header print

Cuida La Salud De Tus Riñones Evitando Estos Hábitos Diarios

En ocasiones es difícil darnos cuenta de todo el daño que le hacemos a nuestros riñones, pues incluso si el 80% del riñón está dañado, aún puede hacer su trabajo, por lo que rara vez nos damos cuenta de que está en su último tramo, y a menudo nuestros hábitos diarios contribuyen a seguirlo perjudicando.
 

Los riñones son órganos que trabajan muy duro, pues entre sus funciones están: absorber minerales y nutrientes, producir hormonas, actuar como filtros de tóxinas en nuestra sangre, producir la orina y mantener equilibrado el radio normal de ácido alcalino. Definitivamente no podríamos vivir sin que los riñones funcionen apropiadamente, no por nada los chinos creen que es en los riñones donde nace la fuerza esencial de la vida.
 
 
kidney
 
Si tomas en serio tu cuidado personal, entonces cuidar tus riñones será una de tus principales prioridades. Si deseas asegurarte de que tus riñones sigan saludables y trabajando de forma adecuada, aquí tienes una lista de hábitos comunes que deberías evitar: 
 
 1. Beber soda
Un estudio llevado a cabo con los empleados que trabajan en la Universidad de Osaka, en Japón, encontró que consumir 2 o más bebidas gaseosas al día (ya sea dietética o regular) incrementa el riesgo a sufrir de  enfermedades renales. El estudio incluyó a 12.000 personas, y encontró que aquellos que bebían grandes cantidades de soda al día, tenían proteínas en la orina, lo cual es uno de los primeros signos de daño renal. Sin embargo, la detección temprana puede revertir la enfermedad con el tratamiento adecuado.
 
 
2. Deficiencia en vitamina B6
La buena función de nuestros riñones depende de la dieta saludable que tengamos, especialmente cuando esta contiene ciertos nutrientes imprescindibles. De acuerdo a un estudio llevado a cabo en la Universidad de Maryland, la deficiencia de vitamina B6 incrementa el riesgo a sufrir de cálculos renales. Para una función renal saludable, una persona debería tomar al menos 1.3 miligramos de vitamina B6 en sus comidas diarias. La mejor fuente de vitamina es el pescado, las papas, vegetales con almidón, garbanzos y frutas no cítricas.
 
smoking
 
3. Fumar
Quizás no sea una sorpresa que fumar esté relacionado con la aterosclerosis, el estrechamiento y el endurecimiento de los vasos sanguíneos que influyen en el suministro de la sangre que va a todos los órganos principales, incluyendo los riñones. De acuerdo con un estudio publicado en Farmacología Clínica y Terapéutica, fumar 2 cigarrillos al día es suficiente para duplicar el número de células endoteliales (las células que recubren nuestras paredes del vaso sanguíneo) presentes en el torrente sanguíneo. Este es un signo de daño arterial.
 
Adicionalmente, el diario de La Sociedad Americana de Neurología hace referencia a un número de diferentes estudios realizados en la última década que relacionan el cigarrillo con  la disminución de la función renal.
 
 
4. Falta de ejercicio
Otra buena manera de proteger tus riñones es practicar algún ejercicio. Un estudio publicado en 2013 por el diario de la Sociedad Americana de Neurología, encontró que la premenopausia en mujeres que se ejercitan tiene un riesgo de menos del 31% en cuanto al desarrollo de cálculos renales.
 
 
5. Deficiencia de magnesio
El magnesio es el nutriente que le ayuda a nuestro cuerpo a asimilar y absorber el calcio correctamente. Si no obtenemos suficiente magnesio, corremos el riesgo de desarrollar cálculos renales. Para evitar que esto suceda, añade algunas verduras de hojas, semillas, nueces o frijoles a tu dieta diaria. Otra buena fuente de magnesio son los aguacates frescos.
 
disrupted sleep

6. Interrupción del sueño
¿A quién no le gusta una buena noche de sueño? De acuerdo con el diario de ciencia, una alteración crónica en nuestro sueño puede causar enfermedades renales. Según el Dr. Michael Sole, cardiólogo y profesor de Medicina y Fisiología de la Universidad de Toronto, los tejidos renales se renuevan durante la noche mientras estamos durmiendo, así que cuando no podemos dormir por interrupciones constantes, tus riñones también sufren daños directos

 
7. No tomar suficiente agua
Una de las cosas más importantes para nuestros riñones es mantenerlos hidratados para que puedan desempeñar sus funciones correctamente. Si no tenemos suficiente agua en nuestro sistema, las tóxinas empiezan a acumularse en nuestra sangre porque no hay suficiente líquido para llevarlas a través de los riñones. La Fundación Nacional De Riñones recomienda tomar al menos 10-12 vasos de agua cada día. Una manera sencilla de comprobar si estás tomando suficiente agua es asegurándote de que el color de tu orina sea claro. Si es oscuro, no estás tomando la suficiente agua.
 
 
8. No vaciar la vejiga lo suficientemente rápido
Cuando sientes ganas de orinar, debes hacerlo inmediatamente. Obviamente, no siempre estamos en el lugar o en la situación adecuada para hacerlo, pero si aguantas mucho, aumentarás la presión de la orina en los riñones, lo que puede conducir a la insuficiencia renal y la incontinencia.
 
 
9. Tener mucho sodio en tu dieta
La sal es un nutriente importante, pero puede causar un desastre cuando se toma en cantidades excesivas. El consumo excesivo de sodio aumentará tu presión arterial y pondrá un montón de tensión en tus riñones. Te recomendamos limitar el consumo a 5,8 gramos (0,2 onzas) de sal por día. Así que anótalo en el salero!
10. Consumir mucho café
Normalmente consumimos más cafeina de la que pensamos, ya que esta no sólo está presente en el café sino también en bebidas refrescantes y sodas. Así que si tu cuerpo está lleno de cafeina, se disparará tu presión arterial y se perjudicarán tus riñones.
 
taking pills
 
11. Abusar de pastillas 
Muchos de nosotros tenemos la rutina diaria de tomar medicamentos. Es normal que cuando sufrimos de algún dolor, nuestra primera reacción es tomar inmediatamente una píldora que nos ayude a aliviar  el dolor, pero debes saber que antes de volver a hacerlo debes pensarlo dos veces. Todos los fármacos tienen efectos secundarios, y muchos de ellos causan daño renal o hepático.  En este artículo encontrarás pastillas naturales que puedes encontrar y hacer en casa
 
 
12. No tomar los medicamentos que necesitas
Si sufres de presión arterial alta y / o diabetes 2, dos condiciones muy comunes en estas épocas, es probable que también sufras de daño renal. No dejes sin tratar estas condiciones - toma tus medicinas diarias para reducir la presión arterial y controlar los niveles de insulina. Sin ellos, es casi seguro que puedes sufrir de daño renal.
 
 
13. Consumir mucha proteína
De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Harvard, una sobredosis de proteína en nuestra dieta diaria puede causar daños en nuestros riñones. Cuando digiere las proteínas, nuestro cuerpo produce un subproducto - amoniaco, una toxina que tus riñones necesitan neutralizar. Esto significa que la mayor cantidad de proteínas que consumimos, más difícil es para nuestros riñones hacer su trabajo, por lo que eventualmente podremos sufrir de  una insuficiencia renal.
 
14. No tratar infecciones comunes
A veces, por pereza ignoramos los síntomas de un simple resfriado o de una gripe, lo que termina conduciendo a nuestro cuerpo al borde del agotamiento. Estudios han demostrado, sin embargo, que las personas que no descansan o tratan a sus infecciones, a menudo tienden a terminar con una enfermedad renal.
 
alcohol
 
15. Consumir mucho alcohol
Ahora bien, aunque esto es una obviedad, no está de más decirlo. Las toxinas en el alcohol no sólo dañan el hígado, como muchos creen, sino que también le hacen mucho daño a los riñones. De acuerdo con la Fundación Australiana y Americana de los riñones, una buena manera de evitar la insuficiencia renal es beber alcohol con moderación.
 
Imagen principal cortesía de: dream designs / freedigitalphotos.net 
Imágenes cortesía de Tuomas_Lehtinen, marin / freedigitalphotos.net
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: