header print

Errores Comúnes Sobre La Salud

La salud es un factor muy delicado que puede ser afectado por cosas que nunca hubiéramos imaginado. Pero como dirían los médicos, las cosas menos pensadas pueden ser las que nos causen más problemas. Por eso, te traemos esta lista para que conozcas algunos de los errores más comunes en cuanto a la salud…

Secar la ropa adentro 

El problema: De acuerdo con un estudio realizado por la unidad de investigación de arquitectura medioambiental de Mckintosh, si cuelgas la ropa húmeda dentro de tu casa, incluso estando limpia y recién sacada de la lavadora, el aire se contaminará. La ropa mojada crea un ambiente húmedo y alergénico que atrae al polvo, los ácaros, el moho. En lugares así, los niveles de hongos y bacterias pueden crecer hasta un 300% más de lo que se consideran estándares saludables. Durante el estudio, cerca de un 25 % de todas las casas donde la ropa se seca adentro presentó resultados positivos de spergillus fumigatus, un hongo que causa infecciones pulmonares, especialmente en personas con bajas defensas o sistema inmune débil.

La solución: Si por algún motivo no puedes utilizar el secador de ropa, los expertos recomiendan colgar la ropa húmeda en un cuarto independiente con su propia fuente de ventilación y las ventanas abiertas.
 

Cepillarse los dientes después del desayuno

El problema: Desde niños se nos ha enseñado a cepillarnos los dientes luego de cada comida, lo cual en un punto es correcto. Sin embargo, luego de consumir productos como café o jugo de naranja, los niveles de acidez se elevan considerablemente. Si cepillas tus dientes inmediatamente después de beber estos productos, no permites que tu saliva neutralice los niveles de PH. Esto hace que el ácido penetre el esmalte generando daños y desgaste en los dientes. Una investigación llevada a cabo en 2004 demostró que aquellas personas que cepillaban sus dientes dentro de los 20 minutos posteriores a la ingesta de alimentos ácidos, presentaban más daños que aquellas que esperaban más tiempo.

La solución: Luego de ingerir comidas o bebidas ácidas, como gaseosas, vino, café, té o jugos de fruta,  se recomienda beber un vaso de agua y esperar entre 30 y 40 minutos antes de cepillarse los dientes. Esto permitirá que la saliva neutralice los niveles de acidez. 
 

Guardar las papas en la heladera

El problema: La mayoría de los carbohidratos que consumimos como snack, como las papas fritas, las galletas, o los bizcochos, contienen dos ingredientes, el azúcar y la asparagina, que a cierta temperatura pueden ser volátiles. Cuando se los cocina a altas temperaturas, estos dos ingredientes forma la acrilamida, un compuesto que ha sido asociado a diferentes tipos de cáncer y que recientemente ha hecho que la Administración de fármacos y alimentos de EUA (FDA, Food and Drugs Administration) emita una advertencia al consumidor. Esto se aplica en especial a las papas fritas, ya que cuando se las conserva a baja temperatura, el almidón se convierte en azúcar, y se producen más sustancias cancerígenas.

La solución: Intenta buscar métodos que produzcan menor cantidad de acrilamida, como hirviendo o cocinando al vapor. Para almacenar estos alimentos, busca un lugar fresco y oscuro, no lo hagas en la heladera.

Dato útil: Cuando el almidón se vuelve oscuro significa que contiene altas concentraciones de acrilamida. 
 

Tomar la misma medicina para la resaca que para el dolor de cabeza

El problema: Utilizar analgésicos cuando aún tienes alcohol en el organismo arruinará tus riñones. Un estudio sobre el paracetamol, llevado a cabo de Texas, dio como resultado cifras alarmantes que demuestran que las personas que consumían analgésicos y luego bebían pequeñas o moderadas cantidades de alcohol eran más propensas a sufrir enfermedades renales. 

La solución: Es simple. No debes mezclar analgésicos con alcohol y debes controlar que tipo de analgésico utilizas para cada situación. Lo mejor es dejar que la resaca desaparezca de forma natural, bebiendo mucha agua. 
 
 

Usar una cartera amarilla o con colores brillantes

El problema: Puede que esto no suene como un problema, pero lo es. Por lo general, las carteras, las billeteras, o los cinturones de colores brillantes y cuero artificial (que usualmente está hechos con PVC o vinilo), contienen altas concentraciones de plomo que hasta superan los niveles permitidos en juguetes para niños. El contenido de plomo es mayor en objetos amarillos, seguidos por el verde, el naranja y el rojo. El plomo puede pasarse de la mano a la boca, causando muchos problemas de salud a largo plazo (problemas de desarrollo en niños y enfermedades cardíacas o cáncer en adultos). Aunque el centro de salud ambiental (CEH, siglas en Ingles) ha acordado limitar la cantidad de plomo en los productos, más del 15% de los productos en el mercado contienen niveles de plomo insalubres.

La solución: Es mejor evitar comprar productos hechos con este material y optar por productos como el nylon, el algodón, el cuero o el lienzo. 
 

Besar a un fumador

El problema: Si pensabas que el único problema de besar a un fumador es el mal aliento, estas equivocado. Las toxinas del cigarrillo eliminan las defensas inmunes de la garganta. Los fumadores son más propensos a infectarse con Neisseria Meningitides, una bacteria que causa fiebre, dolores de cabeza terribles, confusión, sarpullido, y en algunos casos, hasta puede dejar al paciente en coma. Diversos estudios han demostrado que, aunque el portador no presente síntomas, la bacteria puede propagarse mediante besos. 

La solución: La solución más lógica y con mayores beneficios sería que el fumador deje el cigarrillo. Si tu sistema inmune está débil, evita besar a personas fumadoras. 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: