header print

¿Cómo Proteger y Curar El Hígado?

Este órgano ocupa un rol fundamental en la digestión de los alimentos y muchas otras funciones de nuestro organismo, como la producción de bilis, una sustancia que ayuda a reducir la cantidad de grasa en el cuerpo. Además, mantiene estables los niveles de azúcar y hierro, e interviene en la producción de proteínas. 

Las enfermedades hepáticas son un conjunto de trastornos, infecciones y condiciones médicas que afectan el tejido hepático y pueden ocasionar daños o detener el funcionamiento del hígado. 
 

Síntomas comunes de enfermedades hepáticas

 Piel amarillenta  Fiebre
 Dolor en el costado superior del abdomen  Cansancio
 Sequedad en la boca  Aumento de peso
 Orina oscura  Pérdida de apetito
 Expectoración de sangre Aumento del tamaño de los pectorales en hombres
 Pérdida de peso  Aumento del tamaño del hígado
 Diarrea  Dolor en las articulaciones
 

Principales causas de las enfermedades hepáticas

  • Alteración y falta de sueño (dormir más por la mañana y no por la noche).
  • Consumo excesivo de comida.
  • No orinar por la mañana.
  • Consumo excesivo de conservantes y endulzantes artificiales.
  • Consumo de frituras cuando se está cansado.
  • Hepatitis A, B o E
  • Enfermedades autoinmunes que atacan las células del hígado y causan inflamación.
  • Consumo excesivo de alcohol.

Remedios caseros recomendados para tratar enfermedades hepáticas:

Té de raíz de diente de león

Este es uno de los mejores remedios caseros para el hígado. Puedes hacer té de hojas de diente de león y beberlo dos veces al día o, para mejores resultados, puedes prepararlo con la raíz.
 

Cardo lechoso

Este remedio puede llegar a ser bastante efectivo a la hora de tratar trastornos hepáticos. Te recomendamos consumir cerca de 850 ml de este producto, dos veces al día. El cardo lechoso mantendrá tu hígado en buenas condiciones y aliviará muchos trastornos hepáticos. Diversos estudios han probado su efectividad para tratar problemas como la hepatitis, la intoxicación y la cirrosis.
 

 
Grosella India

Además de ser una excelente fuente de vitamina C, que ayuda a mantener el hígado saludable, las grosellas son conocidas por su poder su increíble habilidad para proteger el hígado. Estudios recientes han demostrado que consumir esta fruta puede ayudar a mejorar el funcionamiento hepático gracias a la regulación de la enzima alanina aminotransferasa. Se recomienda consumir entre 5 y 6 grosellas todos los días.
 

Cúrcuma 

El ingrediente activo de la cúrcuma, la curcumina, es conocida por sus poderosas propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Por eso, el consumo diario de curcumina te ayudará a mantener el hígado en buenas condiciones. Diversos estudios han demostrado que la curcumina puede proteger al hígado del virus que causa hepatitis A, B y E. 
 

Papaya

La papaya es excelente a la hora de eliminar los trastornos hepáticos y para tratar la cirrosis. Se recomienda consumir 1 cucharada de jugo de limón con tres cucharadas de jugo de papaya todos los días durante 4 o 6 semanas.
 

Vinagre de manzana

Este es un remedio purificador que te ayudará a eliminar las toxinas que se encuentran en el hígado. Tómalo antes de cada comida para mantener niveles saludables de grasa corporal.
Para limpiar el hígado, disuelve una cucharada de vinagre de manzana y una cucharada de miel en un vaso de agua y bébelo tres veces al día.
 

Otros tips para el cuidado del hígado
  • Beber por lo menos una taza de té verde todos los días. Las catequinas ayudarán a mantener el buen funcionamiento del hígado. 
  • Hacer actividad física te ayudará a eliminar toxinas y mantener tu cuerpo en forma.
  • Beber mucha agua. Esto te ayudará a eliminar toxinas.
  • Consumir manzana y vegetales de hojas verdes.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol.
  • Consumir avocado y nueces, ya que sus propiedades brindan una excelente protección para el hígado.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: