header print

¿Sabes Qué Es El Síndrome De Las Piernas Inquietas?

 El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un desorden que provoca una urgencia de mover las piernas y puede afectar seriamente Tu descanso. 

Según la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI), aproximadamente el 80% de las personas con esta patología realizan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño. Los que paceden este síntoma sufren sacudiadas que se producen con una frecuencia de 20 a 30 segundos durante la noche y causan continuas interrupciones del sueño. 

No se sabe exactamente por qué ocurre, ni tampoco hay una cura para este síndrome. Se cree que podría deberse a un problema con la forma en que el cerebro utiliza la dopamina, un químico que ayuda a regular el movimiento muscular.

 
síndrome piernas inquietas
Cualquier persona puede padecer este síntoma, pero es más común en personas con enfermedad renal crónica, diabetes, deficiencia de hierro, mal de parkinson, neuropatías periféricas (como los nervios comprimidos), esclerosis múltiple y durante el embarazo. Los síntomas se agravan cuando se siente estrés o alteraciones emocionales fuertes.
 
Síntomas del síndrome de piernas inquietas.
Los síntomas a menudo se presentan en forma de sensación de hormigueo o palpitaciones en las piernas.
Esto hace que los afectados sientan un impulso casi imposible de detener de moverse, levantarse o caminar.
Los síntomas son más fuertes cuando se está acostado durante la noche o cuando se está sentado por largos periodos de tiempo y pueden durar más de una hora.
Una de las quejas más comunes es la dificultad para conciliar el sueño. Cuando la persona duerme, suele tener movimientos rítmicos de las piernas, causando que despierte cansado en las mañanas o constantemente durante las noches.
Al no obtener un descanso de calidad, sentirá somnolencia durante el día y baja productividad. En otras palabras, afecta al bienestar y calidad de vida.
síndrome piernas inquietas
Cómo tratar el síndrome de piernas inquietas
No hay una cura como tal, en casos más severos los médicos pueden recetar algunos medicamentos para controlar los síntomas. Pero existen varios cambios y hábitos positivos que se pueden adoptar:
  • Un buen colchón: dormir bien y descansar es indispensable para controlar la necesidad de mover las piernas. Para esta condición, contar con un colchón que alivie los puntos de presión es clave. 
  • Calor o frío: algunas personas encuentran alivio en utilizar compresas en las piernas, pero otras sienten agravar los síntomas con el cambio de temperatura. Intenta con calor, si no te alivia o te molesta, prueba con frío.
  • Masajes: recibir un masaje delicado en las piernas mejora la circulación y podría aliviar los síntomas durante periodos de reposo. Las sillas para masajes, masajeador de pies y pantorrillas podrían ayudar, además de contar con opciones de aplicación de calor.
  • Controlar el estrés: evitarlo no siempre es posible, pero aprender a manejarlo para dormir mejor es esencial. 
  • Dieta saludable: se recomienda llevar una dieta que le permita obtener suficiente hierro, calcio y ácido fólico, porque podría reducir los factores de riesgo que desencadenan los síntomas.
  • Ejercicio: ejercitar las piernas de forma moderada todos los días mejora la circulación y ayuda a disminuir la frecuencia e intensidad de los síntomas. Pero no hagas demasiado ejercicio antes de dormir. 

Fuente

Imágenes cortesía Depositphotos

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis