header print

Tus Oídos Son Importantes, Cuida De Ellos Con Estos Trucos

 Es fácil pensar que la cera del oído es una molestia, pero como la mayoría de las secreciones, ésta también tiene un propósito importante. Es un producto de limpieza, producido por los oídos para evitar que se sequen. Contiene agentes protectores y anti-bacterianos que ayudan a que tus oídos se mantengan saludables.
Sin embargo, varios factores pueden causar más cera de la necesitada en la parte externa del conducto auditivo externo, lo cual puede causar dolor, y eventualmente requerir una intervención médica. Pero no te preocupes porque hoy te enseñamos 6 cosas que puedes hacer para decirle adiós a la cera. 
 

¿Qué es la cera?

La ''Cera'' es un término equivocado para referirnos al fluido corporal que se forma en el oído. En realidad, es una mezcla soluble entre agua de varias secreciones mezcladas con el pelo y la piel muerta, formadas en la parte exterior de la oreja en lugar del tambor interior. Tus orejas se auto-limpian la mayor parte del tiempo, y las secreciones ayudan a mover la piel muerta hasta la apertura del oído, ayudado por el movimiento de la mandíbula que se utiliza cuando se mastica. Una vez que la cera se seca, se desprende de forma natural. Sin embargo, con el tiempo puede acumularse y causar otros problemas como la sobreproducción o una obstrucción en el conducto auditivo externo.

Lo que no deberías hacer

Primero que todo, no caigas en la trampa de pensar que excavar constantemente las orejas hasta que no haya rastro de cera es un buen indicador de higiene personal. Recuerda que la cera del oído tiene sus usos, y retirarla en exceso puede provocar que el canal del oído se seque. Sin embargo, si se acumula en exceso, puede causar molestias e incluso dolor. Es en estas circunstancias cuando necesitas tomar ciertas acciones: 

Otro gran "NO" es meter ciertos artefactos en el agujero de la oreja. Copitos, pinzas para el pelo, lápices y otros instrumentos similares no son adecuados para la limpieza de los oídos, no importa cuántas veces los hayas usado en el pasado. Aunque posiblemente podrás ver restos de cera en tus copitos, tienes que saber que también habrás empujado a otros dentro del canal auditivo. 

Síntomas que necesitas tener en cuenta

Dado que no es necesario para limpiar constantemente la cera de los oídos, ¿cuáles son los signos que usted tiene una acumulación excesiva que tiene que hacer frente a? Oídos diferentes producen diferentes cantidades de cera. Puede ser que usted sabe por experiencia que es probable que tenga exceso de cera. Hay un número de otros signos que pueden indicar un problema demasiado:

 

Dolor de oidos
Audición reducida
Zumbidos en el oído 
Picazón en los oídos
Olor y flujo apreciable, húmedo

Tú puedes comprar gotas para los oídos o kits de extracción de cera en las farmacias, pero también puedes encontrar la respuesta a tus problemas en los remedios naturales que puedes hacer en tu propia casa. Aquí hay algunos remedios naturales que han demostrado ser útiles: 

 

IMPORTANTE - Estos recursos no deberían usarse si estás sufriendo de una infección en el oído, dolor de oído o pérdida severa de la audición.

 

1. Agua salada

El agua salada es uno de los mejores remedios caseros para eliminar la cera excesiva. Su función es ablandar la cera dentro del oído y llevarla hacia la superficie:

Toma una cucharadita de sal y suéltala en media taza de agua tibia. Espera hasta que la sal se disuelva por completo.
Toma un algodón suave y sumérgelo en la solución.
Inclina la cabeza para que tu oído afectado se direccione hacia el cielo. Coloca la bola de algodón sobre la abertura y deja que la solución se escurra en el canal auditivo.
Mantén la cabeza inclinada durante tres o cuatro minutos.
Inclina la cabeza hacia abajo para permitir que cualquier exceso de la solución drene hacia afuera.
Limpia el área alrededor del orificio de la oreja con un paño limpio para eliminar la cera blanda

2. Aceite de oliva

El aceite de oliva también puede ablandar la cera del oído, y debido a sus propiedades antisépticas también puede ayudarte a reducir el riesgo a sufrir de una infección de oído, de esta manera:  

Ligeramente calienta un poco de aceite de oliva. Asegúrate de que no esté demasiado caliente al tacto, por supuesto, debes ser capaz de soportarlo en tu piel.
Pon dos o tres pequeñas gotas de aceite en el oído, utilizando un gotero o, pídele a alguien que lo haga por ti.
Deja que la solución se conforme con diez minutos y luego inclina la cabeza para eliminar cualquier exceso.
Repite el proceso, antes de la hora de acostarte, durante 3-4 días.

3. Peróxido de Hidrógeno 

El peróxido de hidrógeno se utiliza en muchas gotas de oídos para eliminar la cera. Es importante que no utilices este producto si tienes la piel sensible. Asegúrate de que el peróxido que utilices sea inferior al 3% en la fuerza:

Mezcla partes iguales de agua y (3% o menos) de peróxido de hidrógeno.
Inclina la cabeza hacia un lado y deja caer unas gotas de la solución en tu oído (pídele a alguien que lo haga por ti si no tienes un gotero) 
Asegúrate de colocar una toalla sobre tu hombro para recoger los goteos sueltos.
Deja que la solución permanezca en el oído durante 10 a 15 minutos.
Debes sentir cosquilleo o una sensación de burbujeo.
Cuando esta sensación se detenga, retira la solución inclinando la cabeza hacia otro lado, y seca el oído con un paño limpio.

4. Solución de vinagre y alcohol 

Este es un remedio muy antiguo para eliminar la cera del oído. Las propiedades antibacterianas del vinagre también ayudan a mantener a raya la infección.

Mezcla partes iguales de vinagre blanco y alcohol en un recipiente pequeño.
Sumerje una bola de algodón en la solución, luego remuévela.
Inclina la cabeza para que el oído que se quiere tratar quede hacia arriba.
Utiliza la bola de algodón para aplicar una pequeña cantidad de la solución en la apertura de la oreja.
Después de cuatro o cinco minutos, inclina la cabeza hacia el otro lado y utiliza un paño para atrapar el líquido a medida que se disipa desde el oído.
Frota con un paño o tejido.

 

5. Aceite de bebé o glicerina (aceite mineral)

Si tienes alguno de estos productos, úsalos de esta manera:

Usa un gotero o la ayuda de amigos y familiares para poner tres gotas de aceite en la oreja mientras estás mirando hacia arriba.
Coloca una bola de algodón sobre la abertura del oído para que el aceite se mantenga allí.
Después de unos diez minutos, retira la bola de algodón y deja que el aceite se drene en un paño o tejido.
Limpia cualquier exceso de cera blanda.

¿Qué hacer si tu problema persiste?

Si sigues sintiendo incomodidades en el oído después de la aplicación de estos remedios naturales y / o soluciones disponibles en la farmacia, lo mejor será que reserves una cita con tu médico. Siempre debes consultar a un médico si tienes dolor de oído severo, grandes cantidades de líquido fluyendo, pérdida de la audición severa, mareos, fiebre y vómitos.

 

¡Tus orejas son importantes, por favor, cuidar de ellas!

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: