header print

Causas y Tratamientos Para El Insomnio

Aunque pasamos más de un tercio de nuestra vida durmiendo, para muchos de nosotros, el acto de dormir no es una tarea simple. Si a pesar de estar cansado no logras conciliar el sueño, si te despiertas varias veces durante la noche, revisando el reloj para saber cuántas horas te quedan para dormir, no puedes perderte este artículo, ya que aquí puedes encontrar la solución para este molesto problema.

El insomnio es un problema común y devastador que puede destruir nuestra energía, nuestro buen humor, nuestras capacidades y, por sobre todas las cosas, nuestra salud. De acuerdo a varios expertos en el tema, si el problema se vuelve crónico, las personas podrían sufrir complicaciones serias de salud, y hasta reducir la esperanza de vida.

Por lo general, el insomnio es un síntoma de una gran variedad de problemas. El secreto está en identificar la causa del insomnio y encontrar el tratamiento adecuado para cada caso en particular. Muchas veces, el insomnio esconde problemas físicos y psicológicos más serios de lo que pensamos, por lo que en esos casos, se debe recurrir a tratamiento específicos que probablemente consistan de píldoras y medicamentos.

Síntomas comunes del insomnio

- Dificultad para conciliar el sueño a pesar de estar cansado.
- Despertar varias veces durante la noche.
- Problemas para volver a dormir luego de despertarse.
- Sueño agotador.
- Consumo de alcohol para conciliar el sueño.
- Despertar muy temprano por la mañana.
- Mareos, confusión e irritabilidad durante el día.
- Dificultad para concentrarse durante el día.

Causas del insomnio

Uno de los primeros pasos es encontrar la causa de nuestros problemas de insomnio. Para ello, deberás llevar un registro de diferentes factores, como el estrés, la ansiedad y la depresión, que son los principales responsables de la mitad de los casos de insomnio. Además, te recomendamos llevar un control sobre los hábitos diurnos, la rutina a la hora de dormir, y el rendimiento físico en general.
 

Causas psicológicas: la depresión, la ansiedad, el estrés crónico, los trastornos de bipolaridad y por estrés post traumático, son las principales causas psicológicas de insomnio.

Las personas que sufren de estos trastornos pueden tener serios problemas para conciliar el sueño, no solo por el conflicto interno que las personas con estos cuadros atraviesan sino que también por la tensión física que dichos conflictos producen en el cuerpo y que evita que la persona duerma como debería. La falta de sueño tiende a empeorar estos problemas y, por lo tanto, inicia un ciclo de fatiga, ansiedad, depresión, etc.

Medicaciones que causan insomnio: los antidepresivos, las medicaciones que contienen alcohol, los analgésicos que contienen cafeína, los diuréticos, los corticosteroides, y los medicamentos para tiroides e hipertensión pueden ser causas de insomnio. Antes de tomar cualquiera de estas medicaciones, te recomendamos consultar con tu médico y asegurarte de que el insomnio no se encuentra dentro de los efectos secundarios.

Condiciones médicas que pueden causar insomnio: el asma, las alergias, el Parkinson, el hipertiroidismo, las enfermedades hepáticas, el cáncer y el dolor crónico.

Trastornos del sueño que pueden causar insomnio: la apnea, un trastorno respiratorio que se produce durante la noche y que hace que la persona se despierte muchas veces sin saber por qué, la narcolepsia y el síndrome de las piernas inquietas.

¿Cómo curar el insomnio?

Algunos de nuestros hábitos cotidianos pueden contribuir al problema de insomnio, como por ejemplo el consumo de grandes cantidades de café durante el día, o el consumo de vino tinto durante la noche para poder conciliar el sueño. Por lo general, un cambio en el estilo de vida es suficiente para acabar con este problema. Aunque lleve algunos días, en cuanto tu cuerpo se acostumbre a los hábitos nuevos podrás dormir mejor.

Adoptar hábitos nuevos para poder dormir

- Asegúrate de que tu habitación sea un lugar tranquilo, oscuro y fresco, ya que el ruido, la luz y el calor suelen interrumpir el sueño. Para bloquear el sonido del exterior puedes probar escuchar música relajante.

- Mantén una hora regular para dormir. Si quieres colaborar con tu reloj biológico, te recomendamos ir a dormir a la misma hora, todos los días, incluso los fines de semana. Esto te ayudará a adquirir un ritmo estable a la hora de dormir.

- Evita las siestas, ya que dormir durante el día puede traer problemas para conciliar el sueño durante la noche. Si eres un amante de las siestas y es imposible desterrarlas de tu vida, intenta limitarlas a no más de 30 minutos.

- Limita el consumo de cafeína, alcohol y nicotina. Es importante evitar consumir bebidas con cafeína antes de ir a dormir, así como alcohol, ya que a pesar de que unas copas de vino tinto te pueden ayudar a dormir, el alcohol interfiere con la calidad del sueño.

Prepara tu cerebro antes de ir a dormir

Tu cerebro produce una hormona llamada melatonina para ayudar a regular el ciclo dormir-despertar. Debido a que la melatonina se regula de acuerdo a la exposición a la luz natural, la falta de luz solar durante el día puede hacer que tu cerebro se sienta cansado,  mientras que el exceso de luz artificial durante la noche puede inhibir la producción de melatonina y dificultar la conciliación del sueño.

Para estimular la producción de esta horma te aconsejamos tener cortinas, utilizar bombillas de vatio bajo, y evitar encender dispositivos con mucha luz, como televisiones y pantallas de computadora.
 

Aprender a asociar la cama como un lugar para dormir

Por un tiempo, intenta utilizar la habitación solo para dormir, de manera que puedas asociarla con el sueño y que cada vez que te metas en la cama, tu cerebro le envíe una señal al cuerpo indicándole que es hora de dormir. 

Cuando no puedas dormir, sal de la cama. No intentes forzar tu cuerpo y tu mente a dormir, ya que dar vueltas en la cama aumenta la ansiedad. Cada vez que tengas problemas para conciliar el sueño, te recomendamos levantarte, caminar por la casa, leer un libro o escuchar música relajante.

Respira profundamente. Muchos de nosotros no respiramos de la forma adecuada, sin pensar que si respiramos utilizando el pecho, el abdomen, la espalda y la caja torácica, podemos relajar el cuerpo de una manera sorprendente. Así que cierra los ojos, y respira profundamente hasta entrar en un estado de relajación absoluta.

El problema de las pastillas para dormir

Aunque esta suele ser una de las principales opciones entre personas que padecen insomnio, las pastillas no son la mejor solución para este problema. Esto se debe a que las pastillas nos dejan con una sensación de mareo y confusión por la mañana, refuerzan el ciclo de insomnio, y generan una fuerte adicción.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: