header print

Alzheimer: Los Mitos y La Realidad

Es normal que nuestros seres queridos o nosotros mismos nos volvamos un poco olvidadizos a medida que pasan los años. Sin embargo, es importante saber diferenciar los “momentos seniles” de problemas más serios, como el Alzheimer o la demencia. De acuerdo con diversas investigaciones, 1 de cada 8 personas entre 65 y 90 años padece esta devastadora enfermedad que poco a poco destruye la memoria y las funciones cognitivas, hasta llegar a impedirnos realizar las tareas más simples de la vida cotidiana. 

Aunque en la actualidad existe una gran cantidad de información, estudios e investigaciones confiables sobre el Alzheimer, en muchos sitios podemos encontrar datos que han sido fundados en base a conceptos erróneos y que generan confusión entre las personas que intentan comprender y prevenir esta enfermedad. Por esta razón, en este artículo desmentiremos los 5 mitos más comunes sobre esta temida condición médica, y algunos consejos que te ayudarán a combatirla.

Mito 1: “El Alzheimer solo ocurre en personas mayores”
 

Aunque la mayoría de las personas que padece Alzheimer son mayores de 65 años, esta enfermedad también puede afectar a la población joven. Cerca del 5% de los pacientes que padecen Alzheimer comienza a manifestar síntomas a partir de los 30 o 40 años, lo cual se conoce como la “inicio temprano”. 

En estos casos, las personas suelen tardar bastante tiempo en obtener un diagnóstico preciso, debido a que muchos doctores no consideran que el Alzheimer sea una opción factible para una persona de mediana edad y los síntomas terminan siendo asociados a problemas de memoria causados por el estrés. De acuerdo con los científicos, el desarrollo temprano de la enfermedad podría estas asociado a cambios en uno de tres genes extraños que se transmiten de generación en generación.

Mito 2: “Los síntomas del Alzheimer son normales en el envejecimiento”
 
 

Algunos problemas de memoria forman parte del proceso natural de envejecimiento. Sin embargo, los síntomas del Alzheimer, como la desorientación o los olvidos que interfieren en la vida cotidiana, no lo son. 
 
Olvidar donde guardaste las llaves de vez en cuando es normal, pero olvidar la dirección de tu casa, o la estación del año en la que estamos cambia el panorama por completo. A diferencia de la leve pérdida de la memoria que se produce durante el proceso de envejecimiento, el Alzheimer destruye la capacidad de pensar, comer, hablar y recordar de forma gradual. 

Mito 3: “El Alzheimer no provoca la muerte de una persona”
 

Lamentablemente, el Alzheimer es la sexta causa de muerte en Estados Unidos. La mayoría de los pacientes viven entre 8 y 10 años luego de haber sido diagnosticados. 

Debido a que el Alzheimer afecta muchas de las habilidades básicas de un ser humano, existen muchos casos en los que el paciente sufre, e incluso muerte, de asfixia o desnutrición tras haber perdido la capacidad de comer o beber. También pueden padecer problemas respiratorios que muchas veces derivan en neumonías mortales. Además, los repentinos cambios de conducta o desorientación pueden poner al paciente en serias situaciones de peligro.

Mito 4: “Existen tratamientos que evitan que la enfermedad empeore”
 

Aunque algunas medicaciones pueden ayudar a controlar los síntomas del Alzheimer, de acuerdo con la Dra. Heather M. Snyder, integrante de la Asociación contra El Alzheimer, “en la actualidad no existe un método que logre detener o retrasar el progreso de la enfermedad”.

Snyder advierte sobre la existencia de productos, tratamientos y dietas que aseguran poder curar esta enfermedad, ya que no existe ningún tipo de evidencia que demuestre su efectividad. 

Existen cuatro medicamentos que han sido aprobados por la Administración de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration) para el tratamiento del Alzheimer: el donepezilo (Aricept®), la rivastigmina (Exelon®) y la galantamina (Razadyne®), utilizados para tratar el Alzheimer de grado leve a moderado, y la memantina (Namenda®) que se utiliza para tratar el Alzheimer de grado moderado a severo. Estas medicaciones pueden ayudar a controlar los problemas cognitivos, de memoria, y conducta de forma temporal.

Mito 5: “El Alzheimer es causado por el aluminio, las vacunas para la gripe y el aspartamo”
 
 
Es posible que hayas escuchado que cocinar con sartenes de aluminio o beber en un vaso del mismo material puede causar Alzheimer, pero en realidad no existe ninguna prueba científica que compruebe dicha afirmación. 

Otras personas le atribuyen la responsabilidad al endulzante artificial aspartamo, pero tampoco existe evidencia que compruebe dicha teoría. 

La idea de que las vacunas para la gripe causan Alzheimer también es errónea y, de hecho, existe información que demuestra lo contrario: las vacunas pueden reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad y mejorar el estado de salud general de la persona. 

Consejos a seguir luego de ser diagnosticado

Información – Existen muchas conceptos erróneos sobre esta enfermedad que producen temor en las personas que fueron recientemente diagnosticadas. Consulta cualquier inquietud con tu médico de confianza y mantente informado, ya que esa es la mejor forma de combatir esta enfermedad.
Un hogar seguro – Si tú o un ser querido padecen esta enfermedad, es importante acondicionar la vivienda para simplificar la vida del paciente y evitar accidentes causados durante episodios de desorientación.
Mantener las rutinas – Intenta mantener una organización rutinaria de las actividades diarias y coloca objetos orientativos, tales como relojes, calendario o agendas, en diferentes partes de tu casa.
Mantener el cerebro activo – Como hemos dicho en otras oportunidades, el cerebro es un músculo que necesita ser entrenado, en especial en estos casos. Realiza crucigramas, aprende un idioma, lee un libro o practica cualquier otra actividad que estimule el funcionamiento cognitivo.
Dieta para el cerebro – De acuerdo con los investigadores, una dieta baja en grasas y rica en frutas, vegetales y omega 3, puede ayudarte a proteger las células del cerebro y prevenir el deterioro mental. 
 
Artículo original: webmed
Imáagenes fuente: pixabay
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: