header print

Investigadores Descubren Que El Olor De Los Alimentos Afecta La Ingesta Calórica

El Redactor: Jessica Q. R.

 ¿Sabías que nuestro sentido del olfato puede regular la cantidad de peso que ganamos o perdemos? Esto ha sido confirmado por un estudio reciente de la Universidad de California, Berkeley, que se realizó en ratones.

A un grupo de ratones se les dio la misma cantidad de comida. Algunos de los ratones podían oler normalmente, otros no podían oler en absoluto y otros aún tenían un sentido del olfato mejorado. El estudio encontró que los ratones con deficiencia de olfato comían la misma cantidad de alimentos grasos que los que conservaban su sentido del olfato, sin embargo, este último se disparó al doble de su peso normal.

El mismo patrón se encontró en ratones con un sentido del olfato mejorado, pero aumentaron incluso más de peso que los ratones con un sentido del olfato normal. Los hallazgos sugieren que los olores de los alimentos juegan un papel importante en la forma en que el cuerpo procesa las calorías.

Artículo relacionado: ¿Estás Perdiendo El Olfato? Aquí Hay 8 Posibles Razones

Parece que existe un vínculo entre el sistema olfativo (olfato) y las regiones del cerebro que regulan el metabolismo, como el hipotálamo; sin embargo, se desconoce si el olfato tiene un impacto en los circuitos neuronales.

El estudio es uno de los primeros que muestra que la manipulación olfativa puede tener un efecto en cómo el cerebro percibe el equilibrio energético, así como en cómo lo regula.

Tu Sentido Del Olfato Podría Ser Un Aliado Al Perder Peso

Los seres humanos tienden a perder el sentido del olfato debido al envejecimiento, las lesiones o enfermedades como el Parkinson, y a menudo se vuelven anoréxicos como resultado de ello. Esto se debe a la pérdida del placer de comer, que a su vez puede provocar depresión y una mayor pérdida de apetito.

Publicado en la revista Cell Metabolism, el estudio implica que la pérdida del olfato en sí juega un papel en las fluctuaciones dramáticas de peso, y también sugiere posibles intervenciones para aquellos que están experimentando una pérdida del sentido del olfato, así como para aquellos que tienen problemas para perder peso. 

Los investigadores están teorizando que la falta de olor engaña al cuerpo haciéndole creer que ya ha comido. Mientras busca comida, el cuerpo almacena calorías y luego las quema una vez que se ha asegurado un nuevo suministro de alimentos.

Para destruir las neuronas del olfato en la nariz de los ratones, los investigadores utilizaron la terapia génica para desactivarlas temporalmente, sin embargo, se retuvieron las células madre sobrantes para que el sentido del olfato de los ratones pudiera volver a la normalidad después de un período de aproximadamente tres semanas.

Investigadores Descubren Que El Olor De Los Alimentos Afecta La Ingesta Calórica

Los ratones con deficiencia de olor quemaron calorías convirtiendo sus células grasas de color beige, que se acumulan alrededor de los muslos y el abdomen en los seres humanos, en células grasas marrones. Este tipo de célula grasa quema los ácidos grasos para producir calor. Algunos convirtieron casi toda su grasa beige en grasa marrón para convertirse en máquinas quemagrasas delgadas y malas.

Una desventaja encontrada en la investigación fueron los grandes aumentos en los niveles de noradrenalina observados en los ratones. Esta es una hormona del estrés ligada al sistema nervioso simpático, que podría provocar un ataque cardíaco en humanos cuando se mantienen niveles elevados durante un período de tiempo.

Aunque eliminar el sentido del olfato de un ser humano parece extremo, podría resultar una alternativa viable para quienes estén considerando someterse a un reducción del estómago o una cirugía bariátrica para perder peso. Los investigadores han sugerido eliminar el sentido del olfato de un individuo durante un período de seis meses, y luego permitir que las neuronas olfativas vuelvan a crecer después de volver a cablear su programa metabólico.

Las personas con trastornos alimentarios pueden tener dificultades para controlar la cantidad de alimentos que comen, porque tienen muchas ganas de comer. Como resultado, ganar control sobre las neuronas olfativas es vital para modular la vía neural que regula sus antojos.
 

Fuente: UC Berkeley 

Comparte esta interesante investigación con otros amantes de la ciencia. 

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad