muerte.

 
alzheimer
¿Cómo sabes si algún amigo o ser querido cercano tiene la enfermedad de Alzheimer o demencia? ¿O incluso tú mismo? Si nos olvidamos continuamente de dónde ponemos las llaves, o si confundimos el nombre de nuestros nuetos, ¿son indicios de una enfermedad neurodegerativa progresiva? No necesariamente. Solo un doctor puede diagnosticar la condición. Cada persona experimenta diferentes síntomas con diferentes severidades, pero hay algunas señales de advertencia del Alzheimer que son comunes a todos y que no hay que pasar por alto.
 
Pérdida de memoria
Signos Alzheimer
El síntoma más común de la mayoría de los tipos de demencia es la pérdida de memoria. Todos olvidamos los detalles de una conversación de vez en cuando, pero la aparición temprana de esta enfermedad puede hacer que una persona olvide conversaciones enteras que tuvieron lugar hace solo unos momentos. El Alzheimer generalmente afecta primero la memoria a corto plazo, lo que significa que la persona se olvida de la información que aprendió recientemente. Tienen problemas para recordar fechas y eventos importantes y piden la misma información una y otra vez. Incluso pueden perder la capacidad de reconocer a los miembros de su familia.
Falta de concentración y confusión
Signos Alzheimer
Confundirse acerca de los tiempos y lugares es un indicador común. Las personas susceptibles pueden tener dificultades para concentrarse y tomar más tiempo para hacer las cosas que antes y pueden olvidar dónde están o cómo llegaron allí. Podrían tener dificultades para entender que un evento sucedió en el pasado o que ocurrirá en el futuro, en comparación con algo que está sucediendo en el presente. Pueden perder la pista de las estaciones y el paso del tiempo en general.
 
Se pierden cosas
Signos Alzheimer
Una persona con Alzheimer  puede comenzar a poner cosas en lugares cada vez más inusuales. Las llaves del auto y de la casa tienden a "esconderse" a todos de vez en cuando, pero encontrar llaves perdidas en el congelador podría indicar un problema más serio. Pueden perder cosas y no pueden usar el método simple de volver sobre sus pasos para encontrar los artículos. Esta situación puede incluso convertirse en acusaciones de robo cuando no pueden encontrar una pertenencia personal que sin saberlo han perdido. Puede llevar a la paranoia, y pueden reaccionar colocando sus cosas en "escondites" aún más inusuales para frustrar al ladrón percibido.
Dificultad para tareas domésticas
Signos Alzheimer
Esta condición también afecta la capacidad de realizar tareas cotidianas normales. Las personas pueden tener problemas para recordar cómo conducir, cocinar su receta favorita o jugar un juego familiar. Es posible que comiencen a depender más de un cónyuge o miembro de su familia para hacer cosas que alguna vez disfrutaron hacer por ellos mismos. Los síntomas también pueden afectar las habilidades relacionadas con la visión, como la percepción de profundidad, la distancia de evaluación y la visualización de los colores. Esto puede conducir a un aumento en la torpeza percibida, accidentes y otros contratiempos inusuales.
Problemas al hablar o expresarse
El Alzheimer afecta cómo los pacientes crean y procesan el lenguaje. Por lo general, tienen problemas para recordar las palabras correctas en una conversación o mientras escriben. Esta confusión puede hacer que se detengan abruptamente en medio de oraciones o conversaciones.
Problemas con cálculos sencillos
Signos Alzheimer
Las personas en las primeras etapas pueden tener dificultades para trabajar con números, incluidos los problemas matemáticos simples que han tenido durante toda su vida. Pueden tener dificultades para equilibrar su chequera o realizar cálculos simples de suma y resta.
Cambios de humor y de personalidad
Signos Alzheimer
Las personas pueden exhibir cambios en la personalidad y cambios de humor repentinos. Podrían volverse temerosos, sospechosos, deprimidos o ansiosos. Una persona que alguna vez estuvo segura de sí misma podría volverse tentativa y tímida. Se pueden enojar fácilmente en casa y en lugares nuevos o públicos donde están fuera de su zona de confort.
Cambios en la higiene
Signos Alzheimer
La atención repentina o en constante disminución a la atención personal, como bañarse poco frecuentemente, usar la misma ropa una y otra vez, y no cepillarse los dientes, puede indicar esta enfermedad. Si una persona mantuvo su casa inmaculada toda su vida, pero de repente deja de limpiar y permite que se acumule el desorden, podría ser motivo de preocupación.
Alejarse de amigos y familia
Signos Alzheimer
Finalmente, la retirada de las oportunidades y actividades sociales que alguna vez disfrutaron puede ser una señal de advertencia. Las personas afectadas tienden a esquivar situaciones en las que tienen que estar cerca de otras personas para evitar llamar la atención sobre sus lapsos de memoria o dificultades de comunicación. Por lo general, se sienten avergonzados por su incapacidad para conversar o realizar tareas como lo hicieron alguna vez. La depresión relacionada con este cambio en las habilidades también puede causar el retiro de las situaciones sociales.
Los médicos solo diagnosticarán la demencia si dos o más funciones del cerebro, como la memoria y las habilidades del lenguaje, se ven afectadas significativamente sin pérdida de la conciencia. Si crees que alguien por quien te preocupeas puede tener la enfermedad de Alzheimer, contacta a tu médico inmediatamente.
alzheimer
Si tienes algo riesgo de contraer Alzheimer, cambiar tu dieta puede ayudar mucho. De hecho, hay muchos alimentos por ahí que pueden ayudar a mejorar tu salud cognitiva y reducir significativamente tu riesgo de desarrollar la enfermedad.

A continuación te presentamos algunas superalimentos que te ayudan a reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer:

 
Kale y otras hortalizas de hoja verde
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Las verduras de hoja verde como la col rizada ayudan a mantener nuestras habilidades mentales agudas, prevenir el deterioro cognitivo y reducir el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer. La col rizada es una rica fuente de vitamina B12, que es muy importante para la salud cognitiva.

 Un estudio publicado en 2015 por Rush University Medical Center investigadores encontraron que la adición de más col rizada, espinacas y mostaza a nuestra dieta podría ayudar a disminuir el deterioro cognitivo. Este estudio examinó en profundidad los nutrientes responsables de este efecto y encontró que es el consumo de vitamina K el que ralentiza el deterioro cognitivo.

Comer de 1 a 2 porciones de col rizada o cualquier otro vegetal de hoja verde por día puede ser muy beneficioso en la protección de Alzheimer.

Té Verde
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Cuando se trata de alimentos ricos en antioxidantes que pueden mejorar el poder del cerebro, el té verde es el principal de esta lista. Sus antioxidantes apoyan los vasos sanguíneos sanos en el cerebro para que pueda funcionar correctamente. Además, el consumo de té verde puede detener el crecimiento de la placa en el cerebro que está vinculada a la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

Bebe de 2 a 3 tazas de té verde al día para mantener la salud a largo plazo de su cerebro.

 
Canela
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Esta especia popular puede ayudar a romper la placa del cerebro y reducir la inflamación del cerebro que puede causar problemas de memoria. La canela es eficaz en la prevención (y el retraso) de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, ya que facilita un mejor flujo sanguíneo al cerebro. Incluso la inhalación de su fragancia puede mejorar el procesamiento cognitivo y el funcionamiento del cerebro en relación con la atención, la memoria de reconocimiento virtual, la memoria de trabajo y la velocidad visual.

Bebe una taza de té de canela cada día, o espolvorea canela en polvo en tu pan tostado, cereales, harina de avena, productos horneados, batidos y ensaladas de frutas.

Salmón
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

El ácido graso omega-3 presente en el aceite de pescado, puede retardar la acumulación de tau, una proteína que conduce al desarrollo de enredos neurofibrilares. Además, el DHA también reduce los niveles de la proteína beta-amiloide, que pueden agruparse en el cerebro para formar la placa.

Un estudio que fue publicado en 2016 en el Journal of the American Medical Association encontró que el consumo de mariscos se asocia con menos neuropatología.

Para reducir el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer, una porción de salmón fresco una vez a la semana es todo lo que necesitas.

Cúrcuma
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

El poder antioxidante de la cúrcuma apoya la salud general del cerebro ayudando a eliminar la acumulación de placa del cerebro y mejorar el flujo de oxígeno. Esto ayuda a frenar los efectos de la enfermedad de Alzheimer.

Toma un vaso de leche de cúrcuma una vez al día e inclúyelo en tu cocina para mantener tu cerebro fuerte durante muchos años.

Aceite de oliva virgen extra
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

El aceite de oliva virgen extra contiene oleocano, un compuesto fenólico que mejora la producción de proteínas y enzimas clave que descomponen las placas amiloides. Por lo tanto, el aceite de oliva virgen extra actúa como un mecanismo neuroprotector contra la enfermedad de Alzheimer.

Para aprovechar los beneficios del aceite de oliva virgen extra, úsalo al cocinar y como ingrediente en las salsas y aderezos.

Aceite de coco
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Los triglicéridos de cadena media presentes en el aceite de coco aumentan el nivel de cuerpos cetónicos en la sangre - estos funcionan como combustible cerebral alternativo y mejoran el rendimiento cognitivo.

Una cucharada de aceite de coco por día mejorará el funcionamiento cognitivo y la memoria en personas de todas las edades.

Brócoli
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Este vegetal es una fuente muy rica de folato y vitamina C, que son muy importantes cuando se trata de funciones cerebrales. Además, los carotenoides presentes en el brócoli disminuyen los niveles de homocisteína, un aminoácido que está relacionado con el deterioro cognitivo. El brócoli también puede aliviar los efectos de la depresión y el agotamiento mental.

Una taza de brócoli dos a tres veces a la semana puede reducir significativamente tu probabilidad de sufrir de demencia y Alzheimer en su vejez.

Nueces
alimentos reduce riesgo de Alzheimer

Debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, las nueces pueden ayudar a reducir el riesgo, retrasar la aparición de, retardar la progresión de, o incluso prevenir la enfermedad de Alzheimer.

Las nueces ayudan a proteger el cerebro de la proteína beta-amiloide, una proteína que se encuentra a menudo en el cerebro de los pacientes con Alzheimer. Además, las nueces son una gran fuente de zinc, un mineral que es grande en la protección del cerebro contra el daño de los radicales libres. Simplemente un puñado de nueces cada día puede mejorar tu salud cognitiva.

 

Curry

alimentos contra alzheimer

Se cree que un cambio patológico que conduce al depósito de proteínas amiloides en el cerebro es un evento iniciador que conduce al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. La inflamación y el daño oxidativo dentro del cerebro también conducen a la enfermedad. Se ha encontrado que la curcumina, que es el componente en el curry responsable de su color amarillo, tiene potentes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y ha sido objeto de muchas investigaciones sobre su potencial para prevenir la aparición de esta enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud, en la India, donde el curry es un alimento común en la dieta, existe una prevalencia inusualmente baja de la enfermedad de Alzheimer.

Reduce los depósitos de amiloide cerebral
La edición de agosto de 2014 de Neurobiology of Aging publicó un estudio que analizó la patología amiloide en ratones. Los ratones que recibieron una dieta rica en curry demostraron una reducción significativa en los depósitos de amiloide cerebral en comparación con los ratones que no recibieron curry. Los investigadores coinciden en que el curry está lleno de poderosos antiinflamatorios y antioxidantes que actúan para proteger la función cerebral.

Pescados grasos
alimentos contra alzheimer

El salmón, las sardinas y otros pescados grasos están cargados con ácidos grasos Omega-3, que se ha demostrado que reducen los niveles sanguíneos de beta amiloide, que es una proteína asociada con la disminución de la memoria y la enfermedad de Alzheimer.
Un estudio publicado por la Academia Estadounidense de Neurología observó a 1219 personas mayores de 65 años sin signos de demencia. Los resultados mostraron que mientras más ácidos grasos Omega-3 consumía el participante, menores eran sus niveles de beta amiloide en sangre. Se encontró que la ingesta de un gramo de Omega-3 (la mitad de un filete de salmón) por semana se asocia con una reducción del 20 al 30 por ciento en beta amiloide.

 

El consumo semanal de pescado mejora la salud cerebral
En la edición de julio de 2014 del American Journal of Preventive Medicine, los científicos informan sobre un estudio que analiza el consumo de pescado durante varias décadas y sus efectos sobre la salud cerebral. El estudio reveló que los participantes que reportaron un consumo semanal de pescado a largo plazo tenían un mayor volumen de materia gris en el cerebro que los sujetos que no consumían pescado de forma rutinaria. La pérdida de materia gris está asociada con la enfermedad de Alzheimer y los investigadores concluyen que el consumo de pescado puede ser un mecanismo de protección importante para la salud del cerebro.

Bayas variadas
alimentos contra alzheimer

Las bayas están llenas de antioxidantes polifenoles, que detienen la inflamación en el cerebro. Los polifenoles se localizan en áreas del cerebro que controlan la memoria.

Retrasa el envejecimiento cognitivo
La edición de abril de 2012 de Annals of Neurology informa sobre un estudio que involucró a 16 000 mujeres con una edad promedio de 74 años. El estudio afirma un retraso de dos años y medio en el envejecimiento cognitivo en mujeres que reportan una alta ingesta de bayas.

Elimina la acumulación tóxica
Otro estudio reciente presentado en la edición de abril de 2013 de la Federación de Sociedades Americanas para la Biología Experimental demostró cómo las bayas eliminan eficazmente la acumulación tóxica que puede conducir a la enfermedad de Alzheimer en el cerebro. Las ratas del experimento fueron alimentadas con una dieta de bayas durante dos meses y luego se sometieron a la irradiación, que imita el envejecimiento acelerado en el cerebro. Los resultados indican que las ratas que fueron alimentadas con una dieta de bayas demostraron una protección significativa contra la radiación en comparación con el grupo de control. Los investigadores concluyeron que las bayas ofrecen un efecto protector, probablemente atribuido al alto componente de fitonutrientes. Esto puede conducir a una mejor función cognitiva y una disminución en la incidencia de la enfermedad de Alzheimer.

Café
alimentos contra alzheimer

El Journal of Alzheimer's Disease incluye un estudio que investiga el café y sus beneficios potenciales para la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

El consumo de café reduce la disminución cognitiva
El estudio siguió a 124 personas de 65 a 88 años con signos de deterioro cognitivo leve. Los sujetos que desarrollaron la enfermedad de Alzheimer tenían un nivel de cafeína en sangre un 50% más bajo en comparación con sus contrapartes que no desarrollaron una disminución cada vez mayor en la capacidad cognitiva. La principal fuente de cafeína para los participantes en el estudio fue el café.

La cafeína previene los depósitos de proteína Tau
Otro estudio publicado en Neurobiology of Aging discute cómo la cafeína previene los depósitos de proteína Tau en el cerebro. Los depósitos de proteína Tau en el cerebro interrumpen la comunicación de las células nerviosas y son una característica definitoria de la enfermedad de Alzheimer.

Chocolate negro
alimentos contra alzheimer

El flavonoide de cacao es un poderoso antioxidante que se encuentra en el chocolate amargo (pero no en el chocolate blanco o con leche). Se lo ha asociado con numerosos beneficios para la salud, incluida la mejora de la memoria.

 

Pruebas de memoria mejoradas
Reportado en la edición de octubre de 2014 de Nature Neuroscience es un estudio en el que participaron personas de 50 a 69 años. Se descubrió que aquellos que bebían una bebida rica en flavonoides de cacao durante tres meses obtenían un resultado 25% mejor en pruebas de memoria que aquellos no lo hacían. El investigador, el Dr. Scott Small afirma que los sujetos con el alto rendimiento de la bebida flavanol en la prueba de memoria fueron similares a los individuos de 20 a 30 años más jóvenes.

 

El cacao apoya el acoplamiento neurovascular
Un estudio reciente realizado en la Universidad de Harvard y publicado en la edición de septiembre de 2013 de la revista Neurology, analiza el consumo de cacao y su papel en el apoyo del acoplamiento neurovascular, un proceso en el que la actividad cerebral mejora el flujo sanguíneo. Se cree que el acoplamiento neurovascular juega un papel clave en la prevención del Alzheimer.

 

La clave: hay que mantenerse joven y con con la mente aguda

El temor de que el declive cognitivo y la enfermedad de Alzheimer sean un hecho para las personas mayores es un mito. Muchas personas pueden disfrutar sus años dorados con una función cognitiva completa y niveles de actividad saludables. Un estilo de vida activo ejercitando la mente combinado con una nutrición saludable puede ayudarte a mantenerse joven de corazón y en mente.

alzheimer
Los investigadores han demostrado que, al estar bajo nuestro control, nuestros hábitos tienen la capacidad de estimular las reservas del cerebro y, en consecuencia, ayudar a retrasar e incluso prevenir el desarrollo del Alzheimer o la demencia.
 
Ejercítate regularmente
¿Sabías que la actividad física puede reducir hasta en un 50% el riesgo de desarrollar Alzheimer? Según estudios recientes, el ejercicio ayuda a retrasar el deterioro de las funciones cognitivas una vez que el problema se ha desarrollado. 
 
Comienza poco a poco: La actividad física puede resultar arrolladora para aquellas personas que no están acostumbradas a ejercitarse de manera regular. Comienza por reemplazar el ascensor por las escaleras o realiza pequeñas caminatas diarias. 
 
30 minutos, 5 veces por semana: Aunque esto puede parecer demasiado, la rutina también puede incluir actividades domésticas como una limpieza exhaustiva o tareas de jardinería. También puedes optar por caminatas al aire libre, clases de danza o natación. 
 
Protege tu cabeza: Los traumatismos en la cabeza aumentan las posibilidades de desarrollar problemas cognitivos. Aunque el fútbol o el boxeo son ejemplos extremos, incluso una simple caída en bicicleta puede tener este impacto. Asegúrate de utilizar la protección adecuada y abróchate el cinturón de seguridad cada vez que viajes en auto. 
 
Equilibrio y coordinación: Para prevenir las lesiones y traumatismos por caídas, te recomendamos realizar ejercicios que te ayuden a trabajar el equilibrio y la coordinación. Puedes comenzar a practicar yoga, taichí, o cualquier otro método orientado a dichas funciones. 
Descansa bien
 
El descanso adecuado y regular sirve para estimular el buen funcionamiento cerebral. Esto se debe a que el sueño profundo es necesario para la consolidación y retención de la información obtenida durante el día. Por esta razón, se cree que la falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer. 
 
Mantén un horario regular: Nuestro reloj biológico responde de forma positiva a los patrones de regularidad. Asegúrate de dormir y despertarte en horarios similares todos los días, de manera que coincida con nuestros ritmos circadianos naturales.
 
Haz la siesta: Las siestas pueden interferir con el sueño regular y exacerbar los síntomas del insomnio. Si necesitas dormir una siesta, asegúrate de que sea temprano por la tarde y no más de 30 minutos.
 
Habitación inmaculada: Si puedes hacerlo, evita tener computadoras o televisores en tu habitación para prevenir que los estimuladores visuales te priven del sueño.
 
Rutinas relajantes: Las actividades previas a la hora de dormir, como un baño tibio, ejercicios de relajación, o la lectura de un libro, ayudan a que el cerebro entienda que es hora de sumergirnos en un sueño profundo y reparador. 
Estimúlate mentalmente
Las personas mentalmente activas han demostrado tener mayor protección contra el Alzheimer y la demencia. Cualquier tipo de actividad que requiera las habilidades de comunicación, interacción y organización han demostrado ser de gran ayuda en la prevención de estas enfermedades.
 
Aprende una nueva habilidad: El aprendizaje de una nueva habilidad ayuda a crear depósitos más grandes en las reservas del cerebro. Intenta aprender un nuevo idioma, tocar un instrumento, leer un libro, o comenzar un nuevo pasatiempo. 
 
Ejercicios de memoria: Debido a que la memorización ayuda a reforzar las conexiones en el cerebro, te recomendamos comenzar memorizando nombres de ciudades, números telefónicos, poemas, etc.
 
Juegos mentales: El cerebro es un músculo y como tal necesita ser entrenado. Para mantener el buen funcionamiento de las funciones cognitivas a largo plazo, puedes intentar resolver crucigramas, acertijos, rompecabezas, juegos de cartas, sopas de letras, etc. Si estimulas el cerebro desde una edad temprana, podrás mantener su funcionamiento a una edad avanzada. 
 
Preguntas a ti mismo: Mantén tus neuronas alertas preguntándote “Quién, Cómo, Cuándo y Dónde.” Esta es una forma de entrenar la memoria y, en consecuencia, cuidar el cerebro. 
 
Sal de la rutina: Los cambios de hábitos ayudan a crear nuevas “vías” en el cerebro. Intenta tomar un nuevo camino de regreso a tu casa, utiliza la mano no dominante, y haz otras actividades que, de vez en cuando, te permitan caminar por nuevos horizontes.
Aliméntate de manera saludable
Una dieta rica en nutrientes, vitaminas y minerales ayuda a optimizar el funcionamiento del cerebro. Por esta razón, los hábitos alimenticios saludables pueden proteger tu organismo contra el deterioro neurológico.
 
Evita las las grasas saturadas: A la hora de preparar tus comidas, intenta optar por carnes magras y orgánicas, consumir productos lácteos descremados o bajos en grasas, y reducir la ingesta de alimentos fritos. 
 
Considera una dieta Mediterránea: Una dieta a base de pescados, nueces, granos integrales, aceite de oliva, frutas y vegetales frescos, es recomendada para proteger la salud del sistema cardiovascular, que también juega un rol importante en la prevención de las enfermedades neurológicas, como el Alzheimer o la demencia. 
 
Consume más pescado y aguacate: Ambos alimentos están cargados con omega 3, un ácido graso saludable que ha demostrado contribuir en la prevención del Alzheimer y la demencia. Como si esto fuera poco, los nutrientes presentes en el aguacate y los pescados, en especial el atún y el salmón, pueden hacer maravillas con muchos otros aspectos de la salud.
 
Piensa en colores: Haz que tu dieta sea lo más colorida posible, incluyendo todo tipo de frutas y verduras en tus preparaciones diarias, de manera que puedas disfrutar de los increíbles beneficios de sus vitaminas y antioxidantes. Este cambio debe estar acompañado por una reducción en el consumo de carbohidratos, ya que éstos pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre y causar inflamación en el cerebro. 
 
Bebe té verde: Esta poderosa infusión ha demostrado ser excelente a la hora de estimular la memoria, y mejorar la concentración y el estado de alerta, tres factores claves a la hora de retrasar el envejecimiento del cerebro. 
Mantén una vida social activa

En diversas investigaciones se ha demostrado que las personas con una vida social activa tienen menor riesgo de desarrollar el Alzheimer. 


Mantén el contacto con tus amistades: Si estás familiarizado con la tecnología, puedes intentar contactarlos por correo electrónico o por alguna red social. Planifica salidas con tus amigos, de manera que puedas cambiar de ambiente y romper con la rutina. 
Además, toma clases grupales de gimnasia u otro tipo de actividad física para beneficiar a tu cuerpo mientras estimulas tus habilidades sociales. 

Controla el estrés

La acumulación de estrés puede derivar en un estrechamiento del hipocampo, que es la zona del cerebro encargada de retener la memoria, impidiendo el crecimiento de las neuronas y aumentando las probabilidades de desarrollar enfermedades neurológicas.
 
Tómate un descanso: Los cambios que se producen en nuestro ritmo de respiración cuando estamos estresados pueden tener un impacto en los niveles de oxígeno del cerebro. La meditación y el yoga pueden enseñarte técnicas de relajación y respiración que te ayudarán a solucionar este problema. 
 
Organiza actividades de relajación diarias: Cuando te sientas estresado o abrumado con las responsabilidades diarias, te recomendamos realizar alguna actividad que te ayude a relajar el cuerpo y la mente, como caminatas, lecturas, actividad física o reuniones con amigos. 
 
Concéntrate en la paz interior: De acuerdo con estudios recientes, las personas que presentan una conexión fuerte entre la mente y el cuerpo suelen tener un cerebro más saludable. Las actividades que involucren algún tipo de reflexión, meditación o análisis ayudan a proteger al sistema nervioso contra el daño causado por el estrés.
 
alzheimer
Revisa tus tobillos
La mala circulación en los pies es señal de problemas en el cerebro, pues, además, esta condición hace que seas más propenso un accidente cerebrovascular o desarrollar demencia. La teoría asegura que la condición de los vasos sanguíneos es la misma en todo el cuerpo. El grado de arterias obstruidas y el flujo de sangre hacia los pies pueden indicar arterioesclerosis en los vasos sanguíneos cerebrales. Pídele a tu doctor que te haga una prueba de índice tobillo-brazo que consta de un dispositivo de ultrasonido y un medidor de presión que permitirán comparar la presión sanguínea del tobillo con la del brazo. Para remediar cualquier deficiencia, seguramente el doctor te aconsejará hacer actividad física y cambiar tu dieta o medicación.
 
Alimentos con propiedades antioxidantes
Muchos alimentos llenan tu cerebro de antioxidantes que ayudan a retrasar la degeneración de la memoria y a prevenir el Alzheimer. En general, todas las frutas y vegetales son buenas, pero las mejores para estos caso son las frambuesas negras, el sauco, las pasas y los arándanos.
 
No a las grasas malas
El tipo de grasa que comes altera el funcionamiento de tu cerebro ya sea para bien o para mal. Evita las grasas saturadas, ya que causan graves daños en las células cerebrales y deterioran su funcionamiento. Reemplaza este tipo de productos por alimentos con bajo contenido de grasa.
 
Cultiva tu cerebro
Entre los 30 y 40 años, el cerebro comienza a encogerse, por lo que el proceso de aprendizaje se vuelve más difícil. Sin embargo, hoy en día, los científicos creen que se puede aumentar el tamaño del cerebro mediante el aprendizaje. Trata de estudiar o aprender cosas nuevas para darle al cerebro el estímulo que necesita.
 
consejos prevenir Alzheimer

Un buen chocolate

El cacao, principal componente del chocolate, contiene una cantidad enorme de antioxidantes llamados flavonoles, que a su vez poseen excelentes propiedades para la protección del corazón y del cerebro. Por ejemplo, beber chocolate aumenta el flujo sanguíneo al cerebro. El cacao en polvo contiene el doble de flavonoles que el chocolate amargo, que dobla la cantidad de flavonoles del chocolate con leche. Por otro lado, el porcentaje de este compuesto en el chocolate blanco es nulo.
 
La presencia de estrógeno  
El 68% de los pacientes que sufren Alzheimer son mujeres. Probablemente, cuando llegan a los 50 años comienzan a perder la protección del estrógeno, que es la hormona que estimula la memoria. A menos que tu doctor indique lo contrario, deberías comenzar a tomar píldoras de estrógeno justo en el período de la menopausia.
 
Aumenta el colesterol bueno
Se sabe que tener niveles altos de colesterol bueno en sangre te protege de enfermedades cardíacas. Los investigadores afirman que el colesterol bueno ayuda a destruir las sustancias que destruyen las células del cerebro y actúa como agente antioxidante, reduciendo el daño cerebral. 
 
'Googlea' algo
Hacer una búsqueda en Internet es una actividad simple que estimula el cerebro más que leer un libro. Una resonancia magnética demostró que las personas que utilizan internet a diario tienen el doble de actividad cerebral que aquellas que no lo hacen (recordemos que los extremos nunca son buenos). Así que la próxima vez que necesites buscar algo, ya sabes como hacerlo…  
 
La apolipoproteina E4 (APOE)
Una de cada 4 personas leyendo este artículo posee esta bomba de tiempo genética que hace que seas entre 3 y 10 veces más propenso a desarrollar Alzheimer. Este gen es denominado apolipoproteina E4. Si heredaste una sola variante del APOE4 de uno de tus padres, las posibilidades  de contraer esta enfermedad se triplican, en cambio, si heredaste este gen de tu padre y de tu madre, el riego aumenta 10 veces. Pídele a tu médico que te realice un examen de ADN para revelar tu genotipo de APOE4. 

 

Sí al café 
El café tiene múltiples beneficios para el cerebro. Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a bloquear los efectos negativos del colesterol en el cerebro y a reducir el riesgo de padecer un ACV, depresión, diabetes y todas las formas de demencia. También es rico en antioxidantes y cafeína, que ayudan a detener la muerte de las neuronas. En muchas personas, un consumo diario de 2 a 4 tazas de café no llega a ser perjudicial y, por el contrario, puede llegar a ser beneficioso. 
 
Bajar de peso puede ser peligroso
La pérdida de peso inexplicabletras los 60 años puede ser una señal de Alzheimer. Una investigación demostró que los que padecen esta enfermedad comenzaron a perder peso hasta 10 años antes de que se les diagnosticara la demencia. Entre las mujeres con peso promedio, aquellas que desarrollaron demencia, lentamente comenzaron a perder peso y, al momento de ser diagnosticadas, pesaban alrededor de 6 kilos menos que aquellas mujeres que no padecen Alzheimer. Consulta con tu doctor si has perdido peso repentinamente luego de los 60 años. 
 
Bebe vino

Beber un vaso de vino a diario puede ayudar a retrasar la demencia. El alto contenido de antioxidantes en esta bebida ayuda a mantener tu mente en buen estado, ya que dichas propiedades relajan las arterias y dilatan los vasos sanguíneos, permitiendo una buena circulación que, a su vez, estimula el funcionamiento cognitivo. 

 

Conoce las señales tempranas
La pérdida de la memoria no es la primera señal. Probablemente comiences a notar un desmejoramiento en la percepción, por ejemplo: cuando intentas agarrar un vaso de agua no lo logras o, si al cruzar la calle no calculas bien la distancias. La pérdida del olfato es otra señal temprana, así como preguntar lo mismo reiteradas veces o mover objetos y ponerlos en lugares extraños (como poner las llaves en la heladera). Cuanto más temprano es el diagnostico, mayores serán las posibilidades de tratar la enfermedad con éxito.
 
Dieta mediterránea
Una dieta mediterránea, sin importar donde vivas, puede ser beneficiosa en casos de deterioro de la memoria o demencia. Diversos estudios han demostrado que la alimentación de los griegos y de los italianos es grandiosa para el cerebro. Seguir una dieta rica en vegetales de hoja, pescado, frutas, nueces, legumbres, aceite de oliva y un poco de vino, te aportará una gran cantidad de antioxidantes que retrasarán el deterioro cerebral.
 
Obesidad en personas de mediana edad
La obesidad repercute en tu cerebro. Una investigación sobre este tema demostró que las personas con obesidad tienen un 8% menos de tejido, y aquellas con sobrepeso tienen un 4% menos, lo cual, de acuerdo con estudios científicos, aumenta considerablemente el riesgo de padecer Alzheimer. Es curioso que pasados los 70 años, el sobrepeso o la obesidad no aumentan el riesgo de padecer Alzheimer. Sin embargo esto no significa que podrás descuidar tu dieta o dejar de hacer actividad física, ya que el sobrepeso puede afectar otros aspectos de la salud.

consejos prevenir Alzheimer
Una buena noche de sueño
La falta de sueño es tóxica para las células del cerebro. Dormir bien es extremadamente importante para prevenir el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas. Es maravilloso a la hora de controlar los niveles de beta-amiloide, uno de los principales instigadores del Alzheimer. 
 
Rodéate de mucha gente y amigos
Una investigación realizada en una mujer de 90 años, sumamente sociable que falleció de Alzheimer, demostró que el hecho de tener una vida social activa le brindó una sólida “reserva cognitiva” que permitió que su cerebro no se diera cuenta de que padecía esta enfermedad. El por qué de esta situación es un misterio, pero evidentemente ser sociable y rodearse de mucha gente es beneficioso para el cerebro. 
 
Controla el estrés
Cuando estás ante una situación de estrés, el cerebro libera hormonas llamadas corticosteroides que pueden llegar a salvarte en un momento de crisis. Pero el estrés constante a causa de situaciones cotidianas como frustraciones laborales, el tráfico o problemas económicos puede llegar a ser peligroso y, a largo plazo, puede terminar destruyendo las células cerebrales. El estrés psicológico a causa de eventos repentinos y traumáticos como la muerte de un ser querido o un cambio radical  deja secuelas que, en un futuro, pueden ser la causa de demencia.
 
Cuida tus dientes
Por lo general, las personas con mala dentadura tienden a obtener resultados más bajos en pruebas cognitivas o de memoria. En varias investigaciones se ha comprobado que las infecciones en encías liberan residuos antiinflamatorios que llegan a ciertas áreas del cerebro asociadas con la pérdida de memoria. En otros estudios se observó que los pacientes con gingivitis  aguda son de 2 a 3 veces más propensos a padecer problemas cognitivos y de memoria. Por eso, mantener una buena higiene dental no solo mejorará tus dientes sino que también mantendrá el buen funcionamiento del cerebro.
 
Vitamina B12
A medida que pasa el tiempo, los niveles de vitamina B12 y la capacidad de absorberla disminuyen, aumentando las posibilidades de desarrollar Alzheimer. Un grupo de investigadores de la universidad de Oxford comprobaron que un cerebro con bajos niveles de esta vitamina pueden llevar a la ruptura de la mielina, una capa grasa que cubre y protege las neuronas. Además puede estimular la inflamación, que es otro factor destructivo del cerebro. A partir de los 40 años, se recomienda tomar de 500 a 1000 mcg de vitamina B12. Si algún adulto mayor en tu familia tiene problemas de memoria, fatiga, o algún signo de demencia no dudes en solicitar a tu médico un análisis de deficiencia de vitamina B12.  
 
Todo con vinagre
Existe muchísima evidencia que comprueba que el vinagre bloquea el accionar de varios factores que pueden ser la causa del deterioro de la memoria, como niveles altos de azúcar en la sangre, resistencia a la insulina, diabetes y sobrepeso. Investigadores en Phenix, Arizona, han comprobado que la acidez del vinagre aporta importantes beneficios a la hora de reducir los niveles de glucosa en sangre. Además, se ha demostrado que ayuda a controlar el apetito, previniendo así el sobrepeso o la obesidad que, a largo plazo, pueden terminar causando diabetes, demencia, y pérdida de la memoria. Empieza a incorporar este producto en tus comidas, como en ensaladas o aderezos, y prepárate para disfrutar de sus beneficios. 
 
Visita al oculista
Si conservas una buena vista, a futuro tu cerebro te lo agradecerá, ya que esto disminuye en un 63% el riesgo de desarrollar demencia. Si tu vista no es la mejor, no te preocupes, consultando con un oculista y obteniendo el tratamiento que corresponde a tiempo, también reducirás el riego de padecer demencia.  Si bien, todavía no conocemos la relación exacta entre los problemas oculares y la demencia, está claro que una vista deteriorada dificulta la participación mental y física en ciertas actividades, como el ejercicio, la lectura o incluso en actividades sociales, que son consideradas beneficiosas para retrasar el deterioro cognitivo. Ante cualquier problema no dudes en consultar con un especialista. Recuerda que una mala visión puede traer graves consecuencias
consejos prevenir Alzheimer
Descubre el poder del curry

El curry en polvo contiene una especia llamada cúrcuma, que a su vez tiene grandes cantidades de curcumina, un componente que ayuda a detener el deterioro de la memoria. Una investigación ha puesto en evidencia que en India, los adultos mayores que consumían curry, incluso en cantidades pequeñas, obtuvieron mejores resultados en pruebas cognitivas. La curcumina ayuda a bloquear el avance de uno de los agentes causales de Alzheimer, las placas amiloideas, que provocan la degeneración de las células nerviosas implicadas en la memoria y las funciones cognitivas. Se recomienda consumir curry de dos a tres veces por semana, puedes preparar el típico plato de la cocina india conocido como “curry” o directamente espolvorearlo en carnes, verduras o incorporarlo en salsas y caldos. 

 
Cuidado con la diabetes
Diversas investigaciones han comprobado que padecer diabetes tipo 2, dobla o triplica las posibilidades de desarrollar demencia. Algunos expertos se refieren al Alzheimer como la “diabetes del cerebro”. Las causas de estas dos afecciones son similares: obesidad, presión arterial alta, niveles altos de colesterol, grasas y azúcar, falta de actividad física, etc. En pocas palabras, la diabetes puede causar un doble golpe en el cerebro, por un lado destruyendo las neuronas y, por otro, aumentando la inflamación. Haz lo posible para mantener una dieta saludable, baja en azúcares y grasas saturadas, y tu cuerpo activo.
 
Bebe más té 
Existe evidencia que comprueba que beber té previene la pérdida cognitiva que precede al Alzheimer y ayuda a llegar a una edad avanzada con buena memoria. El secreto de esta infusión no es ningún misterio…sus hojas están llenas de compuestos que penetran el cerebro y bloquean la degeneración neuronal. Un antioxidante del té verde, específicamente, puede bloquear el accionar de la beta amiloide, que es la causa principal de la muerte de células cerebrales. Alterna el consumo de negro y verde, sin agregar leche, ya que puede reducir sus propiedades antioxidantes en un 25%.
alzheimer
¿Cómo se puede saber si la fuente de los problemas de memoria es el proceso natural de envejecimiento o el desarrollo de demencia cuando aparecen signos que pueden indicar ambos? Utilizando la información siguiente podrás distinguir entre una situación que requiere atención y entre los procesos naturales que afectan a todos.
diferencias alzheimer

¿Cuál es la diferencia entre el envejecimiento natural y el Alzheimer?

Todos sabemos que a medida que envejecemos, nuestro cerebro y cuerpo se vuelven más débiles. En un proceso natural de envejecimiento, significa que podemos experimentar una desaceleración en el pensamiento y el movimiento, pero nuestra inteligencia no se verá afectada. Por otro lado, en el caso de la enfermedad de Alzheimer, el daño a las células nerviosas del cerebro hará que los cambios en la memoria empeoren a medida que se dañan más células. Aunque es posible desarrollar Alzheimer a la edad de 30, 40 y 50 años, en la mayoría de los casos afecta a personas de 65 años o más.

Los cambios en la memoria causados ​​por la vejez se relacionarán con los nombres de personas o lugares, pero los cambios causados ​​por el Alzheimer se expresan a través del olvido que afecta gravemente la capacidad de uno para trabajar e incluso participar en una vida social y pasatiempos. Se recomienda que te familiarices con las siguientes 10 secciones para ayudarte a determinar si lo que estás experimentando es un proceso natural de envejecimiento o el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Si notas estos signos en tus padres o incluso en ti mismo, se recomienda que consultes a un médico para confirmar o refutar tus inquietudes.

 

Pérdida de memoria que interfiere con la vida cotidiana
Uno de los signos más comunes de la enfermedad de Alzheimer, especialmente en las primeras etapas de la enfermedad, es el olvido de la información recientemente aprendida. Otros signos incluyen olvidar fechas o eventos importantes, repetir la misma pregunta, una y otra vez, depender en gran medida de ayudas para la memoria (por ejemplo, notas) o miembros de la familia para cosas que uno normalmente podría cuidar de sí mismo hasta hace poco.

Cambios relacionados con la edad:
Si ocasionalmente tu o tus padres olvidan o se pierden una reunión, pero lo recuerdas después de un tiempo, es una señal de que es solo la vejez y no la enfermedad de Alzheimer. Siempre que el problema de memoria no interfiera con tu funcionamiento normal y no te haga olvidar muchas cosas, no tendrás que preocuparte demasiado.

 

Dificultad para planear con anticipación o resolver problemas
Algunas personas con Alzheimer a veces sienten un cambio en su capacidad para planificar y seguir instrucciones claras, especialmente cuando trabajan con números. Por ejemplo, les resulta difícil cocinar usando recetas o hacer un seguimiento de las facturas mensuales. Además, muchos también sufren dificultades de concentración y tardan mucho tiempo en hacer cosas que antes realizaban en menos tiempo.

Cambios relacionados con la edad:
Si tu o tus padres se equivocan al calcular las cuentas de vez en cuando, esto no es un signo de la enfermedad de Alzheimer, sino simplemente una falta de atención de parte del proceso de envejecimiento. Esto es natural, y si repasas los números nuevamente, probablemente notarás los errores.

diferencias alzheimer

Dificultad para completar tareas en casa, en el trabajo o incluso en el ocio
Las personas con Alzheimer a menudo tienen dificultades para completar tareas diarias simples. Pueden tener dificultades para viajar a un lugar al que han viajado varias veces antes, trabajar con números o incluso seguir las reglas de un juego favorito.

Cambios relacionados con la edad:
Si se necesita ayuda para que la TV funcione, o para solucionar un problema de computadora o telefono, no es necesariamente una señal de Alzheimer, sino simplemente una dificultad para trabajar constantemente cambiando la tecnología, lo cual es difícil incluso para una persona que no padece Alzheimer.

 

Confusión sobre el tiempo y el lugar
Las personas con Alzheimer pueden olvidar por completo la fecha de hoy, qué día fue ayer e incluso en qué estación del año nos encontramos. Además, pueden tener dificultades para entender procesos que no están teniendo lugar inmediatamente y, a veces, incluso olvidar dónde están o a dónde van.

Cambios relacionados con la edad:
Si olvidas qué día de la semana es, pero lo recuerdas que en algún momento, es un signo de vejez y no de Alzheimer. Ten en cuenta que a veces incluso los jóvenes olvidan el día y la fecha, y las razones a veces incluyen la falta de una rutina semanal. Esto puede ser causado, por ejemplo, al jubilarse y perder el sentido del fin de semana en comparación con el resto de la semana.

 

Dificultades en la visión y comprensión de imágenes y relaciones espaciales
Para algunas personas, los problemas de visión son un signo de Alzheimer. Estas personas tendrán dificultades para leer, medir distancias o notar las diferencias entre ciertos tonos o colores. Además, pueden sufrir problemas de percepción espacial, como no reconocerse a sí mismos cuando pasan por un espejo, lo que les hace pensar que alguien está en la habitación con ellos.

Cambios relacionados con la edad:
Se sabe que la visión se ve afectada por el envejecimiento y, por lo tanto, la visión borrosa no es necesariamente un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer. Además, un problema con la visión puede estar relacionado con otras enfermedades, como cataratas o diabetes, por lo que una vez que notes estos cambios, debes consultar a un médico para descartar la variedad de posibles problemas.

diferencias alzheimer

Desarrollo de dificultades en el uso de palabras oralmente y por escrito
Las personas con Alzheimer pueden tener dificultades para unirse a una conversación, dejar de hablar en medio de una conversación, perder el hilo de los pensamientos mientras hablan, y repetirse varias veces sin darse cuenta. También pueden experimentar dificultades para usar un vocabulario rico o incluso encontrar el nombre correcto para los objetos y las personas con las que están familiarizados. Esto incluye llamar a sus hijos o sus amigos por nombres incorrectos.

Cambios relacionados con la edad:
Si es difícil encontrar la palabra correcta para lo que quieres decir, no necesariamente indica el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El envejecimiento hace que muchos procesos cerebrales se desaceleren y la memoria misma ya no funciona como lo hacía en el pasado. Siempre y cuando no confundas las palabras y las llames por un nombre que no les pertenece, ese problema de memoria no es necesariamente un signo de la enfermedad de Alzheimer.

 

Desplazamiento de cosas e incapacidad para volver sobre los pasos
Una persona con Alzheimer puede colocar objetos en lugares a los que no pertenece sin darse cuenta, y con frecuencia pierde objetos y no puede volver sobre los pasos que tomó para encontrarlos. A veces, los pacientes de Alzheimer incluso pueden culpar a otra persona por el robo y, a medida que pasan los años y la enfermedad empeora, esto puede ocurrir con más frecuencia.

Cambios relacionados con la edad:
Si te resulta difícil recordar de cuando en cuando dónde se colocaron las gafas o el control remoto, no es necesariamente una señal de la enfermedad de Alzheimer. Es posible que estos sean problemas con los que ya hayas lidiado en el pasado y que se vean agravados por la vejez. Siempre que no sea un caso irracional, como dejar los zapatos en el refrigerador, no hay razón para preocuparse demasiado.


Pobre juicio y dificultad para tomar decisiones
Las personas con Alzheimer pueden sentir un cambio en su juicio o habilidades para tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que tomen malas decisiones sobre el dinero y se apresuren a entregar grandes cantidades de dinero a los agentes de telemercadeo. Además, pueden prestar menos atención a la limpieza y el aseo personal.

Cambios relacionados con la edad:
Tomar decisiones incorrectas de vez en cuando no necesariamente significa que tienes la enfermedad de Alzheimer. Los vendedores de teletienda son a menudo profesionales que saben cómo "ordeñar dinero" mediante el uso de emociones en lugar de recurrir a la lógica. Entonces, incluso en este caso, mientras tu o tus padres aún puedan decir "no, gracias" y sepan que no necesitan un producto que se venda, no hay motivo de preocupación.

diferencias alzheimer

Evitar las actividades sociales o el trabajo
Las personas con Alzheimer pueden dejar de dedicarse a pasatiempos ​​y evitar las reuniones sociales y todo lo relacionado con el trabajo. Incluso pueden dejar de amar mirar el fútbol porque no pueden seguir a su equipo favorito. La razón de estos cambios es la percepción de todas las dificultades que los acompañan, lo que les hace darse cuenta de que algo anda mal con ellos y que no pueden funcionar como lo hicieron en el pasado.

Cambios relacionados con la edad:
Si te sientes agotado por el trabajo o si deseas evitar la interacción social, no es necesariamente una señal de que la enfermedad de Alzheimer esté involucrada. El agotamiento a una edad más avanzada del trabajo en el que has participado durante muchos años tiene sentido, y evitar el contacto con amigos, especialmente cuando te sientes obligado, es solo una señal de que tu cuerpo y tu mente necesitan un descanso.

 

Cambios en el estado de ánimo y la personalidad
Las personas con Alzheimer pueden convertirse en personas completamente diferentes y responder a situaciones de forma diferente a como lo harían normalmente. Pueden estar confundidos, deprimidos, ansiosos o estresados. También puede ser fácil para ellos sucumbir a la tristeza en el hogar y el entorno de trabajo, o experimentar depresión mientras están fuera de su zona de confort.

Cambios relacionados con la edad:
Si tu o tus padres os sentís nerviosos o inseguros después de un cambio, solo significa que has adaptado tus propias maneras de hacer las cosas y no estás listo para cambiarlas en este punto de tu vida. Los cambios en la rutina a una edad más avanzada irritarían y molestarían a cualquiera, por lo que no es necesariamente un signo de la enfermedad de Alzheimer. Ten en cuenta que los cambios de humor también pueden ser signos de otras enfermedades, por lo que es posible que desees consultar con tu médico de cabecera.

alzheimer
6. Descubrimientos recientes
La comida es una medicina
Hipócrates conocía la importancia de los alimentos para curar el cuerpo en 400 a. C. cuando aconsejaba a las personas prevenir y tratar las enfermedades ante todo por comer alimentos llenos de nutrientes. La ciencia moderna se está poniendo al día.

Los científicos descubrieron recientemente que la dieta mediterránea parece ser protectora contra la enfermedad de Alzheimer. Un estudio de la UCLA publicado en el American Journal of Geriatric Psychiatry encontró que la dieta mediterránea es uno de los principales factores del estilo de vida que parece impedir que el cerebro desarrolle las placas tóxicas y los ovillos asociados con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

La placa se caracteriza por depósitos de una proteína tóxica llamada beta-amiloide en los espacios entre las células nerviosas en el cerebro. Piensa en los enredos de hilos anudados de la proteína tau que se encuentra dentro de las células del cerebro. Ambos son considerados los indicadores clave de la enfermedad de Alzheimer.

El nuevo estudio estudió los cambios en el cerebro y es el primero en demostrar cómo los factores del estilo de vida influyen directamente en las proteínas anormales en personas con pérdida sutil de la memoria que aún no han sido diagnosticadas con demencia. También se ha demostrado que los factores del estilo de vida saludable están relacionados con una reducción en la reducción del encéfalo y menores tasas de atrofia en personas con Alzheimer.

alzheimer

El ejercicio es un potente preventivo de la enfermedad de Alzheimer
Ese mismo estudio dirigido por la UCLA también produjo algunos resultados sólidos relacionados con las propiedades de protección cerebral del ejercicio. Aquellos que eran más activos físicamente en forma regular también tenían los niveles más bajos de enredos y placas en las tomografías, lo que significa que tenían un riesgo mucho menor de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Si bien cualquier tipo de ejercicio es ciertamente mejor que estar sentado, si tienes poco tiempo, el entrenamiento de Ráfaga, también conocido como entrenamiento de intervalos de alta intensidad, o HIIT, es una excelente opción.

Sin embargo, ten en cuenta que necesitamos más investigación sobre cómo el HIIT afecta el cerebro. Sabemos que derrite la grasa más rápido que el cardio tradicional en estado estacionario (y un IMC más bajo reduce el riesgo de enredos y placas asociadas con el Alzheimer, según el último estudio de UCLA). Sin embargo, un estudio anterior descubrió que el estado cardiovascular constante crea más neuronas cerebrales en comparación con el entrenamiento con pesas o HIIT.

alzheimer

Tu profesión podría actuar como una droga anti-Alzheimer
¿Sabías que ciertos trabajos podrían proteger contra el Alzheimer? Los seres humanos son criaturas sociales, y trabajar directamente con otras personas en lugar de hacerlo principalmente con datos o cosas parece ofrecer protección contra el Alzheimer.

Los científicos del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de Wisconsin y el Instituto de Alzheimer de Wisconsin analizaron 284 escáneres cerebrales de personas de mediana edad con riesgo de enfermedad de Alzheimer. Descubrieron que aquellos que trabajaban en estrecha colaboración con personas en situaciones de trabajo complejas podían tolerar el daño cerebral mejor que aquellos que trabajaban en entornos más aislados. Aquellos que trabajaron en entornos más sociales, los ejemplos pueden incluir maestros y médicos, parecen poder mantener mejor la función cognitiva.

Los investigadores dicen que estos análisis subrayan la importancia del compromiso social en el entorno laboral para desarrollar la resiliencia a la enfermedad de Alzheimer. Si trabajas aislado y no puedes hacer mucho para cambiar eso, toma medidas adicionales para ser lo más social posible después de las horas de trabajo y en tus días libres para hacer que tu cerebro sea más resistente.

 

La marihuana podría proteger el cerebro de la enfermedad de Alzheimer
En lo que podría ser un gran hallazgo en el mundo del tratamiento natural de la enfermedad de Alzheimer, los científicos del Instituto Salk descubrieron que el tetrahidrocannabinol, un componente principal del cannabis, y otros compuestos que se encuentran en la marihuana podrían bloquear la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

En el laboratorio, los compuestos vegetales bloquearon la enfermedad al aliviar la inflamación celular y eliminar las proteínas amiloides tóxicas en las células del cerebro. Este es el primer estudio de su tipo que muestra que los cannabinoides afectan tanto la inflamación como la acumulación de beta amiloide en las células nerviosas. Ahora se necesitan ensayos clínicos para ver si los resultados prometedores también son ciertos en los seres humanos.

 
alzheimer

Evitar ciertos medicamentos recetados y de venta libre podría reducir el riesgo de Alzheimer
Los medicamentos relacionados con la demencia ahora incluyen para el sueño y la alergia. Estos incluyen cosas como la difenhidramina (para las alergias), el dimenhidrinato (para el mareo / náuseas), una combinación de ibuprofeno y citrato de difenhidramina (para el dolor y el sueño) y doxilamina (para las alergias), entre otros. Estas píldoras tienen propiedades anticolinérgicas, algo que se vincula cada vez más con la demencia.

Un estudio de 2016 publicado en JAMA Neurology utilizó IRM y TEP para mostrar cómo los fármacos anticolinérgicos reducen el metabolismo cerebral y desencadenan tasas más altas de atrofia cerebral. Tomar medicamentos anticolinérgicos también condujo a peores puntuaciones en las pruebas de memoria.

Ciertos antidepresivos, COPD y medicamentos para el asma, junto con medicamentos para problemas de vejiga hiperactiva, también podrían caer en la categoría anticolinérgico. Por lo tanto, si necesitas estos medicamentos, habla con tu médico o farmacéutico para ver si existen alternativas más seguras.

 

El intestino juega un papel en la enfermedad de Alzheimer
El intestino es responsable de mucho más que la digestión. En 2016, investigadores de la Universidad de Chicago encontraron que una dosis a largo plazo de antibióticos cambió las bacterias intestinales de los ratones de una manera que parecía ayudar a reducir los niveles de proteínas beta-amiloides en los cerebros de los ratones.

Esta es una investigación preliminar, y ciertamente no sugerimos que todos comencemos a tomar antibióticos. Pero lo que nos gusta de este avance es que resalta el hecho de que nuestras entrañas, o nuestro microbioma, están muy relacionadas con nuestros cerebros y enfermedades relacionadas con el cerebro. De hecho, muchos llamaron a nuestras entrañas el "segundo cerebro". Las investigaciones futuras podrían buscar formas más naturales de mantener nuestras entrañas saludables para proteger nuestros cerebros.

 

Un enfoque personalizado para el tratamiento
En 2016, un pequeño estudio publicado en la revista Aging, investigadores del Instituto Buck y UCLA pudieron usar un tratamiento personalizado para revertir la enfermedad de Alzheimer en pacientes que se encuentran en las primeras etapas de la enfermedad. Utilizando un programa terapéutico personalizado de 36 puntos que involucra cambios integrales en la dieta, estimulación cerebral, ejercicio, optimización del sueño, productos farmacéuticos específicos y vitaminas y otros pasos que afectan la química cerebral, el equipo pudo mejorar los síntomas de algunos pacientes hasta el punto en que en realidad fueron capaces de volver al trabajo.

Dormir de lado mejora uno de los procesos de eliminación de desechos del cerebro, lo que reduce el riesgo de enfermedades neurológicas como el Alzheimer y el Parkinson.

Esta es solo una evidencia más respaldada por la ciencia de que el estilo de vida realmente importa cuando se trata del tratamiento y la prevención del Alzheimer natural.

alzheimer
 
7. 1 Alzheimer: resumen de síntomas, causas y tratamiento
7. 2 Seis consejos para mejorar el Alzheimer
7. 3 Prevención del Alzheimer
7. 4 Ejercicio para ejercitar el cerebro
7. 5 Jugo para ayudar con la memoria
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad