header print

4 Razones Esenciales Por Las Que Necesitamos Más Vitamina K2

 Si bien podemos estar familiarizados con la vitamina K, no muchos de nosotros hemos oído hablar de la vitamina K2, principalmente porque esta vitamina rara vez recibe mucha atención general. Este poderoso nutriente juega un papel esencial en muchos aspectos de la salud. De hecho, la vitamina K2 puede ser el "eslabón perdido" entre nuestra dieta y varias enfermedades mortales.
 
¿Qué es la vitamina K?
Descubierta en 1929, la vitamina K es un nutriente esencial para la coagulación de la sangre. La vitamina fue descubierta por un dentista, Weston Price, quien estudió la relación entre dieta y enfermedad en diferentes poblaciones. Durante su investigación, también descubrió que las dietas no industriales (procesadas) eran altas en algún nutriente no identificado, que parecía brindar protección contra la caries dental y las enfermedades crónicas. Se refirió a este misterioso nutriente como Activador X, que ahora se cree que es vitamina K2. La vitamina K1 se encuentra en alimentos vegetales como las hojas verdes, mientras que la vitamina K2 se encuentra en alimentos fermentados y animales.
El grupo de la vitamina K funciona junto con el calcio, un mineral increíblemente importante que construye material para los huesos y los dientes y desempeña un papel crucial en todo tipo de procesos biológicos. Pero los roles de sus dos tipos principales, la vitamina K1 y K2 son bastante diferentes, y muchos opinan incluso que deberían clasificarse como nutrientes separados por completo. Mientras que la vitamina K1 es utilizada principalmente por el hígado para activar las proteínas de unión al calcio involucradas en la coagulación sanguínea, la K2 se usa para activar las proteínas que regulan dónde termina el calcio en el cuerpo.
 
Aquí hay más beneficios de la vitamina K2, explicando por qué necesitamos esta vitamina esencial.

 

1. Puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón

La acumulación de calcio en las arterias alrededor del corazón es un factor de riesgo enorme para la enfermedad cardíaca. En consecuencia, cualquier cosa que pueda reducir esta acumulación de calcio puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón. Se cree que la vitamina K2 ayuda a prevenir que el calcio se deposite en las arterias. Un estudio realizado durante un período de 7 a 10 años en Rotterdam encontró que aquellos que tenían la mayor ingesta de vitamina K2 tenían un 52% menos de probabilidades de desarrollar calcificación de las arterias, y tenían un riesgo 57% menor de morir de una enfermedad cardíaca.
Además, otro estudio de 16,057 mujeres encontró que las participantes con la mayor ingesta de vitamina K2 tenían un riesgo mucho menor de enfermedad cardíaca. Se encontró que por cada 10 microgramos de K2 que consumían por día, el riesgo de enfermedad cardíaca se redujo en un 9%. Por lo tanto, se concluyó que una mayor ingesta de vitamina K2 está fuertemente asociada con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, mientras que la vitamina K1 parece ser menos útil a este fin.
2. Puede ayudar a mejorar la salud ósea y disminuir el riesgo de osteoporosis

La osteoporosis es un problema común en los países occidentales y es especialmente común entre las mujeres de edad avanzada, lo que aumenta considerablemente el riesgo de fracturas. Hay bastante evidencia de ensayos controlados de que K2 tiene beneficios importantes para la salud ósea. Un ensayo de 3 años en 244 mujeres posmenopáusicas encontró que las que tomaban suplementos de vitamina K2 tenían disminuciones mucho más lentas en la densidad mineral ósea relacionada con la edad.
Además, extensos estudios en mujeres japonesas han mostrado beneficios similares, aunque usaron dosis muy altas. De los 13 ensayos, solo uno no logró mostrar una mejoría significativa. En siete de esos ensayos, se encontró que la vitamina K2 redujo las fracturas vertebrales en un 60%, las fracturas de cadera en un 77% y todas las fracturas no espinales en un 81%. Debido a estos hallazgos, los japoneses recomiendan oficialmente la suplementación con vitamina K para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis.

 

3. Puede mejorar la salud dental
Los investigadores han descubierto que la vitamina K2 puede mejorar la salud dental. Sobre la base de estudios en animales, debido al papel que tiene la vitamina K2 en el metabolismo óseo, es razonable suponer que también afecta la salud dental. También se cree que las vitaminas A y D juegan un papel importante aquí, al trabajar en sinergia con la vitamina K2.
4. Puede ayudar a combatir el cáncer

Con el cáncer en aumento, encontrar estrategias de prevención efectivas es de suma importancia. Se han realizado varios estudios sobre la vitamina K2 y ciertos tipos de cáncer. En dos ensayos clínicos, se sugirió que la vitamina K2 reduce la recurrencia del cáncer de hígado y aumenta la probabilidad de supervivencia. Un estudio observacional realizado en 11,000 hombres encontró que una ingesta elevada de vitamina K2 estaba relacionada con un riesgo 63% menor de cáncer de próstata avanzado, mientras que la vitamina K1 no tuvo ningún efecto.

Cómo obtener vitamina K2

Como seres humanos, podemos convertir parcialmente la vitamina K1 en vitamina K2 en el cuerpo. Esto es útil porque la cantidad de vitamina K1 en una dieta típica es 10 veces mayor que la de la vitamina K2. Pero, la evidencia actual muestra que nos beneficiamos enormemente del consumo directo de vitamina K2. Esta vitamina es producida por bacterias intestinales en el intestino grueso y hay algunas pruebas de que los antibióticos de amplio espectro pueden contribuir a la deficiencia de K2.

En la dieta moderna, sin embargo, el consumo promedio de este nutriente importante es increíblemente bajo. Se encuentra principalmente en ciertos alimentos fermentados y animales, que la mayoría de la gente no come mucho, como el natto de habas de soja o en menor cantidad en el chucrut. Las fuentes animales ricas incluyen mantequilla y manteca de cerdo criado al aire libre, productos lácteos con alto contenido de grasa de vacas criadas en extensivo (alimentadas con pasto), así como el hígado, especialmente el de ganso, y otros órganos animales. Las yemas de huevo también son una buena fuente de vitamina K2. Si bien es necesario realizar más investigaciones sobre esta vitamina soluble en grasa, la investigación actual sobre la vitamina K2 y sus beneficios para la salud son extremadamente prometedores.
 

Fuente

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad