header print

Las Causas Médicas Detrás Del Sudor Nocturna

Los episodios de sudoración nocturna son más comunes y frecuentes de lo que imaginabas. Miles de personas en todo el mundo se despiertan en medio de la noche con una sensación de calor y el cuerpo cubierto en transpiración. Sin embargo, en muchos casos, esta reacción física no se debe a la cantidad de frazadas en la cama o la temperatura de la habitación. Descubre las 10 condiciones médicas que podrían estar causando sudoraciones nocturnas.

 

1- Menopausia

Para las mujeres en esta etapa, estos episodios de sudoración son los equivalentes nocturnos de los sofocos. Si presentas exceso de sudor durante la noche, causado por los cambios hormonales que se producen en la menopausia, es posible que te despiertes con las sábanas bañadas en sudor, y una sensación de frio. Además, en muchos casos, la frecuencia cardíaca aumenta como consecuencia de los cambios de temperatura. Para poder lidiar con estos síntomas te recomendamos dormir en un ambiente fresco, con sábanas de fibra natural. 

2- Ciertas medicaciones

La sudoración nocturna puede ser un efecto secundario de ciertas medicaciones. Por ejemplo, los medicamentos para tratar la depresión, como los antidepresivos tricíclicos o los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), suelen causar frecuentes episodios de sudoración nocturna. Además, los especialistas de la Clínica Mayo sugieren que las medicaciones para terapia de hormonas y los fármacos que reducen los niveles de azúcar también podrían provocar esta reacción.
Por otro lado, la cortisona, una hormona esteroide utilizada para reducir la inflamación y aliviar el dolor, suele causar sudoraciones nocturnas como parte de los efectos secundarios. Asegúrate de informarle a tu médico de cabecera sobre cualquier tipo de síntomas o reacción física que pueda ser el resultado de la ingesta de medicinas. 
 
3- Tuberculosis

Aunque algunos casos de sudoración nocturna son causados por problemas fáciles de tratar y solucionar, otros pueden ser causados por enfermedades graves, como la tuberculosis. Hace varios siglos atrás esta enfermedad, que compromete principalmente a los pulmones, era una de las principales causas de sudoración nocturna. 
El exceso de sudor durante la noche es uno de los síntomas más leves de la tuberculosis, que suele ser acompañado por episodios de fiebre y otros síntomas más fuertes, como expectoraciones con sangre, dolor de pecho y dificultad para respirar. 

4- Absceso

Las infecciones bacterianas, como un caso grave de absceso, son una de las principales causas de la sudoración nocturna, que se manifiesta cuando el cuerpo intenta combatir el foco de infección durante la noche. Estas acumulaciones de pus pueden llegar a ser extremadamente dolorosas y grandes.
Existen dos tipos de absceso: el cutáneo, y el interno. En el primer caso, el absceso crece debajo de la piel, permitiendo un diagnóstico más rápido que el absceso interno, ya que la zona afectada por la infección es relativamente visible. En el segundo caso, el diagnóstico suele llevar más tiempo y el paciente puede manifestar fiebre, malestar y dolor en la zona infectada. 

5- VIH y SIDA 

Los pacientes que han sido infectados con VIH o padecen SIDA suelen experimentar sudoraciones nocturnas tan severas que, al despertar, se encuentran con las sábanas, la ropa y el cuerpo completamente bañados en sudor. 
 
 
6- Medicaciones para la migraña

Algo tan simple como una aspirina o un paracetamol, consumidos para tratar dolores de cabeza severos o para bajar la fiebre, suelen causar episodios de sudoración nocturna, así como irritación y enrojecimiento de la piel del rostro o el cuello. 
Es posible reducir la severidad de los episodios de sudoración causados por este tipo de analgésicos, alternando el tipo de medicación que ingieres. Por ejemplo, en lugar de tomar la dosis recomendada cada 4 o 6 horas, consume otro tipo de analgésico cuando sea el turno de la segunda dosis, y luego vuelve a tomar el primero en la siguiente. Esto debería ayudarte a reducir la intensidad de la sudoración. Sin embargo, es importante consultar con un médico antes de realizar cualquier cambio.

7- Cáncer

La sudoración nocturna es un síntoma temprano de ciertos tipos de cáncer, en especial del linfoma, un tipo de cáncer que ataca las células del sistema linfático. Este síntoma suele manifestarse con fiebre y pérdida de peso progresiva. 
Aunque, en algunos casos, la sudoración nocturna puede ser un signo de advertencia de cáncer, también puede ser el resultado de ciertos tratamientos utilizados para combatir esta enfermedad. De acuerdo con el Instituto Nacional para el Cáncer, algunos tratamientos contra esta enfermedad, como la terapia de hormonas, la quimioterapia, la radiación, y ciertos fármacos utilizados para prevenir y controlar el cáncer, también pueden causar episodios de sudoración nocturna. 

8- Problemas neurológicos

La sudoración es un mecanismo normal y natural que el cuerpo utiliza para controlar la temperatura, y reducirla cuando está elevada. Esta reacción también puede producirse cuando la persona está nerviosa o ansiosa. Sin embargo, en muchos casos, el exceso de sudoración durante la noche puede ser causado por otras condiciones médicas asociadas al sistema neurológico, como el Parkinson o la neuropatía. Debido a que el acto de sudar está relacionado a los nervios y su funcionamiento, el daño provocado por estas enfermedades en el sistema nervioso podría causar fallas en las señales enviadas a las glándulas sudoríparas. Llevar un control del contexto en el que se producen estos episodios te ayudará a obtener un diagnóstico acertado.
 
9- Hiperhidrosis crónica

La hiperhidrosis, o sudoración excesiva, es una condición médica caracterizada por una sobreproducción de sudor. Aunque detrás de este problema no existen causas médicas más que la genética familiar, la sudoración excesiva es considerada una condición crónica. Lo que la mayoría de las personas puede considerar como una temperatura fresca, una persona con hiperhidrosis lo siente demasiado caluroso o, simplemente, suda sin importar la temperatura. 
Aunque la hiperhidrosis no es un problema serio ni representa una amenaza para la salud, los síntomas pueden tornarse incómodos y molestos. 

10- Hipoglucemia

Las personas que padecen hipoglucemia, una condición caracterizada por niveles bajos de azúcar en sangre, pueden manifestar sudoración excesiva, tanto antes del diagnóstico como en las etapas siguientes. La disminución repentina de los niveles de azúcar durante la noche puede hacer que la persona sude intensamente y sufra de pesadillas y dolores de cabeza. Además, muchas medicaciones prescriptas para tratar esta condición pueden causar exceso de sudor durante la noche como parte de sus efectos secundarios. 
Debido a que la hipoglucemia puede interferir con el funcionamiento de los nervios, el daño a nivel nervioso produce fallas de comunicación con las glándulas sudoríparas, que derivan en episodios frecuentes de sudoración nocturna. 
 
Artículo original: Activebeat
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: