header print

Todo Lo Que Debes Saber Sobre El Glaucoma

El glaucoma es una condición médica ocular que produce daños en el nervio óptico y empeora con el paso del tiempo. La acumulación de presión dentro del ojo, conocida como presión intraocular, es la consecuencia de la falta de drenaje del humor acuoso que puede derivar en una neuropatía óptica, caracterizada por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico. Si esta afección no recibe el tratamiento adecuado a tiempo, en el transcurso de algunos años, el paciente podría terminar desarrollando ceguera total o parcial. 

La enfermedad tiene dos tipos principales: el glaucoma de ángulo abierto y el glaucoma de ángulo cerrado. En el primer caso, que es de ocurrencia más común, las estructuras oculares presentan una apariencia normal pero el fluido no circula de forma correcta a través del drenaje ocular, conocido como red trabecular. 

El segundo caso, el glaucoma de ángulo cerrado, se caracteriza por una falta de drenaje en el ojo debido a una obstrucción del ángulo entre el iris y la córnea que, como consecuencia, produce visión borrosa. 
En la actualidad existen diferentes formas de tratar esta afección ocular, como la prescripción de gotas para los ojos, la microcirugía para drenar los fluidos, y otros procedimientos quirúrgicos con láser. 
 

Nota del editor – Es fundamental consultar con un especialista si manifiestas algunos de los síntomas detallados a continuación o si tienes antecedentes de glaucoma en tu familia. Es importante realizar un estudio ocular completo para minimizar los riesgos y daños a futuro.

Causas externas
 
Obstrucción de los vasos sanguíneos en el ojo
Lesión contundente en el ojo
Daños químicos en el ojo
Infección ocular severa
Inflamación ocular (Uveítis)

Síntomas

Visualización de halos alrededor de luces
Pérdida de la visión
Enrojecimiento del ojo
Visión borrosa repentina
Náuseas y vómitos
Dolor ocular
Estrechamiento de la visión (visión túnel)
Visión doble
Imágenes fantasma

Personas con mayor riesgo de desarrollar glaucoma

Mayores de 40 años
Personas con antecedentes de glaucoma en la familia
Personas de origen Afro-americano
Personas con visión defectuosa
Personas con córneas delgadas
Pacientes con diabetes
Personas con lesiones o traumatismos oculares
Personas que consumen ciertas medicaciones con esteroides

7 Medidas preventivas para combatir el glaucoma
 

1) Dieta saludable – Llevar una dieta saludable es fundamental para la prevención de todo tipo de enfermedades. Los vegetales de hoja verde tienen altas concentraciones de clorofila, un componente esencial que mejora la visión y protege al ojo contra el glaucoma. Asegúrate de incorporar espinaca, col, remolacha, y zanahorias a tu dieta diaria. Los ácidos grasos Omega 3 presentes en los pescados de agua fría también son beneficiosos para la salud de los ojos. 

2) Ejercicios oculares – Existe una gran variedad de ejercicios simples que te ayudarán a mantener una visión óptima, previniendo daños oculares y mejorando el funcionamiento de los ojos. Estos son algunos de ellos:

El ejercicio de lápiz: sostén un lápiz a la altura de los ojos con el brazo estirado y enfócate en él mientras lentamente lo llevas cerca de la nariz. Luego, llévalo nuevamente a la distancia hasta que ya no puedas mantener el foco sobre él. Realiza este ejercicio unas diez veces al día.
El ejercicio de las vueltas: Haz girar los ojos en el sentido de las agujas del reloj por varios segundos, y luego en el sentido contrario por la misma cantidad de tiempo. Repite el ejercicio cuatro o cinco veces, parpadeando entre cada serie.
El ejercicio del parpadeo: Intenta parpadear rápidamente, unas 20 o 30 veces, sin apretar los ojos hasta cerrarlos. Al terminar, cierra los ojos y déjalos descansar unos segundos.
El ejercicio de concentración: Enfoca tu visión en un objeto distante por un período corto de tiempo. Intenta observar la luna por unos minutos para evitar esforzar los ojos.

3) Palmeo y exposición al sol (sunning and palming) – El método del físico y oftalmólogo neoyorquino William H. Bates, llamado “sunning and palming” (exposición al sol y palmeo), ayuda a relajar y reactivar los lentes de los ojos. A continuación encontrarás las indicaciones para practicar ambos métodos.

Exposición al sol (sunning): deja que la luz del sol entre en contacto directo con los párpados cerrados, mientras respiras profundamente. Puedes hacerlo por las mañanas durante algunos minutos.
Palmeo (palming): frota tus palmas para generar calor y luego colócalas sobre los ojos cerrados, arqueándolas levemente y sin ejercer presión. Mantén los ojos cubiertos para evitar el ingreso de luz externa.
 

4) Espárrago salvaje – Este vegetal puede traer muchos beneficios cuando se trata de mantener la visión saludable. De hecho, comer algunos bastones de espárrago puede ayudarte a prevenir diversas enfermedades oculares, tales como el glaucoma o las cataratas. Aquí tienes una deliciosa receta que puedes preparar con este ingrediente:

Colocar espárragos cortados, limpios y hervidos sobre una placa.
En un recipiente separado mezclar ajo, perejil, aceite de oliva y dos cucharadas de queso rallado.
Cubrir los espárragos con la mezcla y llevar al horno por 15 minutos. 

5) Ginkgo “Árbol de los cuarenta escudos” – Por más de 5.000 años, la cultura china ha utilizado el ginkgo para tratar una gran variedad de condiciones médicas. Este árbol tiene la capacidad de mejorar la circulación sanguínea en el ojo y proteger el nervio óptico contra daños y lesiones. Además el Ginkgo es utilizado para mejorar la memoria, aliviar el estrés, y tratar el Alzheimer. Consulta con un especialista para que pueda determinar qué tipo de producto y qué dosis consumir. 

6) Arándano – Este poderoso y delicioso fruto es ideal para tratar la ceguera nocturna y proteger el ojo contra el deterioro muscular. La antocianina presente en los arándanos provee al torrente sanguíneo de propiedades antiinflamatorias. Te recomendamos consumir media taza de arándanos por día o consultar con un especialista para evaluar otras opciones de ingesta, como extractos o suplementos. 

7) Almendras – Las almendras son una alternativa saludable para reemplazar los snacks calóricos y azucarados, como papas fritas, chocolates o caramelos. Su alto contenido de omega 3 ayuda a mejorar la visión y proporciona energía para estar activo durante todo el día. Además, un puñado de almendras ayuda a mejorar el funcionamiento del cerebro. Para incorporar este alimento a tu dieta, intenta preparar esta mantequilla de almendras:

Toma un puñado de almendras y déjalas en remojo durante la noche. 
Por la mañana, retira la piel y muélelas. 
Al hacerlo, las almendras comenzarán a liberar su aceite y adoptar una consistencia cremosa.
Utiliza la mantequilla de almendras en tus desayunos o meriendas.

Otros consejos:
 

Realiza consultas regulares con tu oculista
No pases demasiado tiempo sentado frente a la televisión o computadora, ya que ambos dispositivos contribuyen al daño ocular. 
Si trabajas con computadora, mantén una distancia propicia entre tus ojos y la pantalla.
Opta por una pantalla que no produzca reflejo.
 
 
Cuando estés al aire libre, no te olvides de usar anteojos de sol para proteger los ojos de los rayos UV.
Evita leer en lugares poco iluminados, ya que implica hacer un sobreesfuerzo con la vista.
Utiliza cosméticos de buena calidad de los ojos.
No utilices anteojos sin prescripción médica.
Cuando trabajes con la computadora, toma descansos cortos cada 20 minutos para descansar la vista.
Descansa bien por la noche para evitar sufrir molestias o visión borrosa durante el día. 
 
 Artículo original: top10homeremedies.com
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: