header print

Trucos Para Preparar Café En Casa Como Un Profesional

El Redactor: Ysabel Taberner Lopez
 A pesar de que algunos países están volviendo a la normalidad después de la cuarentena y que  visitar tu cafetería puede ser posible, muchos de nosotros preferiríamos mantener las salidas al mínimo. Entonces, si no puedes o prefierse no ir a la cafetería, ¿por qué no preparas el café con la misma calidad? Es posible preparar café de calidad a nivel de cafeterías en casa y no necesariamente requiere un equipo costoso. Hemos compilado una lista de algunos consejos que te ayudarán a llevar tu café casero al siguiente nivel.
 

1. Hacer jarabes infundidos

 Hacer jarabes infundidos
Fuente imagen: Marco Verch / Flickr

Los cafés con sabor como un café con leche de lavanda o vainilla francesa pueden parecer una delicia de cafetería, pero en realidad son bastante simples de preparar en casa y pueden sentirse muy refrescantes e indulgentes. Por lo general, los jarabes se usan para agregar sabor. Puedes optar por jarabes a base de frutas (que combinan perfectamente con bebidas heladas) como la fresa o por un sabor más otoñal como la vainilla o la avellana.

Para hacer una base de jarabe simple, agrega partes iguales de azúcar granulada y agua en una cacerola y hierve hasta que el azúcar se haya disuelto. Después de retirarlo del fuego, déjalo enfriar por completo antes de usarlo. Puedes elegir un elemento aromatizante a tu gusto y simplemente agregarlo a esta base: puede ser fresas en rodajas, naranjas, vainilla o una rama de canela. Las opciones son casi infinitas. Permite que la mezcla se infunda, transfiriendo así el sabor al jarabe.

2. Cubitos de hielo de café

2. Cubitos de hielo de café
Fuente imagen: Jamieann / Flickr

Este simple truco puede hacer que tu café helado de verano sea mucho más potente. Se recomienda dejar que el café preparado se enfríe a temperatura ambiente antes de verterlo en la bandeja de cubitos de hielo. Para aquellos a quienes les gusta su café fuerte, puedes preparar café de doble concentración para congelar.

Para hacer el café helado, todo lo que necesita es llenar un vaso con los cubitos de café congelado, verter un poco de leche sobre ellos, revolver y disfrutar. Si deseas modificar tu café de verano para hacerlo más especial, puede mezclar tres o cuatro cubitos de hielo en la licuadora con aproximadamente cinco onzas de leche y una cucharadita de miel.

3. Café helado rápido

3. Café helado rápido
Para obtener un buen lote de café helado, se recomienda dejar reposar durante la noche o al menos 12 horas. Si bien este proceso produce un delicioso café de verano, consume bastante tiempo y requiere planificación. Si te sientes como un vaso espontáneo de cerveza fría casera, el café helado de estilo japonés es la opción más rápida y el resultado es igual de delicioso.
La forma de hacerlo es preparar una taza de café de doble concentración y luego verterlo inmediatamente sobre hielo. La clave es no perder el tiempo y verter la infusión de inmediato para evitar que se desarrolle acidez. Cuando el hielo se derrite, el café no pierde ninguno de sus sabores y no se diluye.

4. Sé creativo con la leche

Sé creativo con la leche

Si eres un fanático del café con leche, puedes imitar la experiencia de la cafetería obteniendo la leche correcta. Latte es una versión abreviada del término italiano Cafe Latte, que literalmente se traduce en café con leche. Esencialmente, un café con leche es una mezcla de café exprés y leche al vapor, cubierto con una cucharada de espuma de leche (si no posee una máquina de café espresso o una cafetera de vainas, una fuerte prensa francesa o un café preparado de doble fuerza harán el truco) ) La diferencia importante entre vapor y espuma es que la leche con espuma tiene una textura suave y burbujeante que no puede sobrevivir sin calor. Piénsalo de esta manera: puede tomar leche al vapor por sí sola, pero lo mismo no se aplica a la leche espumosa.

Aquí hay un par de formas de hacer espuma de leche sin la ayuda de ningún equipo costoso.

Cómo hacer la espuma de leche:

1. Vierte la leche en una cacerola pequeña y colócala sobre la estufa.
2. Coloca un termómetro en la leche para controlar la temperatura. Si esto no es posible, solo ten el termómetro a mano para verificar periódicamente la temperatura.
3. Calienta la leche a fuego medio a medio bajo. Dependiendo del tipo de leche que uses, deseas alcanzar cierta temperatura para vaporizarla:

  • Leche: 150ºF (65ºC)
  • Leche de soja: 140ºF (60ºC)
  • Leche de alemendras: 130ºF (54ºC)


4. Ocasionalmente revuelve la leche para evitar que hierva. Una vez que alcance la temperatura adecuada, retire la leche del fuego y viértela directamente en tu café, o haz espuma.

La forma más fácil de espumar la leche es vertiéndola en un recipiente grande con tapa. Asegúrate de llenar no más de un tercio del frasco. Atornilla bien la tapa y agita la jarra vigorosamente hasta que la leche esté espumosa y haya duplicado su volumen. Esto debería tomar de 30 a 60 segundos.

5. Presta atención a los granos de café

 5. Presta atención a los granos de café

La regla general es: si no usas buenos granos de café, no obtendrás una buena taza de café. Los granos de café tienen diferentes perfiles de sabor dependiendo de dónde se cultivan, cómo se procesan, cómo se tuestan y cómo se elaboran.

La gran variedad puede ser desalentadora. En general, hay dos tipos de granos de café: Robusta y Arábica. El tipo de café Arábica crece en zonas de gran altitud. Es comúnmente conocido por su sabor ligeramente ácido y suave. El primer paso es saber qué tipo de sabor quieres y qué cafeína quieres en tu café. Contrariamente a la creencia popular, los granos de café tostado oscuro contienen niveles más bajos de cafeína que aquellos cuyo tostado es ligero o medio. Los los granos de café tostados ligeros tienen el mayor nivel de cafeína de los tres.

Otro consejo importante es verificar siempre la fecha de asado: deseas que los granos de café estén recién tostados. Si no tienes un molinillo de café en tu casa, busca la bolsa de frijoles entera y píde al supermercado o cafetería que los muelan para ti. 

En cuanto a los sabores, eso depende del gusto personal. Digamos que te encanta el sabor de la firma de tu cafetería local: ¿tiene notas de cacao a nuez o tal vez más una nota cítrica? Puedes experimentar y hacer un poco de prueba y error hasta que descubras tus gustos exactos, pero seguramente ampliarás tu experiencia con el café.

 

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad