header print

Estas Son Las Formas Más Fáciles De Ablandar La Azúcar Morena Edurecida

El Redactor: Jessica Q. R.

 Con las próximas vacaciones de  invierno, es posible que estés buscando sus suministros para hornear por primera vez en un tiempo. Si no has abierto tu frasco de azúcar morena por un tiempo, lo más probable es que parezca un bloque duro como una piedra. Entonces, ¿qué deberías hacer? Si bien la azúcar morena dura es segura para hornear, no es exactamente lo más fácil de usar. Afortunadamente, puedes ablandar el azúcar en poco tiempo con estos trucos: no se necesitan ingredientes sofisticados ni suministros de cocina.

¿Por qué se endurece la azúcar morena?

Formas Fáciles De Ablandar La Azúcar Morena Plato hondo con azúcar endurecida

Para entender cómo ablandar la azúcar morena, primero debemos averiguar por qué es difícil, para empezar. La azúcar morena se compone de dos ingredientes: azúcar granulada y melaza. A medida que se evapora la humedad natural de la melaza, la azúcar morena se endurece y se convierte en un bloque sólido. Un almacenamiento inadecuado acelera aún más el proceso de endurecimiento, por lo que siempre debes almacenar el azúcar morena en un recipiente hermético en un lugar seco como la despensa.

Cómo ablandar la azúcar morena

Para ablandar tu bloque de azúcar morena, deberás rehidratar el azúcar. Aquí hay 3 métodos probados y verdaderos que lograrán ese objetivo.

1. Suavizar el azúcar con una rodaja de manzana o pan.

Puede que esta no sea la forma más rápida de suavizar la azúcar morena, pero ciertamente es una forma sencilla. Todo lo que tienes que hacer es poner una rebanada de manzana fresca o pan en un recipiente cerrado con azúcar morena. Espera aproximadamente un día y el azúcar absorberá la humedad suficiente para volverse suave nuevamente. No hace falta decir que deseches el pan o la rebanada de manzana una vez que el azúcar alcance la consistencia deseada.

Formas Fáciles De Ablandar La Azúcar Morena Azúcar en un tarro

2. Hornea el azúcar en el horno.

El método del horno es mucho más rápido, pero requiere un poco más de trabajo. Puedes utilizar altas temperaturas para rehidratar el azúcar. Precalienta el horno a 120 ° C. Extiende el azúcar endurecido en una bandeja para hornear o recipiente apto para horno y deja que el azúcar se caliente en el horno. Verifica cada 2-3 minutos perforando cuidadosamente los terrones de azúcar con un tenedor. Cuando esté suave y quebradizo nuevamente, sácalo con cuidado del horno y déjalo enfriar por completo.

3. Prueba el método de microondas

¡Este último truco puede ser la forma más rápida de suavizar la azúcar morena hasta ahora! Todo lo que necesitas es un microondas, una toalla de papel húmeda y un recipiente apto para microondas. Este método combina calor y mucha humedad, por lo que también es muy efectivo. Simplemente coloca el azúcar grumosa en el recipiente, cúbrelo con la toalla de papel y caliéntalo durante 20 segundos.

Luego retira con cuidado la toalla (estará caliente) y ve si puede aplastar el azúcar con un tenedor. De lo contrario, repite durante otros 20 segundos hasta que el azúcar esté completamente suave. No lo dejes en el microondas por mucho tiempo, de lo contrario el azúcar se puede derretir. Una vez que haya alcanzado la consistencia deseada, deja que el azúcar se enfríe y utilízalo en tu receta.
 

¡Comparte estos consejos con quienes disfrutan hornear!

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad