header print

El Sudor Inglés: La Epidemia Medieval Que Ha Quedado En El Olvido

 La pandemia de Covid-19 ha hecho que la humanidad mire hacia atrás y reflexione sobre situaciones similares del pasado, como la gripe española de 1918 o la Peste negra de la Edad Media. Pero hay una epidemia pasada que tiende a olvidarse: la misteriosa enfermedad del sudor inglés (o simplemente el sudor). Hubo algunas olas mortales de enfermedad de sudoración entre 1485 y 1551. Estaban en su mayoría contenidas dentro de Inglaterra, pero una fuerte ola de 1528 viajó a Alemania y luego se extendió por la costa báltica, Escandinavia y Rusia.

El último brote documentado ocurrió en 1551, y después de eso, parece que la enfermedad desapareció tan misteriosamente como apareció. Hasta el día de hoy, los historiadores y expertos en salud no están seguros de qué causó esta epidemia, por lo que puedes imaginar que los pobres médicos medievales estaban completamente perplejos.

Aunque no fue tan mortal como la peste, que se cobró la vida del 60% de la población europea en el siglo XIV, la sudoración se temía por la velocidad con la que atacaba a sus víctimas. Muchos pacientes murieron dentro de las 18 horas después de haber exhibido los primeros síntomas. Solo aquellos que sobrevivieron las primeras 24 horas lograron recuperarse por completo.

Artículo relacionado: 18 Imágenes Captadas Durante La Pandemia De La Gripe Española

El mayor miedo de la élite

Epidemia Medieval del sudor inglés

La enfermedad comenzó abruptamente con fiebre, dolores extremos en el cuello y los hombros, dolor abdominal y vómitos. Esta etapa duró de media hora a tres horas, después de lo cual comenzó la fase caliente. Esta etapa incluyó sed y sudoración tan profusa que dio nombre a la enfermedad. Las etapas finales se caracterizaron por el delirio, la falta de aliento agonizante que culminó con dolor en el pecho y un pulso rápido. Finalmente, las víctimas colapsarían y se quedarían dormidas, para no despertarse nunca más.

El aspecto interesante de la enfermedad del sudor es que era más común entre los ricos y la clase alta. Duques, obispos, alcaldes e incluso la familia real fueron víctimas de él. Se dice que Ana Bolena, una de las esposas del rey Enrique VIII, contrajo la enfermedad y sobrevivió, y la curiosa muerte de Artur Tudor, hijo del rey Enrique VII, también se atribuyó al sudor. Las tasas de mortalidad también fueron altas entre el clero, ya que la enfermedad se propagó como un incendio forestal en los monasterios.

Esta tendencia alarmó especialmente a un hombre. Uno de los rasgos menos conocidos del rey Enrique VIII fue que era uno de los hipocondríacos más grandes que se sentaron en el trono británico. Ordenó a los médicos reales que lo examinaran minuciosamente a diario, y cualquier signo de enfermedad en la corte lo pondría en pánico. Durante el estallido de 1528, el rey huyó de Londres y saltó de casa en casa segura, sin pasar nunca más de un par de noches en cada cama. Cuando escuchó que su amada Ana estaba enferma con el Sudor, el Rey en cuarentena envió a su segundo mejor médico, William Butts, con una carta de amor.

 

La especulación moderna sobre los orígenes de la enfermedad del sudor

La especulación moderna sobre los orígenes de la enfermedad del sudor

Los investigadores médicos han estado comparando los informes medievales sobre la enfermedad del sudor con la epidemiología moderna, en un intento por comprender los orígenes de la enfermedad. En 2013, investigadores del Hospital Militar Queen Astrid en Bruselas, publicaron su revisión en la revista Viruses.

Una de sus teorías es que la enfermedad del sudor fue causada por un hantavirus desconocido, un tipo de virus transmitido por ratones, ratas y roedores. No provoca signos de enfermedad en los animales, pero puede causar una infección pulmonar mortal en humanos. La manifestación clínica del sudor tiene similitudes significativas con el síndrome pulmonar por hantavirus (SPH), una enfermedad moderna, cuyo último brote se observó en 2019 en Panamá. Sin embargo, no todos los detalles suman. Las variedades de hantavirus que causan HPS son de América, no de Europa. Es tentador imaginar el sudor como una enfermedad importada del Nuevo Mundo, pero la primera ola ocurrió 7 años antes de que Colón hiciera su descubrimiento.

Otros culpables podrían haber sido la inhalación de ántrax a través de la lana o el cambio climático. Los brotes de enfermedades por sudoración coincidieron con el comienzo de un período de 300 años de tendencias de enfriamiento en Europa desencadenadas por una serie de erupciones volcánicas en Indonesia.

"Es difícil decir si la enfermedad de sudoración inglesa volverá a aparecer o no", dijo el Dr. Paul Heyman, uno de los investigadores. Esperamos que no sea más que un capítulo interesante en los libros de historia.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad