header print

Anticoagulantes y La Demencia

 Queremos compartir algunas buenas noticias para cualquiera que esté preocupado por desarrollar demencia más adelante en la vida. Un estudio innovador de la Sociedad Europea de Cardiología descubrió que los medicamentos anticoagulantes utilizados para reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en pacientes con fibrilación auricular (FA) también pueden reducir significativamente el riesgo de contraer demencia.
 
Prevención demencia

Este fantástico descubrimiento, que se publicó recientemente en el European Heart Journal, podría brindar esperanza a muchas personas que están en riesgo de desarrollar demencia en todo el mundo. Los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la recopilación y el estudio de los datos de salud de 444 000 pacientes de FA suecos, que fueron diagnosticados entre 2006 y 2014, prestando especial atención a los medicamentos que recibió cada paciente.

Según el coautor del estudio, el Dr. Leif Friberg del Instituto Karolinska de Estocolmo, "hay pacientes con FA que tienen una visión fatalista del accidente cerebrovascular. O sucede o no sucede. Pocos pacientes son fatalistas con respecto a la demencia, lo que hace que pierdan gradualmente la mente". También dijo que "ningún cerebro puede resistir un bombardeo constante de coágulos microscópicos a largo plazo". Los pacientes probablemente quieran aferrarse a la mayor cantidad posible de sus pequeñas células grises".

 

A pesar de establecer vínculos concretos entre FA, demencia y anticoagulantes, el equipo aún no ha descubierto qué causa su relación. Sin embargo, "sugirieron fuertemente" que los anticoagulantes comúnmente recetados, como apixaban, warfarina, rivaroxabán, edoxabán y dabigatran, protegían a los pacientes al no permitir que se desarrollaran coágulos sanguíneos causantes de demencia.

Prevención demencia

A pesar de la incertidumbre, el Dr. Friberg aún cree que los pacientes con FA serían sabios al seguir tomando anticoagulantes con regularidad. Él dice que "los médicos no deberían decirles a sus pacientes que dejen de usar anticoagulantes orales sin una buena razón. A los pacientes, les diría que no se detengan a menos que su médico así lo indique". El hecho de que no hayan encontrado la razón subyacente de su efectividad no significa que no funcionen.


Según la Dra. Carol Routledge, jefa de ciencias de Alzheimer's Research UK, "los hallazgos resaltan la necesidad de seguir investigando este vínculo, pero la naturaleza del estudio nos impide concluir con firmeza que los anticoagulantes reducen el riesgo de demencia". También dijo que "será importante ver los resultados de otros estudios en curso en esta área, así como desmenuzar la relación exacta entre los anticoagulantes y el riesgo de diferentes tipos de demencia".

¡Si conoces a alguien que pueda encontrar esta información interesante, no olvides compartirla con ellos!

Fuente
Imágenes

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: