header print

Se Demuestra Que La Hipertensión Puede NO Ser Peligrosa

El Redactor: Ysabel Taberner Lopez

 Se considera que la hipertensión crónica aumenta la probabilidad de un evento cardiovascular, como un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco, así como la diabetes y algunos problemas metabólicos, por lo que el control de la hipertensión arterial se ha convertido en un tratamiento de rutina en todo el mundo, especialmente entre los adultos mayores. Un estudio reciente cuestiona esta práctica y afirma que la corrección de la presión arterial puede no ser universalmente beneficiosa.


¿Cuándo se considera que alguien tiene hipertensión?


Antes de profundizar en el estudio en sí, definamos la presión arterial alta:

  • Según las directrices estadounidenses más recientes publicadas por la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología en 2017, cualquier presión arterial con una lectura sistólica (más alta) de más de 130 se considera hipertensión.
  • Las directrices difieren en Europa, ya que la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Hipertensión sugieren que la hipertensión es una lectura sistólica de más de 140.

De manera crucial, no todos los pacientes europeos mayores de 70 años reciben un tratamiento destinado a bajar la presión arterial sistólica a 120 y, en la práctica clínica, los médicos a menudo deciden qué límite superior es mejor para cada paciente individual.

 
hipertensión mala para todo el mundo

¿Es la hipertensión realmente mala para todos?

Como tendencia general, los adultos mayores tienen más probabilidades de sufrir hipertensión, por lo que se recomienda a cualquier adulto mayor de 70 años que controle continuamente su presión arterial y tome algún tipo de medicamento o una combinación de estos para normalizar su presión arterial.

Un estudio realizado por la Charité-Universitätsmedizin Berlin en Alemania que investigó las tasas de mortalidad de 1,628 adultos mayores de 70 años llegó a una conclusión sorprendente. Encontraron que los adultos mayores de 80 años podrían estar mejor si no bajan su presión arterial por debajo de 140/90. Discutimos el estudio en detalle a continuación.

La investigación se publicó en el European Heart Journal en 2019 y se enfocó en adultos mayores (hombres y mujeres) con y sin ningún evento cardiovascular previo. Midieron y registraron la presión arterial de los participantes y los medicamentos que tomaron, y 6 años después, verificaron cuántos de estos participantes fallecieron.

Es importante destacar que la edad promedio de los participantes fue de 81 años. Además, la investigación controló varios factores de confusión, como el sexo biológico, las opciones de estilo de vida y el índice de masa corporal (IMC).

hipertensión mala para todo el mundo

Como resultado, los hallazgos generalizados fueron que los valores de presión arterial por debajo de 140/90 no disminuyeron el riesgo de mortalidad, sino que aumentaron en un 26%. Ahora, esto se refiere a la población que tiene un promedio de 81 años, pero si desglosamos los resultados, es posible observar una tendencia interesante:

  • Las tasas de mortalidad disminuyeron (ligeramente) entre los participantes con una PA normalizada que tenían 70-79 años de edad.
  • Una presión arterial por debajo de 140/90 aumentó el riesgo de muerte en la población que tenía 80 años o más en un 40%.

Lamentablemente, no queda claro qué papel puede desempeñar una presión arterial relativamente alta en la asistencia a adultos mayores y qué se debe considerar como "presión arterial normal" para este grupo de edad. Sin embargo, está claro que un enfoque general para reducir la presión arterial en masa puede no ser la estrategia de tratamiento correcta.

Por lo tanto, el estudio concluye que los pacientes mayores de 80 años se benefician de un tratamiento de presión arterial más específico e individualizado en lugar del objetivo constante de reducir la presión arterial por debajo de 140/90 para todos.

Y aunque esta investigación definitivamente hizo algunas afirmaciones audaces, aún no está claro qué criterios deben ser tomados en cuenta por los médicos en ejercicio para proporcionar dicho tratamiento individualizado. Sin embargo, los investigadores son optimistas, y su próximo objetivo es aprender a distinguir entre los pacientes que requieren tratamientos antihipertensivos y los que no.

Si te gustó leer este artículo, considera echar un vistazo a artículos de noticias médicas similares, como este sorprendente estudio de 2018 sobre el vínculo entre el sueño y el dolor.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad