header print

Hábitos Cotidianos Que Promueven Las Caries Dentales

El Redactor: Jessica Quinonez
 Nuestros dientes son una de las partes más frágiles de nuestro cuerpo: la mayoría de los daños causados no se pueden revertir y deben ser arreglados por un dentista. Los dientes son sensibles a los cambios de temperatura, ciertos alimentos e incluso la menor presión durante el cepillado puede provocarles daños en el esmalte.
 
Aparte de su papel en la digestión, los dientes rectos, blancos y sanos son en muchos sentidos relacionados con la belleza, ya que instintivamente asociamos unos dientes hermosos con la salud. Sin embargo, mantener nuestro blanco perlado puede ser difícil y, a veces, no podemos saber qué está causando un problema dental, ya sea por decoloración, caries o problemas en las encías. Para facilitar las cosas a nuestros lectores, hicimos una lista de 11 hábitos cotidianos que podrían arruinar tu sonrisa. Sé que definitivamente soy culpable de algunos de estos, en particular, tomar café y no elegir el tipo correcto de enjuague bucal.
 
 
1. Tomar vitaminas en forma de gomitas promueve las caries dentales
Si algo sabe a caramelo, es probable que sea malo para tus dientes, incluso si se comercializa como algo bueno para ti. Sí, estamos hablando de la multitud de vitaminas y suplementos que se venden para niños y adultos en forma gomitas.
Si bien estas vitaminas son divertidas, coloridas y beneficiosas para tus necesidades nutricionales, muchos dentistas señalan que son una de las peores cosas que podrías hacer para tu salud bucal, ya que partes de la gomita dulce se pueden atascar entre sus dientes y proporcionar una excelente nutrición para diferentes tipos de bacterias, incluyendo aquellas que causan las caries y enfermedades de las encías.
Por suerte, puedes solucionar este problema fácilmente simplemente cepillando tus dientes después de masticar las vitaminas de gomitas. Otra alternativa es, por supuesto, cambiar a las vitaminas tradicionales envasadas en forma de cápsula o píldora. 
2. Morderte las uñas afecta tu esmalte, dientes y mandíbula 
Definitivamente es cierto que morderse las uñas puede causar la división de las uñas, pero ¿sabía que también puede afectar tus dientes?
En casos leves, morderse las uñas hará que el esmalte, la capa protectora más externa de tus dientes, se agriete y se astille, lo que proporciona una entrada para las bacterias y puede promover las caries. Además, los dientes de los pacientes que se muerden constantemente las uñas a veces pueden cambiar con el tiempo, lo que crea una brecha antiestética entre los dientes.
En casos severos, el morderse las uñas incluso se asocia con dolor en la mandíbula y dolores de cabeza causados por la tensión de la mandíbula, por lo que morderse las uñas definitivamente es más grave de lo que pudiera parecer a primera vista. 
3. Comer refrigerios demasiado a menudo aumenta el riesgo de caries 
Comer refrigerios a menudo es beneficioso para la pérdida de peso y la salud digestiva en general, pero los dentistas advierten que hacerlo con demasiada frecuencia puede hacerte más propenso a desarrollar caries.
Esto se debe a que comer aumenta el nivel de pH en tu boca y crea un ambiente más ácido en ella, que permanece durante otros 20-30 minutos después de comer hasta que tu saliva lo neutraliza. Un ambiente ácido es malo para los dientes, ya que está relacionado con las caries dentales.
4. Beber agua con gas puede hacer tus dientes sensibles 
Todas las bebidas carbonatadas, ya sean refrescos, agua con gas o vino espumoso pueden afectar la salud de tus dientes. Si bien las bebidas sin azúcar pueden ser menos dañinas que los refrescos, aún son peores para tus dientes que el agua regular porque crean un ambiente ácido que conduce a la desmineralización, un proceso durante el cual se rompe el esmalte dental.
Una ausencia o falta de esmalte de los dientes, a su vez, puede llevar a la decoloración, manchas y caries
5. Fumar puede manchar tus dientes y promover las caries
Todos somos conscientes de los efectos adversos de fumar en la salud respiratoria y cardíaca, pero fumar también puede ser una amenaza para tu salud oral, que afecta tus dientes, boca y encías. Los dentistas señalan que tanto los tejidos blandos como los dientes pueden verse afectados por el hábito de fumar, y los fumadores son más propensos a tener dientes amarillos y manchados, problemas en las encías e infecciones recurrentes
6. Cepillarse los dientes inmediatamente después de una comida puede fracturar el esmalte
Como hemos comentado anteriormente, tus dientes son más vulnerables a sufrir un daño inmediatamente después de comer debido al ambiente ácido en la cavidad bucal. Si te cepillas los dientes inmediatamente después de comer, es más probable que se causen microfracturas en el esmalte, especialmente si te cepillas los dientes con demasiada dureza.
En su lugar, espera al menos 30 minutos después de una comida antes de cepillarte los dientes.
7. Beber vino y café puede manchar tus dientes 
Cualquier cosa que pueda manchar tu ropa también puede manchar tus dientes: el café, el vino, los refrescos, el té, el vinagre balsámico, los jugos de frutas e incluso la salsa de tomate pueden alterar el color de tus dientes. Las bebidas de color oscuro son las primeras culpables, por supuesto.
Por ejemplo, el vino tinto contiene una gran cantidad de taninos que, a pesar de ser excelentes antioxidantes, pueden manchar los dientes. Lamentablemente, las bebidas más pigmentadas no son las únicas culpables, ya que incluso el vino blanco o el rosado, así como los tés de hierbas contienen ácidos de frutas capaces de decolorar los dientes.
Una mención especial va al agua de limón u otras bebidas con infusión de cítricos. Aunque un chorrito ocasional de jugo de limón no afectará tus dientes, tomar bebidas muy ácidas como el agua de limón, las bebidas desintoxicantes de vinagre e incluso el jugo de tomate puede deteriorar tu esmalte dental.
Por suerte, minimizar el daño es fácil: basta con enjuagar la boca con agua después de tomar una de estas bebidas. Esto restaurará el pH y debería deshacerse de los ingredientes pigmentados. 
8. El uso de un enjuague bucal que contenga alcohol puede aumentar la probabilidad de una infección 
Muchas variedades de enjuague bucal contienen alcohol, el cual puede secar la boca y las encías, eliminar las bacterias saludables que viven en ella y, por lo tanto, esto promueve la infección. Y aunque la sensación de sequedad puede sentirse satisfactoria al principio, en última instancia causa estragos en la boca.
Sin embargo, esto no significa que todos los enjuagues bucales sean perjudiciales, ya que un buen enjuague bucal puede ayudar a saturar los dientes con fluoruro (que ayuda a combatir las caries), además de mantener un aliento fresco durante todo el día.
Para elegir el tipo correcto de enjuague bucal, opta por las variedades sin alcohol y las que contienen xilitol, un ingrediente capaz de estimular la producción de saliva. 
9. Los productos blanqueadores pueden desgastar su esmalte 
Como es el caso de las bebidas ácidas, las pastas de dientes duras y de venta libre, las tiras o pastas blanqueadoras pueden dañar tu esmalte, lo que puede hacer que tus dientes se vean más blancos al principio, pero a la larga también harán que se vean peor.
Esto se debe a que, al desgastar el esmalte, se expone la siguiente capa del diente, la dentina, que incluso cuando está saludable, tiene un tinte amarillo. Remineralizar el esmalte es un proceso muy largo y difícil, y es posible que tu esmalte nunca se restaure por completo.
Todo esto no significa que todos los productos blanqueadores sean malos, sino que debes tener mucho cuidado con los productos blanqueadores de los dientes, especialmente cuando decides utilizarlos sin supervisión profesional.
10. Almacenar los cepillos de dientes en un gabinete o cajón lo expone a la infección
¿Guardas tus cepillos de dientes escondidos en un recipiente, un cajón o un mueble de baño para protegerlos de todos los gérmenes desagradables que vuelan en el baño? Si tu principal preocupación es la protección contra los gérmenes, es posible que desees reconsiderar tu decisión, ya que resulta que almacenar tu cepillo de dientes en un recipiente cerrado puede generar más bacterias en él.
De acuerdo con las recomendaciones de la American Dental Association, debes guardar tu cepillo de dientes en un recipiente vertical para que quede expuesto al aire libre. Esto lo dejará secar libremente y minimizará el crecimiento bacteriano, porque un cepillo de dientes seco y limpio es igual a una boca y dientes sanos.
11. Usar tus dientes como herramienta puede dañarlos sin que lo sepas
Este último hábito es muy popular e igualmente peligroso. Imagínate, es un caluroso día de verano, tienes sed y decides comprarte una botella de agua. No importa cuánto lo intentes, simplemente no se abre, por lo que no tienes más remedio que recurrir a “ayudarte” un poco con los dientes, ¿por qué no?
Bueno, no hace falta decir que esto no te conducirá al éxito, al menos cuando se trata de tus dientes. Incluso si piensas que no les ha pasado nada a tus dientes y no ves ni sientes ninguna fractura, se podría haber causado una microfractura que hizo que tus dientes fueran mucho más susceptibles a las caries o a quebrarse en el futuro.
Fracturas como estas pueden incluso lastimar tu quijada o deteriorar tus encías. Ahórrate un viaje al dentista y usa una herramienta más adecuada, o simplemente pide ayuda.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad