header print

Vértigo y Mareos: 4 Simples Trucos Para Combatirlo

El Redactor: Ysabel T. L.
 Para las personas con vértigo, las actividades cotidianas y los movimientos de la cabeza pueden causar una sensación intensa, a menudo nauseabunda, de mareo o de que la cabeza da vueltas. Una persona que experimenta vértigo también puede sentir que su entorno se mueve o gira. A veces, esta sensación de mareo es tan fuerte que puede provocar zumbidos en los oídos, dolores de cabeza, náuseas y vómitos.
Aunque un episodio de vértigo generalmente pasa por sí solo, no debe tomarse a la ligera, especialmente si es recurrente, ya que aumenta drásticamente el riesgo de caídas, sin mencionar que también puede indicar una afección subyacente grave y ser bastante frustrante. Si sufres de vértigo o mareos inexplicables, prueba estos sencillos ejercicios para aliviar la sensación de dar vueltas y aprende más sobre la afección para comprender por qué ocurre en primer lugar

¿Qué es el vértigo?

¿Qué es el vértigo?
Contrario a la creencia popular, el vértigo no es una dolencia separada, sino un síntoma de una variedad de condiciones de salud subyacentes. Los giros y los mareos ocurren cuando una parte del cuerpo responsable del sentido del equilibrio funciona mal, lo que hace que su cuerpo crea que está desequilibrado, aunque no lo esté.
Hay dos tipos de vértigo:
- El vértigo periférico ocurre cuando algo anda mal con la parte del oído interno responsable del equilibrio o con el nervio vestibular. Más del 90% de los casos de vértigo son periféricos.
- El vértigo central ocurre cuando las áreas del cerebro responsables del sentido del equilibrio se dañan o se ven afectadas como resultado de una lesión en la cabeza o un derrame cerebral, por ejemplo.
Algunas personas solo experimentarán vértigo una vez en su vida, pero para muchas, es un problema recurrente y frustrante. Por ejemplo, probablemente el tipo más común de vértigo es el vértigo paroxístico posicional benigno (VPPB) y se caracteriza por episodios repentinos pero breves de mareo que regresan. El VPPB es más común en personas mayores y ocurre porque se acumulan pequeños depósitos de calcio en el oído interno, lo que interfiere con el sistema vestibular, que gobierna el equilibrio. Como resultado, los movimientos aparentemente menores de la cabeza, como girar la cabeza en la cama, pueden hacer que de repente sienta que el mundo da vueltas.
Si experimentas vértigo ocasionalmente, definitivamente vale la pena consultar con tu médico, especialmente si los síntomas persisten por más de una semana o dos. Mientras tanto, prueba algunos de estos ejercicios para el vértigo para aliviar los molestos síntomas. Estos ejercicios son los más efectivos para tratar el vértigo periférico y el VPPB específicamente.

1. Maniobra de Epley

La maniobra de Epley es uno de los ejercicios más populares y efectivos para el vértigo, especialmente en aquellos casos en los que un episodio se desencadena por determinadas posiciones o movimientos de la cabeza. Puedes hacer este ejercicio en ambos lados, o elegir solo el lado que te concierne.

Por ejemplo, si tiene VPPB en el lado derecho, sigue los pasos solo en un lado. Si no estás seguro de qué lado se ve afectado, acuéstate sobre un lado para darse la vuelta. El lado en el que estaba acostado que te hizo sentirte más mareado al darse la vuelta es el que necesita tratamiento. Si no puedes determinar el lado, puedes tratarlos a ambos.

Demostraremos los pasos del ejercicio solo para el lado derecho, así que invierte la dirección para el lado izquierdo. Sigue estos movimientos y observa la guía de video de arriba para hacer la maniobra de Epley correctamente:


1. Comienza sentándote derecho en una cama. Previamente, coloca una manta o almohada doblada detrás de ti, de modo que esté al nivel de sus omóplatos cuando te acuestes.
2. Siéntate derecho y gira la cabeza unos 45 grados hacia la derecha y acuéstate, apoyando los hombros en la almohada o manta. Mantén esta posición durante 30 segundos.
3. Ahora gira la cabeza 90 grados hacia la izquierda y mantenla así durante otros 30 segundos. Evita levantar el torso.
4. Gira todo el cuerpo, incluido el torso y la cabeza, 90 grados más hacia la izquierda. Permanece en esta posición durante 30 segundos. Por último, simplemente siéntate sin girar hacia la derecha.


Es posible que experimentes un alivio del mareo de inmediato, pero algunos pueden necesitar repetir la maniobra hasta 3 veces antes de experimentar los resultados.
 

Artículo relacionado: 9 razones por las que te sientes mareado

2. Maniobra de Foster

Este es uno de los ejercicios más fáciles para aliviar el vértigo causado por el VPPB, ya que no requiere equipo adicional ni ayuda de otros. También conocida como media voltereta, la maniobra Foster es segura de hacer en casa, pero ten en cuenta que cualquiera de estos ejercicios puede hacer que te sienta mareado en el proceso, así que ten mucho cuidado y despeje tu entorno de objetos afilados o peligros.

Como en el ejercicio anterior, mostramos los pasos para el lado derecho, y deberás retroceder para completar en el otro lado. Sigue estos movimientos y observa la guía de video de arriba para hacer la maniobra Foster correctamente:

1. Arrodíllate, apoyando las manos en el suelo. Primero, levanta la barbilla y mueve la cabeza hacia arriba y hacia atrás. Espera a que pase el mareo o durante 30 segundos.
2. Mueve la cabeza hacia adelante, colocando la frente en el suelo, llevando la barbilla al cuello.
3. Gira la cabeza 45 grados a la derecha en la dirección del codo derecho. Mantén esta posición durante 30 segundos.
4. Sin mover la cabeza, levántala al nivel de la espalda y espera a que disminuya el giro, o 30 segundos.
5. Sin mover la cabeza, siéntate

Después de completar el ejercicio, es posible que te sienta mejor de inmediato, pero algunos puedes necesitar repetir la maniobra 4-5 veces para sentir el efecto. Se recomienda esperar 15 repeticiones intermedias para evitar caídas o lesiones.

3. Ejercicios de Brandt-Daroff

Al igual que el ejercicio anterior, los ejercicios de Brandt-Daroff utilizan la gravedad para desalojar y mover cualquier partícula atascada en el oído interno. Es un ejercicio simple porque no requiere que sepas qué oído está afectado. Sigue estos movimientos y mira la guía en video de arriba para hacer los Ejercicios Brandt-Daroff correctamente:

1. Siéntate en medio de una cama o un sofá. Acuéstate sobre tu lado derecho, girando simultáneamente la cabeza para mirar hacia arriba. Sigue mirando hacia arriba durante medio minuto.
2. Siéntate y espera otros 30 segundos, luego repite los mismos pasos del otro lado.

Todo el ejercicio debe repetirse 5 veces en cada lado en total. Lo más probable es que te sientas mareado después de completar estos ejercicios, así que asegúrate de esperar a que el mareo desaparezca antes de ponerse de pie.

4. Maniobra de Semont

La maniobra de Semont es el último ejercicio que te mostraremos en este artículo. Este ejercicio también se conoce como maniobra liberadora y lleva poco tiempo. Dicho esto, la versión clásica de este ejercicio sí requiere la asistencia de otra persona, preferiblemente la de un fisioterapeuta o médico, ya que consiste en mover al paciente rápidamente de un lado a otro.

También hay una versión simplificada del ejercicio que se muestra en el video de arriba y se explica a continuación. Así es como funciona:

1. Comienza sentándote en el borde de una cama o sofá, luego inclina la cabeza 45 grados hacia el lado afectado.
2. Acuéstate rápidamente sobre el lado afectado, tu cabeza debe mirar hacia arriba.
3. Si esta posición te produce mareos, espera a que pase. Luego, muévete rápidamente al otro lado sin mover la cabeza. Ahora mirará hacia abajo.
4. Si esto le provoca vértigo, permanece en esa posición hasta que te detenga y luego vuelve a sentarse.

Por lo general, este ejercicio hará que el vértigo desaparezca después de uno o dos días, y solo es necesario hacerlo una vez. Después de completar cualquiera de estos ejercicios, se recomienda permanecer en posición vertical durante unas horas. Para obtener mejores resultados, también se recomienda dormir boca arriba con varias almohadas para permanecer lo más erguido posible durante toda la noche.

Para evitar que el problema vuelva, te recomendamos que pruebe algunos de los remedios caseros que mencionamos en un artículo anterior titulado ¿Sufres de mareos? Estos remedios caseros te ayudarán. Además, si el mareo o el vértigo persisten durante días o semanas, y ninguno de los ejercicios u otros métodos que intentas funcionan, te recomendamos que consultes a tu proveedor de atención médica para obtener más ayuda.

Comparte estos ejercicios con quienes los encuentren útiles

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad