header print

10 Errores Que Estás Cometiendo Al Usar Un Cubrebocas

El Redactor: Ysabel T. L.
 A estas alturas, todos somos muy conscientes de que usar una máscarilla es nuestra mejor manera de protegernos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean del COVID-19. Pero aunque casi todos entendemos la importancia de usar cubrebocas, es posible que muchos no las estén usando de la manera correcta. Por ejemplo, ¿practicas una higiene adecuada de las manos antes y después de quitarse la mascarilla? ¿Estás guardando tus cubrebocas correctamente? ¿Tocas la capa exterior del cubrebocas mientras te lo quitas?
Hoy, veremos algunos de los errores comunes que puede estar cometiendo al usar tu cubrebocas. Sige leyendo para descubrir por qué se deben evitar estos errores tontos.

1. No practicar la higiene de manos antes y después de quitarse la mascarilla

1. No practicar la higiene de manos antes y después de quitarse la mascarilla

Si bien a estas alturas todos sabemos que lavarse las manos es esencial para prevenir la transmisión del coronavirus, es igualmente importante recordar la importancia de seguir una higiene adecuada de las manos antes de ponerse una mascarilla y después de quitársela. Desafortunadamente, muchas personas tienden a pasar por alto esta práctica básica.

Los expertos en salud han enfatizado que lavarse las manos antes de ponernos una mascarilla ayuda a evitar que la mascarilla entre contaminantes. Del mismo modo, después de quitarnos una mascarilla, es importante lavarse las manos para asegurarse de que no se les transfieran virus o infecciones.

2. Usar tu mascarilla con la nariz expuesta

2. Usar tu mascarilla con la nariz expuesta

Este debería ser obvio, pero te sorprendería saber cuántas personas lo ignoran por completo. De hecho, es probable que te hayas encontrado con muchas personas que llevan su cubrebocas con la nariz expuesta. Esto es incorrecto y peligroso y elimina por completo los beneficios de usar una máscara.

Sí, tu boca puede estar cubierta, pero la nariz es donde se inhalan muchos virus. Por lo tanto, estás aumentando la probabilidad de inhalar cargas virales elevadas al mantener la nariz expuesta. 

Un estudio publicado en la revista Cell reveló que las células de la nariz tienen más probabilidades de infectarse con el coronavirus que las de las áreas de los pulmones y la garganta. Esto hace que sea aún más vital mantener tu nariz completamente cubierta con el cubrebocas cuando está fuera.

Además, también estás aumentando el riesgo de infectar a otras personas con el virus de esta manera si accidentalmente estornudas sobre ellas mientras tu nariz estaba expuesta.

3. No limpiarse la cara después de usar una mascarilla 

3. No limpiarse la cara después de usar una tapabocas
Durante los últimos meses, muchas personas han informado que se enfrentan al acné inducido por mascarillas, especialmente aquellas que han tenido que usar mascarillas durante mucho tiempo todos los días. Los dermatólogos creen que los brotes pueden estar ocurriendo porque las personas no se lavan la cara después de usar un cubrebocas. Si bien este hábito no ayudará a la propagación del virus, lavarse la cara con más frecuencia puede ayudar a evitar los brotes de acné.
Para lavarse la cara adecuadamente, los dermatólogos recomiendan un limpiador suave sin fragancia después de que se haya quitado la mascarilla al final del día. Hidrata tu piel después también sería útil para mantener la piel suave.

4. Compartir tu cubrebocas con otros

4. Compartir tu tapabocas con otros
Las mascarillas faciales son artículos higiénicos que no deben compartirse, como los cepillos de dientes, los cepillos para el cabello o la ropa interior que usamos. Desafortunadamente, muchas personas lo hacen sin tener en cuenta todas las bacterias y virus que quedan atrapados dentro de la máscara cuando la inhalan. Estos microorganismos no deseados se pueden transferir fácilmente a otra persona si usa tu máscara. Por tanto, no es nada recomendable compartir tu máscara con nadie.
Además, si te hospedas en un lugar con varias personas, asegúrate de que la máscara de todos esté marcada individualmente para que no se compartan por accidente.
Dicho esto, una persona puede verse obligada a compartir tu cubrebocas con alguien por algunas razones inevitables. En ese caso, asegúrate de haberlo lavado correctamente antes de compartirlo.

5. Reutilización de cubrebocas desechables

5. Reutilización de tapabocass desechables
Las mascarillas desechables ciertamente tienen sus beneficios. Son perfectos para aquellos que siempre están en movimiento, ya que se pueden usar y desechar después de cada uso. Sin embargo, muchas personas aún no se dan cuenta de que las mascarillas desechables están diseñadas y certificadas solo para uso a corto plazo y siguen reutilizándolas. Esto es peligroso y contraproducente.
Los cubrebocas desechables deben usarse durante un solo día y luego desecharse. Su capacidad para filtrar partículas se degrada rápidamente y después de solo dos días de uso, se vuelven totalmente ineficaces. De hecho, después del segundo día, la mascarilla desechable conlleva el riesgo de portar microorganismos y ensuciarse. Incluso lavar las mascarillas desechables las hará menos efectivas ya que sus fibras se rompen una vez que tienen demasiada humedad.

6. Olvidar lavar la mascarilla reutilizable

6. Olvidar lavarse la mascarilla reutilizable

Si bien las mascarillas reutilizables o de tela son una gran opción, debemos recordar lavarlas después de cada uso. Resulta que no todos los usuarios de cubrebocas reutilizables lo están haciendo. Una encuesta de consumidores realizada por una empresa de tecnología textil en 2020 reveló que casi el 80% de los participantes de la encuesta no lavaban mascarillas de tela después de cada uso y otro 8% reveló que no lo habían hecho ".

Los expertos dicen que si una mascarilla reutilizable no se lava durante aproximadamente dos semanas, su utilidad se reducirá considerablemente. Lavarlos después de cada uso asegura que sigan siendo higiénicos y efectivos. Además, dejarlo sin lavar durante unos días lo deja abierto para acumular sudor, aceite y gotas que eventualmente crearán un hedor desagradable y dificultarán la respiración. Aquí, será bueno tener en cuenta que un tapabocas reutilizable se puede lavar hasta 30 veces.

Sin embargo, antes de lavarse la mascarilla, lee nuestro artículo sobre 6 errores sorprendentes que debe evitar al limpiar la mascarilla.

7. Usar una mascarilla con válvula

7. Usar una tapabocas con válvula
Si bien las mascarillas con válvulas unidireccionales se han vuelto bastante populares en estos días, los expertos dicen que no debe usarlas. Esto se debe a que, si bien protegen al usuario, "este tipo de mascarilla no evita que la persona que usa la mascarilla transmita COVID-19 a otras personas", dice el CDC. Las máscaras con válvulas unidireccionales o ventilaciones permiten que el aire se exhale a través de un orificio en el material. Pero esto puede resultar en que las gotitas respiratorias liberadas lleguen a otros.
Las personas que trabajan en la construcción suelen utilizar este tipo de mascarilla, ya que les ayudan a respirar aire filtrado y exhalar aire caliente y húmedo a través de la válvula. También están destinados a brindar protección contra partículas peligrosas. Sin embargo, no son ideales para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. Para ese propósito, una mascarilla de tela adecuada hará el trabajo.

8. Usar un tapabocas desechable del revés o del otro lado

8. Usar una tapabocas desechable del revés o del otro lado

Las personas suelen cometer el error de llevar una mascarilla desechable de forma incorrecta. La próxima vez que estés a punto de usarla, solo observa los colores más claros y oscuros a cada lado del tapabocas. El lado con un color más claro debe estar hacia adentro y el color oscuro debe estar hacia afuera. El clip nasal le dará una indicación de en qué dirección está la máscara.

Un tapabocas quirúrgico o desechable común tiene una estructura de tres capas y cada una tiene un propósito específico. La capa externa está diseñada para bloquear las gotas de agua, mientras que la capa intermedia bloquea las partículas y la capa interna absorbe la humedad. Ahora, el aire que exhalamos está bastante húmedo. La capa interna de una mascarilla desechable entra en contacto directo con nuestra nariz y boca. Esta capa mantiene la máscara seca al absorber la humedad y también ayuda a bloquear los patógenos. Sin embargo, si se usa al revés, las gotas exhaladas no serán absorbidas por la máscara y una máscara húmeda perderá su capacidad para bloquear los patógenos. Asegúrate de llevar la mascarilla desechable correctamente para extraer sus beneficios.

9. Tocar la capa exterior de la mascarilla mientras te la quitas

 9. Tocar la capa exterior de la tapabocas mientras te la quitas
Aprender a quitarse una mascarilla correctamente es tan importante como aprender a usarla correctamente. Muchas personas tienden a tocar la capa exterior de una mascarilla desechable mientras se la quita. Esto es riesgoso ya que la capa exterior de la mascarilla puede contener el virus y puede extenderse a tu mano si la toca. Si luego te olvidas de lavarte las manos después de quitarse la mascarilla y se tocas la cara, la nariz o los ojos, corres el riesgo de permitir que el virus entre en tu cuerpo.
La forma más segura de quitarse un tapabocas es simplemente sujetar el cordón de la oreja y tirar de ella. Una vez hecho esto, lávate las manos inmediatamente. Evita quitarse la mascarilla cuando no le sea posible lavarte las manos.

10. No guardar la mascarilla correctamente

10. No guardar la mascarilla correctamente
Si bien todos hemos aprendido cómo usar, lavar y desechar correctamente una mascarilla, ¿la estamos almacenando correctamente? Puede que no nos demos cuenta, pero el lugar donde almacenamos nuestras máscarillas también es importante. Idealmente, debe guardarse en un lugar seguro donde otras personas de la casa no lo toquen, ni siquiera accidentalmente.
Es por eso que no es aconsejable dejarlo al aire libre (como encima de un cajón o una encimera).
Una mascarilla limpia y seca debe guardarse en una nueva bolsa de papel (o tela de malla) hasta que esté lista para usarse. Una mascarilla sucia reutilizable debe guardarse en una bolsa de plástico hasta que pueda limpiarse. Esto asegurará que se prevenga la transmisión de las manos a los ojos, la nariz y la boca.
Comparte estos puntos importantes con tus amigos y familiares
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad