header print

Edulcorantes Artificiales Que Pueden Poner En Peligro Tu Salud

 Todos conocemos el efecto nocivo que el consumo excesivo de azúcar tiene sobre nuestro peso y nuestra salud en general, y por lo tanto, muchos de nosotros tratamos de evitar el azúcar en la medida de lo posible. Sin embargo, anhelamos alimentos y bebidas de sabor dulce, y esto ha llevado a la invención y desarrollo de varios sustitutos artificiales que imitan los efectos del azúcar.

 

 Sin embargo, aunque los edulcorantes artificiales han atraído a muchos admiradores, la investigación ha demostrado que sus efectos pueden estar muy lejos de ser positivos. Estos son los 5 edulcorantes artificiales más conocidos, algunos de los cuales agregamos a nuestra comida y algunos de los que conocemos en las etiquetas, que pueden poner en peligro tu salud y causar mucho más daño que beneficios ...

5 edulcorantes dañinos

1. Acesulfame K

Este ingrediente, marcado en las etiquetas de los alimentos como E950, es especialmente dulce y no se descompone cuando se calienta o se hornea. Gracias a estas dos características, muchas empresas lo utilizan en productos horneados, refrescos y gaseosas, gelatinas, goma de mascar y varios postres lácteos, así como productos de higiene como pasta de dientes y enjuague bucal. Sin embargo, este sustituto dulce contiene cloruro de metileno, que en altas concentraciones se considera cancerígeno. La exposición a largo plazo puede causar dolores de cabeza, depresión y náuseas, y en algunos casos también puede afectar la función tiroidea.


2. Aspartamo

Este edulcorante artificial es 180 veces más dulce que el azúcar estándar, compuesto por dos aminoácidos y se usa en la industria de la pintura como solvente. En los últimos años, este edulcorante se ha vuelto particularmente popular, por lo que si consumes bebidas dietéticas, cereales o chicles sin azúcar, es probable que te encuentres con la etiqueta E951. Aunque este sustituto está etiquetado como seguro para su uso por las autoridades, es uno de los sustitutos más controvertidos y está asociado con una variedad de efectos secundarios y problemas médicos.

Varios estudios en animales han encontrado que el aspartamo puede causar cáncer, y otros estudios lo han relacionado con un mayor riesgo de tumores cerebrales. Otros reclamos examinados en los estudios abordaron preguntas sobre los efectos del aspartamo sobre el estado mental y los dolores de cabeza, y algunos encontraron que había un mayor riesgo de empeorar la situación en aquellos que habían sufrido de depresión y migrañas en el pasado.

 
5 edulcorantes dañinos

3. Sacarina

La sacarina, aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en 1970, es utilizada por muchas personas como edulcorante para el té o el café, y las compañías de alimentos lo agregan a mermeladas, dulces, salsas y pasteles. Sin embargo, en 1977, se publicó un estudio en el que las ratas que habían consumido una gran cantidad de sacarina tenían una mayor incidencia de cáncer de vejiga, lo que lleva a una advertencia sobre los productos que contienen el suplemento.

Desde entonces, se han realizado muchos ensayos y estudios para examinar la asociación entre la sacarina y el cáncer, y debido a que los hallazgos no fueron concluyentes, la Administración de Alimentos y Medicamentos ordenó que se eliminara la advertencia. Sin embargo, los médicos aún están divididos sobre la cuestión de la seguridad del suplemento para usar en general, y en particular de las mujeres embarazadas, ya que la sacarosa pasa por la placenta y puede permanecer en el cuerpo del feto.

4. Jarabe de maíz alto en fructosa

La fuente de este elusivo suplemento artificial, que tal vez no hayas notado en los ingredientes de los alimentos que compras, es el jarabe de planta de agave dulce y pegajoso, que se considera una alternativa natural y saludable al azúcar debido a su bajo valor glucémico. La reacción de las compañías comerciales a la popularidad del jarabe de agave, que contiene fructosa, fue tomar la fructosa (azúcar de la fruta) y combinarla con el jarabe de maíz dañino. El resultado es muchos alimentos dulces como helados, yogures y varios refrigerios, que contienen cantidades excesivas de azúcar que pueden ser perjudiciales para la salud.

Cuando grandes cantidades de fructosa llegan al hígado, se convierten rápidamente en triglicéridos, componentes grasos relacionados con una variedad de problemas, como enfermedades cardiovasculares e incluso obesidad.

5 edulcorantes dañinos

5. Sucralosa

Este edulcorante es dos veces más dulce que la sacarina y tres veces más dulce que el Aspartamo, y las empresas comerciales lo utilizan principalmente en productos de repostería o pastelería que requieren una larga vida útil. La sucralosa a menudo se marca como E955. Si bien este es un ingrediente aprobado para su uso por la FDA, varios estudios sugieren que puede afectar negativamente a nuestro cuerpo, pero sus efectos a largo plazo en la salud no están claros.

Un estudio a pequeña escala de personas obesas que no consumieron edulcorantes artificiales en el pasado descubrió que sus niveles de azúcar en la sangre aumentaron en un 14% y los niveles de insulina aumentaron en un 20%. Otro estudio encontró que agregar sucralosa a la dieta de un ratón tuvo efectos negativos en el ambiente microbiano intestinal.

Otros investigadores han desaconsejado el uso de la sucralosa para cocinar y hornear porque descubrieron que a altas temperaturas se liberaban sustancias que podrían dañar la salud intestinal. Por lo tanto, aunque no se ha encontrado evidencia concluyente de daño a los humanos debido al uso de sucralosa, se recomienda reducir el uso tanto como sea posible y evitarlo al cocinar y hornear por completo.

5 edulcorantes dañinos

En conclusión:

Muchos de nosotros suponemos que, siempre que no usemos edulcorantes artificiales en grandes cantidades, no hay nada de qué preocuparse. En el caso de la sacarina, por ejemplo, la recomendación es no consumir más de 18 tabletas por día para un adulto que pesa alrededor de 70 kilogramos, una cantidad que, por supuesto, está lejos de la mayor parte de nuestro consumo diario.


Sin embargo, es importante saber que muchas bebidas y alimentos combinan varios edulcorantes artificiales para eliminar su retrogusto y contribuyen a la vida útil de diferentes productos, por lo que en realidad consumimos una cantidad mucho mayor de edulcorantes de lo que podríamos pensar.

La solución más recomendada es reducir al máximo la cantidad de edulcorantes artificiales que consumimos, leer atentamente las etiquetas de los alimentos procesados ​​que compramos, y conocer los sustitutos del azúcar naturales y saludables que se encuentran en casi todas las cocinas que son aptos para cocinar, hornear y agregando sabor a nuestras comidas favoritas.

Fuente imágenes: Ray SawhillClay Junell

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: