header print

5 Reglas Imprescindibles Al Comprar Muebles De Segunda Mano

El Redactor: Jessica Q. R.

 Comprar vintage o simplemente de segunda mano se está volviendo cada vez más popular en estos días. La escasez de distribución de envíos asociada con la pandemia es en parte culpable, pero la conciencia ambiental y la belleza y la artesanía de los artículos antiguos también son factores importantes. La ventaja obvia de comprar muebles usados ​​es el costo. Por el precio de una mesa IKEA genérica, podrás comprar una pieza de madera dura de mayor calidad que te servirá durante décadas.

Todo lo que necesitas hacer es darte una vuelta y saber elegir una pieza de alta calidad. Te dejamos la primera parte. En cuanto a los útiles consejos de compra, a continuación enumeramos algunos de ellos.

1. Busca en varios lugares antes de comprar

Cosas a Considerar Al Comprar Muebles Usados Busca en varios lugares antes de comprar

Atrás quedaron los días en que los únicos lugares para comprar muebles usados ​​eran las ventas de garaje y las tiendas de antigüedades. Sitios como Mercadolibre e incluso Facebook Marketplace son una excelente manera de encontrar una pieza hermosa en tu área local. Estos recursos hacen que comprar la pieza que tiene en la mira a un mejor precio sea bastante fácil, especialmente si se trata de un modelo más reciente.

Y no te equivoques, comprar muebles usados ​​se trata de ahorrar dinero y evitar piezas de baja calidad, así que asegúrate de verificar la etiqueta, la marca y la descripción del artículo y saber de dónde proviene la pieza. Si el vendedor no menciona el modelo de la pieza en la descripción o etiqueta del artículo, comunícate con él o pregúntale personalmente. Luego, busca el mismo modelo en línea y ve si puede encontrar mejores precios.

Incluso puedes buscar el precio del nuevo modelo y ver si el precio del vendedor es razonable; el precio de segunda mano no debe superar el 50% del precio minorista original del artículo.

2. Prueba los muebles antes de comprarlos

Cosas a Considerar Al Comprar Muebles Usados  Prueba los muebles antes de comprarlos

Una imagen puede valer más que mil palabras, pero no es suficiente al comprar muebles que se convertirán en parte de su hogar, con suerte en los próximos años. Debe probar y probar el artículo antes de pagar. De lo contrario, podría terminar con un artículo que se ve bonito pero que no es agradable de usar.

Probar cada pieza significa abrir todos los cajones o gabinetes para asegurarse de que estén limpios y sean fáciles de usar, sentarte en cada silla para ver que sea cómoda y estable y apoyarte en una mesa para comprobar si se tambalea o no. Durante el proceso de prueba, puedes notar daños menores que estás dispuesto a reparar por tu cuenta. Esta es una gran oportunidad para pedirle al vendedor que baje el precio. Una cosa más a considerar al probar el mueble es su tamaño.

Comprar muebles de segunda mano es diferente a comprar a través de un catálogo: los minoristas de muebles usados ​​generalmente no permiten devoluciones y, a menudo, tampoco enumeran las dimensiones de los artículos. Así que lleva tu cinta métrica y asegúrate de que la pieza se ajuste perfectamente a su hogar antes de comprar.

3. Es fundamental realizar una inspección visual minuciosa

Cosas a Considerar Al Comprar Muebles Usados Es fundamental realizar una inspección visual minuciosa

Al comprar muebles usados, asuma lo peor y verifique todos los problemas posibles. Por este motivo, es fundamental comprobar la pieza desde todos los ángulos, especialmente si se trata de un elemento tapizado que puede dañarse con mayor facilidad. Pídale al vendedor que lo levante y lo mueva para que pueda ver si hay manchas o rasgaduras en la tela, óxido en las piezas de metal o signos de reparación en sofás, sillas y mesas. Cuando se trata de muebles de madera, verifique que el acabado no tenga deformaciones o manchas de agua; este daño debería influir en el precio del artículo.

Una de las cosas más importantes que debes verificar es cualquier signo de infestación de insectos, a saber, termitas o chinches. Busca pequeños agujeros o excrementos de termitas en los muebles de madera. Aunque las chinches prefieren los colchones (por lo que recomendamos encarecidamente no comprar un colchón usado), se sabe que también infestan otros muebles, como armarios, cajones, sofás y sillones. Además, pueden saltar de un mueble a otro, lo que los hace especialmente comunes en subastas de unidades de almacenamiento y tiendas de antigüedades.

Afortunadamente, estos errores dejan huellas que te permiten detectarlos. Concéntrate en las grietas y esquinas de los muebles y busca pequeños insectos o sus excrementos que parecen manchas marrones o rojas agrupadas. Si sospechas algún signo de infestación, corre.

4. Presta atención a los olores desagradables

Cosas a Considerar Al Comprar Muebles Usados Presta atención a los olores desagradables
Este es uno de esos detalles que es muy fácil pasar por alto. Pero te arrepentirás si lo ignoras. A diferencia de los muebles nuevos, las piezas antiguas y de segunda mano huelen como las casas del dueño anterior. Algunos olores desagradables desaparecen con el tiempo, pero los olores de mascotas y cigarrillos pueden persistir incluso después de una limpieza profunda. Ten esto en cuenta al comprar la pieza o incluso pídele al vendedor que baje el precio si se requiere una limpieza profesional del artículo.

5. Considera los materiales

Cosas a Considerar Al Comprar Muebles Usados Considera los materiales
Comprar muebles usados ​​no significa que tengas que tirarlos en unos años. De hecho, las piezas de alta calidad duran décadas, si no cientos de años, por lo que comprar muebles de segunda mano es en realidad una gran inversión a largo plazo, si sabes qué buscar. Aquí hay algunos consejos divididos por material:
-Los muebles de madera maciza probablemente te duren más, siempre que estén bien cuidados. Son más resistente que los tableros de partículas y el material compuesto, pero también son más caros. Los diferentes tipos de madera también tienen varias propiedades. El roble y el arce son más resistentes y duraderos, mientras que el pino es más blando, por lo que no es una buena opción para mesas y sofás que normalmente tienen que soportar más peso.
-Los muebles de metal también son un hallazgo excelente y asequible, incluso si están un poco oxidados o la pintura se está desconchando en algunos lugares. Esto se debe a que la restauración de muebles de hierro o aluminio suele ser fácil: todo lo que tienes que hacer es quitar la pintura vieja o el óxido y volver a pintarlos. Al mismo tiempo, evalúa el daño antes de gastar el dinero y manténte alejado de los artículos que están severamente dañados por el óxido.
-Las piezas de chapa y laminado también pueden ser hermosas, pero debes inspeccionarlas cuidadosamente antes de comprar. Los muebles de chapa son más susceptibles al daño por agua y la humedad; con el tiempo, la chapa puede desprenderse del tablero de partículas o de cualquier otro material al que esté adherido. Si ese es el caso, y ves que las piezas más grandes del laminado no se adhieren bien, tenen cuenta que puede ser difícil o imposible pegarlas. Por lo tanto, es más seguro omitir esos elementos.
¡Comparte estos consejos con familiares y amigos!
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad