header print

Los Efectos De Las Quejas Sobre El Cerebro Humano

 Todos conocemos al menos una persona que se queja a menudo, incluso cuando no tienen una razón aparente para hacerlo. A algunos les gusta enfocarse en el dolor de su cuerpo, a otros no les gusta la dirección en la que van sus vidas, y otros solo tienen que quejarse, porque de lo contrario, sienten que algo no está bien en su día si no lo hacen.

Si conoces a estas personas o eres una de ellas, el siguiente artículo arroja luz desde una perspectiva científica sobre cómo las quejas afectan nuestro estado mental o, más precisamente, nuestros cerebros.

 
efectos quejas cerebro humano
La sorprendente flexibilidad del cerebro humano.
"El pensamiento cambió la realidad, vi cómo las personas volvían a conectar sus mentes con sus pensamientos, que curaban permanentemente los estados de fijación y trauma", dijo Norman Doidge, un psiquiatra canadiense y autor de "El cerebro que se cambia". En esta breve oración, Doidge resume maravillosamente cómo el pensamiento crea la realidad con el órgano que controla nuestro ser, a saber, la mente.
 
Este órgano único, previamente percibido como inflexible e inmutable, se ha investigado a fondo en las últimas décadas, lo que ha llevado a los investigadores y neurólogos a comprender que las teorías anteriores eran completamente erróneas. El cerebro humano es un órgano increíblemente flexible que puede ser reconfigurado por varias acciones, e incluso los que se quejan crónicamente no pueden resistir su cambio positivo una vez que alteran su visión del mundo.
efectos quejas cerebro humano
 

Las quejas y su efecto sobre el cerebro.

La flexibilidad del cerebro humano le permite estar conformada por buenos hábitos e implementar cambios positivos de manera regular. Desafortunadamente, cada moneda tiene dos caras, y las personas que piensan negativamente y se comportan en consecuencia cambian sus mentes negativamente y crean un ciclo de pensamientos malvados que los rodean.

Estas personas no tienden a ocultar sus sentimientos. En realidad, son más propensos a vocalizarlos de manera prominente, lo que los lleva a ser etiquetados como quejosos y se evitan. Los reclamantes constantes se dividen en tres categorías, al menos una de las cuales debes identificarte de alguna manera:

 

1. Buscadores de atención: estas personas buscan atención positiva a través de quejas negativas y tienden a quejarse de que sus vidas son muy pobres en comparación con otras. Desafortunadamente, aquellos que se quejan de atención a menudo crean el efecto opuesto al que desean, porque las personas que los rodean no tienen la energía para ellos y sus pensamientos. En muchos casos, las personas prefieren distanciarse de los reclamantes que buscan atención.

2. Quejas crónicas: personas de este tipo viven en un ciclo constante de quejas, sintiendo mucha autocompasión y buscando la compasión de los demás. Los psicólogos argumentan que este comportamiento es compulsivo, y los reclamantes crónicos llegan a un punto en el que les resulta difícil resistirse al deseo de quejarse y ser percibidos como víctimas que necesitan ayuda.

3. Reclamantes con baja inteligencia emocional: a diferencia de los otros dos tipos de denunciantes, las personas que pertenecen a este grupo no desean las opiniones ni los sentimientos de las personas que los rodean. Si te encuentras con personas de este tipo, lo que más les interesa es simplemente quejarse con alguien que los escuchará, y su reacción es menos importante.

efectos quejas cerebro humano

¿Cómo el cerebro juega un papel aquí?

Aunque no lo parezca, las personas que se quejan con frecuencia no quieren sentirse como se sienten. El ciclo de pensamientos negativos los lleva a presentar sus quejas, que a su vez terminan por asumir sus pensamientos por completo. Según el Dr. Rick Hanson, neurocientífico y autor de "El cerebro de Buda", los pensamientos negativos conducen a una mayor estimulación cerebral que una cantidad de pensamientos idénticos y positivos, por lo que la repetición de pensamientos y quejas negativos fortalece las conexiones cerebrales que afectan nuestro comportamiento.

El conocido investigador y neurólogo, el profesor Michael Merzenich, también ha demostrado los cambios positivos que puede experimentar el cerebro en un extenso estudio que se publicó en 2014. En el estudio, examinó los cambios en los cerebros de los participantes después de la atención psicológica. Tratamientos que fueron diseñados para mejorar sus vidas.

¿Se puede hacer algo al respecto?

Así como el cerebro puede ser formado por pensamientos negativos, también puede volverse más positivo si te enfocas en las cosas correctas. Las personas que tienden a quejarse deben repetir los pensamientos positivos para que sus cerebros puedan volver a cablearse de tal manera que sean menos difíciles de satisfacer. Todos somos capaces de hacer esto, solo tenemos que elegir en qué pensamientos nos enfocamos en todo momento con prudencia.

Cuando cambiamos los hábitos, los patrones de pensamiento y cómo nos expresamos, podemos crear una realidad más positiva para nosotros mismos, aunque nada haya cambiado. Para hacer esto, puedes realizar ejercicios de meditación relajantes todos los días ya que innumerables beneficios y pueden ayudar a transformar tu existencia de un extremo a otro de una manera positiva y sorprendente.
 
Para aprender más sobre este fascinante tema, no te pierdas la conferencia del profesor Merzenich sobre la increíble flexibilidad del cerebro:

Puedes activar los subtítulos en español. En la parte inferior del video, busca un icono con forma de cuadro de texto, junto a la rueda de Ajuste. Haz click en él y activa los subtítulos:

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis