header print

Memoria: ¿Por Qué No Puedo Recordar?

Los problemas de memoria están presentes en la vida de todas las personas, en especial en los adultos mayores. Aunque no debes alarmarte si sueles olvidar el lugar dónde dejaste las llaves del auto, o el nombre de una persona que acabas de conocer, es importante que la memoria reciba el mismo cuidado y atención que cualquier otro aspecto de tu salud física. Para ello, es necesario realizar una serie de cambios en nuestro estilo de vida e incorporar actividades que estimulen nuestro cerebro y protejan nuestra memoria.

 
¿Hasta qué punto es considerado normal?
Las cosas aprendidas recientemente, como el nombre de una persona, son las más difíciles de recordar, debido a que aún no han sido instaladas en el cerebro. Además, para poder darle lugar a la información nueva y útil, este órgano se deshace de los datos prescindibles y poco utilizados. 

Para muchas personas es común olvidarse del lugar donde guardaron las llaves, o el horario de alguna de actividad en su agenda. Esto suele suceder debido a la falta de atención: es posible que en el momento en que te presentaron a una persona hayas estado más preocupado por no derramar el vino o por llegar a tu casa temprano para preparar la cena. Cuando nuestros pensamientos se desvían de una situación presente, la retención de información en ese contexto no suele ser exitosa. Por otro lado, cuando estamos enfermos, cansados o estresados somos más propensos a olvidar la información.

Trucos rápidos
Al igual que muchas otras partes de nuestro cuerpo, el cerebro necesita ser entrenado para preservar su funcionamiento cognitivo y proteger el estado de nuestra memoria. Estos simples y rápidos tips te ayudarán a lograrlo:

Organización – Intenta colocar los objetos que sueles olvidar en un mismo lugar. Por ejemplo, si tienes problemas para encontrar las llaves, te recomendamos designar una caja donde guardarlas. De esta forma, no tendrás que invertir tiempo ni energía en su búsqueda. 

Escribe lo que necesites – Cuando se trata de recordar citas, nombres, números de teléfono o direcciones, tendrás que recurrir al lápiz y al papel. Incluso si no eres de las personas que utilizan notas, el acto de escribir puede ayudarte a recordar las cosas.
 
 
Consulta con un calendario – Consigue un calendario de pared y utilízalo para anotar los eventos, citas o compromisos importantes de cada mes. Te recomendamos echarle un vistazo al calendario antes de ir a dormir para mantener la información fresca en la mente.

Recurre a juegos de palabras – Los crucigramas, las sopas de letras y otros juego de palabras son excelentes para entrenar la memoria y el cerebro. El acto de escribir, resolver, leer y asociar te ayudará a mantener el buen funcionamiento cognitivo.
 
 
 
Repite, repite, y repite – Repetir más de una vez el nombre de una persona o un número de teléfono te ayudará a estimular la memoria y retener la información con más facilidad.

Estimula el cerebro – Practica alguna actividad que estimule la función cognitiva, como debates, cursos de idiomas, talleres de manualidad, etc. Mantener el cerebro activo es una de las mejores formas de proteger la memoria.
 
 
Sociabilidad – Estar rodeado de gente, o tener un círculo social importante y activo es un factor crucial en la preservación de la memoria y las funciones cognitivas. Además de incitarnos a pensar y conversar, las relaciones sociales ayudan a levantar el espíritu y mejorar el humor.

Es estilo de vida y la memoria
 
 
Una de los factores que más influencia tiene en la memoria es el estilo de vida. Por ejemplo, si debido a la alimentación tienes niveles altos de colesterol, presión sanguínea y azúcar, los vasos sanguíneos en el cerebro pueden presentar daños u obstrucciones. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard, las personas que consumen grandes cantidades de grasas saturadas (presentes principalmente en carnes y productos lácteos) suelen obtener resultados más bajos en evaluaciones de memoria, en comparación con aquellas que consumen cantidades moderadas. 

Si quieres tomar elecciones que beneficien la memoria, te recomendamos seguir la dieta Mediterránea, que ha sido asociada a un incremento en el funcionamiento cognitivo gracias a su alto contenido de omega 3, y realizar ejercicio de forma regular para promover la circulación de sangre en el cerebro. El descanso es otro factor esencial, ya que nos permite procesar y almacenar la información que hemos recopilado durante el día. Por último, pero no menos importante, es necesario desterrar ciertos hábitos perjudiciales para la salud, como el cigarrillo o el abuso de alcohol. 

La memoria y el proceso de envejecimiento
 
 
Lamentablemente, la memoria comienza a deteriorarse con el paso del tiempo. A los 20 comenzamos a perder algunas células del cerebro y químicos necesarios para su funcionamiento. Por esta razón, es lógico que nuestra memoria funcione mejor a los 25 que a los 50 o 75 años.

Los cambios en la memoria no siempre no son un signo de Alzheimer u otras enfermedades neurológicas, ya que también puede deberse a problemas cardíacos, traumatismos en la cabeza, deficiencias vitamínicas, mala alimentación o problemas para dormir. En cualquier caso, es importante consultar con un profesional de la salud para obtener un diagnóstico acertado y un tratamiento temprano.

Sin embargo, existen ciertas señales de alarma que podrían indicar la presencia de un problema más serio. Si los olvidos ocurren de manera frecuente (si todos los días te olvidas donde estacionaste el auto), y comienzan a afectar tu rutina diaria (si olvidas la dirección de tu casa), es fundamental consultar con un médico. La misma recomendación se aplica si observas alguno de estos síntomas en algún ser querido o persona de tu círculo. 

¡Recuerda, para obtener resultados, las medidas preventivas deben tomarse hoy!
 
Fuente: webmd
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: