header print

Este Post Cambiara Tu Opinión Sobre La Ira

El Redactor: Ysabel T. L.

 La ira es una emoción frecuentemente incomprendida. Es común creer que la ira es destructiva o que es el resultado de una mala actitud, pero la verdad es más complicada que eso. La ira no solo es humana, sino que también es una función necesaria. Cuando se gestiona correctamente, incluso puede producir algunos resultados positivos. Aceptar que la ira es parte de la vida y conocer su verdadera naturaleza es clave para utilizar esta emoción inevitable de manera efectiva.

Los siguientes hechos sobre la ira pueden cambiar su punto de vista sobre esta emoción incomprendida.
 

1. La ira no es intrínsecamente mala1. La ira no es intrínsecamente mala

Uno de los conceptos erróneos más comunes sobre la ira es que sentir ira es malo. Los hechos son bastante diferentes, ya que la ira es una emoción importante que está ahí para alertarnos de que algo anda mal. Los adultos y los niños experimentan la ira de manera diferente. Los niños, en su mayoría, sienten la ira como frustración. Por ejemplo, se enojarán cuando no puedan tener algo que quieren cuando lo quieren.

Los adultos, por otro lado, se enojan cuando se sienten fuera de control. La ira en sí misma no es una emoción mala o peligrosa, siempre y cuando la aborde y comprenda los problemas subyacentes que está tratando de señalar. Al final del día, la ira puede motivarnos a responder a la confrontación, la injusticia y otros problemas. Averiguar por qué nos sentimos enojados es el primer paso para cosechar los beneficios de esta emoción.


2. La ira puede estimular la motivación 2. La ira puede estimular la motivación

Ya que estamos en el tema de los beneficios, una de las mayores ventajas de la ira es que es una fuerza motivadora. Por lo general, expresar enojo está relacionado con la agresión. Sin embargo, la ira se puede expresar de infinitas formas. Si bien la agresión es uno de ellos, también lo son la asertividad y la resolución de problemas.

Según Psychology Today, los escáneres cerebrales muestran que la ira activa significativamente la corteza anterior izquierda, que se asocia con comportamientos de acercamiento positivo. Además, los estudios han demostrado una activación predominante del cerebro izquierdo cuando los sujetos enojados perciben que pueden mejorar las cosas. “Esperar poder actuar para resolver el evento que causa la ira debería producir una mayor intensidad de motivación en el enfoque”, explicó el psicólogo social Charles Carver de la Universidad de Miami.

3. La ira tiene un fuerte componente físico3. La ira tiene un fuerte componente físico

La ira es una emoción que se manifiesta a través de fuertes sensaciones físicas: músculos tensos, dientes apretados, latidos cardíacos rápidos y palmas sudorosas. La ira desencadena la respuesta de lucha o huida del cuerpo, al igual que lo hacen el miedo, la emoción y la ansiedad. Las glándulas suprarrenales inundan el cuerpo con hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Luego, el cerebro desvía la sangre hacia los músculos en preparación para el esfuerzo físico.

Estas reacciones físicas pueden hacernos sentir como si la ira nos estuviera controlando, pero tratar de resistirlas solo empeorará las cosas. Según los expertos en salud mental, el mejor curso de acción es permitirse sentir plenamente lo que está presente. Apoyarse en esas sensaciones y expresar su enojo en lugar de tratar de ocultarlo calmará su sistema nervioso más rápido.

Relacionado: 7 efectos que el llanto tiene en nuestro cuerpo y mente

4. La ira y los arrebatos incontrolados pueden dañar la salud de tu corazón4. La ira y los arrebatos incontrolados pueden dañar la salud de tu corazón

Si bien expresar de manera constructiva su enojo es físicamente beneficioso, arremeter no lo es. Los problemas para controlar la ira y los arrebatos de ira pueden tener consecuencias dañinas e incluso peligrosas. La ira es más dañina físicamente para la salud cardíaca. Un estudio publicado en el European Heart Journal encontró que el riesgo de un ataque cardíaco se duplica en las dos horas posteriores a un arrebato de ira, y también lo es el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Otro estudio encontró que las personas propensas a la ira como rasgo de personalidad tenían el doble de riesgo de enfermedad coronaria que sus compañeros menos enojados.

La buena noticia es que puedes aprender a controlar esas explosiones furiosas. La respiración profunda y las habilidades de comunicación asertiva son dos herramientas útiles cuando siente que está a punto de perder los estribos. Incluso puede que necesites cambiar stentorno levantándote y alejándose. Para obtener más información, consulta nuestro artículo anterior: Cómo controlar tu ira.

5. El perfeccionismo a menudo conduce a la ira5. El perfeccionismo a menudo conduce a la ira

Esforzarse por hacer siempre lo mejor es una cosa, pero creer que necesitas ser perfecto es algo completamente diferente. Algunos aspectos del perfeccionismo nos ayudan a avanzar hacia el éxito, pero esta cualidad también tiene un lado oscuro. En las últimas dos décadas, ha habido un aumento en el número de estudios que exploran la relación entre el perfeccionismo y la ira.

Uno de esos estudios encontró que el perfeccionismo autodirigido está asociado con la ira y la frustración con uno mismo, mientras que el perfeccionismo prescrito socialmente está relacionado con la ira dirigida hacia los demás. Aprender a reemplazar la autocrítica con compasión y permitir la imperfección es un proceso largo, pero definitivamente vale la pena el tiempo y el esfuerzo.

 

6. La agresión es hereditaria6. La agresión es hereditaria

Como establecimos, sentirse enojado es normal y saludable. Sin embargo, expresarlo a través de la agresión no lo es. Si la violencia solo trae resultados negativos, ¿por qué es la reacción predeterminada a la ira? La sociedad moderna heredó esta tendencia de su pasado ancestral. La agresión ayudó a los antepasados ​​a sobrevivir y reproducirse. Hasta hace unos 12.000 años, todos los humanos vivían como cazadores-recolectores.

La investigación realizada por antropólogos que vivían con tribus de cazadores-recolectores encontró que los hombres cazadores-recolectores que cometieron actos de homicidio tenían más hijos, ya que tenían más probabilidades de sobrevivir. Más recientemente, los científicos pudieron encontrar un vínculo entre la agresión y un gen específico, la monoamino oxidasa A o MAOA, demostrando sin lugar a dudas que la agresión es hereditaria.

7. La mejor forma de calmar la ira7. La mejor forma de calmar la ira

Se ha demostrado una y otra vez que el humor y la risa son herramientas poderosas para reducir los niveles de estrés y disolver la ira. Casi por definición, el humor representa una forma diferente de percibir las cosas. Una broma o una risa compartida pueden aliviar la carga pesada de la ira porque de repente ves el problema desde una perspectiva completamente diferente. El momento en que cambia nuestra percepción fundamental de algo se llama cambio cognitivo. Puede hacer que una situación frustrante parezca tonta y menos significativa.

Sin embargo, una advertencia importante es que el humor es eficaz para disipar la ira cuando se dirige a una situación y no a una persona.

 

Si te pareció interesante este artículo, compártelo con otras personas.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad