header print

¿Podríamos Haber Encontrado Una Vacuna Para La Depresión?

 La depresión es un trastorno mental común que afecta negativamente cómo uno se siente, piensa o actúa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 264 millones de personas de todas las edades padecen depresión en todo el mundo. La depresión mayor puede alterar la vida de la persona afectada de manera significativa mientras lidia con sentimientos de tristeza, falta de disfrute y desesperanza. Estos sentimientos pueden acumularse e incluso llevar al suicidio.

En la mayoría de los casos, sin embargo, simplemente destruyen nuestra calidad de vida. Si bien existen muchos tratamientos eficaces conocidos para los trastornos mentales como la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar o el trastorno de estrés postraumático, se estima que casi el 80% de las personas en los países de ingresos bajos y medios no reciben tratamiento para sus problemas de salud mental. Varias personas también se han beneficiado de los medicamentos antidepresivos, pero la investigación sugiere que pueden no ser tan efectivos en el tratamiento de casos leves de depresión.

¿Podríamos Haber Encontrado Una Vacuna Para La Depresión?
Sin embargo, en los últimos años, los investigadores han estado experimentando con un fármaco llamado ketamina que ha mostrado resultados positivos en el tratamiento de la depresión grave. Si actúa como se espera, la ketamina puede convertirse en uno de los primeros medicamentos para reducir rápidamente los pensamientos suicidas y aliviar otros síntomas graves de depresión. De hecho, muchos científicos creen que la ketamina pronto podrá usarse como vacuna contra la depresión, la ansiedad y el estrés postraumático (TEPT) y puede convertirse en uno de los mayores avances en el tratamiento de la depresión grave.

Entonces, ¿qué es la ketamina y cómo puede ayudar a tratar la depresión?

La ketamina no es una droga nueva. Es un anestésico que se usa para inducir el sueño durante la cirugía y para ayudar a prevenir el dolor y la incomodidad durante algunas pruebas o procedimientos médicos.

La primera vez que se usó ketamina como medicamento anestésico fue durante la Guerra de Vietnam en la década de 1960. Durante las décadas siguientes, se ha utilizado como anestésico disociativo y se ha utilizado para víctimas de quemaduras, pacientes sometidos a radiación e incluso para niños alérgicos a otros anestésicos.

Cuando se administra en dosis más bajas, la ketamina ayuda a aliviar el dolor y puede ayudar a las personas a depender menos de los analgésicos adictivos, como la morfina, después de la cirugía.

Pero, ¿cómo puede funcionar este fármaco anestésico como tratamiento para la depresión?

Entonces, ¿qué es la ketamina y cómo puede ayudar a tratar la depresión?

Si bien los antidepresivos deben acumularse en su sistema para tener un efecto, la ketamina parece funcionar de manera muy diferente.

El tratamiento de la depresión en las últimas décadas se ha centrado en alterar los niveles de serotonina (también conocida como el "neurotransmisor de la felicidad"). Mientras tanto, la ketamina se une a los receptores NMDA en el cerebro y afecta la producción de glutamato en los espacios entre las neuronas en lugar de regular directamente la serotonina. El glutamato, también llamado señal de "ir" del cerebro, es un neurotransmisor vital que desencadena procesos mentales desde la memoria hasta el estado de ánimo y es mucho más frecuente en el cerebro. Impulsa funciones cognitivas como el aprendizaje, la memoria y el estado de ánimo.

Relacionado: Estas son las 4 cosas que pueden causar depresión silenciosamente

El glutamato luego activa las conexiones en otro receptor, llamado receptor AMPA. Al unirse a estos receptores, la ketamina parece formar nuevas conexiones neuronales en el cerebro que podrían haber sido dañadas debido a años de depresión, ansiedad y estrés. Más importante aún, los efectos de estas nuevas conexiones neuronales permanecen incluso cuando la droga ha abandonado completamente el cuerpo.

Algunos investigadores sugieren que la ketamina también puede reducir las señales relacionadas con la inflamación o promover la comunicación dentro de áreas específicas del cerebro. Es probable que el medicamento funcione de varias maneras al mismo tiempo y se están realizando más estudios para comprenderlo.

¿Qué muestran los estudios?

El potencial de la ketamina como posible tratamiento para el tratamiento de enfermedades mentales se descubrió por primera vez cuando se utilizó como anestésico para tratar a 25.000 militares y mujeres heridos en Irak entre 2002 y 2007. Los datos mostraron que de todas las personas que fueron tratadas por quemaduras, casi el 45 por ciento desarrolló PTSD. Increíblemente, los soldados que recibieron ketamina tuvieron una tasa significativamente más baja de TEPT a pesar de que sus quemaduras eran mucho más graves.

Ketamine Therapy, Depression, doctor, patient

Luego, en 2016, la neurocientífica Rebecca Brachman publicó un estudio en el que había usado modelos de ratones para probar si administrar ketamina antes de la exposición al estrés podría prevenir trastornos psiquiátricos. Utilizando métodos que inducen de forma segura la depresión en ratones, la prueba mostró que los roedores que recibieron ketamina una semana antes de la exposición al estrés no mostraron ningún signo de depresión. Según Brachman y su equipo, los resultados fueron significativos y pueden tener efectos de largo alcance. Principalmente porque el estudio indica que la ketamina puede prevenir totalmente la depresión y el trastorno de estrés postraumático.

En los últimos años, muchos psiquiatras también han probado la ketamina de forma experimental con sus pacientes que están lidiando con la depresión. Los resultados se han mezclado hasta ahora, pero es necesario realizar más estudios para comprender la eficacia con la que el fármaco puede ayudar a los humanos. Dado que la ketamina tiene propiedades adictivas, sería crucial encontrar una dosis que fuera segura. 

Hasta ahora, la ketamina se ha administrado generalmente en forma de infusión en el torrente sanguíneo o en forma de niebla nasal aproximadamente una vez a la semana para tratar la depresión y detener los pensamientos suicidas en los pacientes.

Además, como todas las drogas, la ketamina también tiene efectos secundarios. La infusión del fármaco, según la Facultad de Medicina de Harvard, puede causar hipertensión arterial, náuseas, vómitos, alteraciones de la percepción (un trastorno de la comprensión) y disociación (cuando una persona se separa de sus pensamientos, sentimientos, recuerdos o sensaciones).

Se necesita más investigación para comprender la dosis que será lo suficientemente buena para evitar estos efectos secundarios en los pacientes. Pero si los beneficios superan los posibles riesgos, valdría la pena intentarlo.

Relacionado: ¿Se puede curar la depresión con pastillas antiinflamatorias?

¿La ketamina estará disponible pronto para su uso como tratamiento para enfermedades mentales?

Uno de los beneficios adicionales de la ketamina es que ya está aprobada por la FDA como anestésico y también ha sido nombrada como un medicamento esencial por la OMS. Sin embargo, queda por ver si las compañías farmacéuticas comienzan a invertir en costosos ensayos clínicos que facilitarán que la ketamina sea aprobada por la FDA como antidepresivo.

Curiosamente, la FDA aprobó un nuevo medicamento antidepresivo en 2019: un aerosol nasal llamado esketamina. Este medicamento es una forma de ketamina, pero ligeramente diferente y se administrará en forma de inhalaciones nasales. Sin embargo, se dice que sus efectos son esencialmente los mismos que los de la ketamina. Los ensayos indicaron que los pacientes con síntomas de depresión y ansiedad que recibieron un aerosol nasal de esketamina mostraron mejoras en su condición. Queda por ver ahora si el medicamento funcionará en todos los grupos de personas con depresión resistente al tratamiento.

La aprobación de la esketamina muestra que la terapia con ketamina también podría convertirse pronto en una realidad. Si la ketamina se continúa usando como tratamiento para los síntomas de depresión y otros trastornos del estado de ánimo y muestra resultados positivos, la FDA finalmente otorgaría su aprobación. Si eso sucede, podemos ver que los médicos de todo el mundo comienzan a usar la terapia con ketamina para tratar a sus pacientes en los próximos 2-3 años.

Pero, ¿obtendremos el medicamento en nuestra farmacia local en todo el mundo? No pronto. La ciencia detrás de la ketamina es prometedora y sus beneficios prometidos son emocionantes, pero aún no sabemos lo suficiente sobre ella para comenzar a usarla en las clínicas. Se necesitarían más investigaciones para comprender la eficacia con la que puede aliviar la depresión y otras enfermedades mentales y si podemos limitar sus efectos secundarios.

Comparte esta información con sus seres queridos ...

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad