header print

10 Habitos Diarios Que Pueden Afectar Tu Salud

El Redactor: Jessica Quinonez
 A veces, queremos hacer nuestras vidas más fáciles rompiendo ciertas reglas no escritas. ¿Qué daño causaría después de todo, si faltas sólo una cita con el dentista?
 
En otras ocasiones, tomamos ciertas decisiones que, como creemos sinceramente, son mejores para nuestra salud, pero en realidad no lo son. Por ejemplo, la mayoría de la población en los países desarrollados toma suplementos alimenticios. Es posible que te sorprenda descubrir que, contrariamente a la creencia popular, tomar suplementos que no necesita puede afectar tu salud.
 
Para obtener una explicación detallada de cómo estos 2 y 8 hábitos cotidianos podrían enfermarte potencialmente, continúa leyendo.
 
1. Tocar tu cara
Las personas a menudo no se dan cuenta cuando se frotan los ojos o se rascan la barbilla, especialmente cuando están demasiado preocupadas por el trabajo o alguna otra actividad. De hecho, la mayoría de las personas ni siquiera sospechan que este hábito aparentemente inofensivo y muy intuitivo en realidad puede enfermarlos.
Los médicos señalan que, en la mayoría de los casos, los virus ingresan a nuestro cuerpo a través de la boca y la nariz, y nosotros somos quienes los introducimos en nuestro cuerpo. Al frotarte la nariz y los ojos, o al morderte las uñas, estás permitiendo que las bacterias y los virus migren hacia tu cuerpo, especialmente cuando te encuentras en un espacio público.
Además de fomentar la gripe y otras infecciones, tocarse la cara puede causar acné y empeorar el acné ya existente al propagarlo a otras áreas de la piel. Por lo tanto, ten en cuenta, observa cuándo y dónde te estás tocando la cara y evítalo siempre que sea posible.

2. Tomar vitaminas y suplementos que no necesitas 
Es de sentido común que privar a tu cuerpo de vitaminas esenciales y otros nutrientes es una idea terrible, pero ¿sabías que tener demasiado de lo bueno también puede enfermarte? Debido a que la dieta de la mayoría de las personas ya es muy rica en nutrientes, podemos exagerar fácilmente agregando aún más vitaminas y otros suplementos a nuestra dieta.
Las vitaminas solubles en grasa suelen ser más propensas a causar síntomas adversos cuando se toman en exceso, ya que son más difíciles de eliminar del organismo. Si tomas demasiada vitamina D, por ejemplo, puedes manifestar los siguientes síntomas: vómitos, debilidad, micción frecuente, dolor en los huesos y problemas renales.
Las vitaminas solubles en agua también pueden causar efectos adversos. Si consumes más de 2,000 mg de vitamina C en un día, por ejemplo, puede provocarte acidez, vómitos, dolores de cabeza e insomnio. Finalmente, ten cuidado con las posibles interacciones de los suplementos de venta libre con otros medicamentos que estés tomando, y nunca decidas tomar un suplemento sin consultar con tu médico.   
3. No fomentar buenos hábitos de higiene al interactuar con tu mascota 
Abrazar y jugar con nuestras queridas mascotas es una de las razones principales por las que tenemos que empezar, pero es importante recordar que incluso una mascota sana y vacunada puede tener algunos piojos potencialmente peligrosos. Usaremos el ejemplo de los perros, pero ten en cuenta que los gatos, los hurones y las aves también pueden tener diferentes enfermedades contagiosas que puedes contraer.
El principal culpable en los perros son los parásitos, como los gusanos redondos, los anquilostomas y la sarna, que tu mascota te puede transmitir. Afortunadamente, no puedes contagiarte la gripe de un perro, pero las infecciones, como la leptospirosis y la salmonela, son una posible preocupación, aunque son menos comunes y sólo se pueden transmitir a través de la orina o las heces de los perros.
Por eso es importante lavarte las manos antes y después de jugar con tu mascota o de manejar sus juguetes, cajas de arena o ropa de cama.
4. Lavarte las manos con jabón antibacterial
La desventaja de la mayoría de los agentes antibacterianos es que no discriminan las bacterias buenas, pero la mayoría de las bacterias en nuestro cuerpo (y en la superficie de la piel) son esenciales para nuestra salud. En 2016, la FDA incluso prohibió varios ingredientes antibacterianos utilizados en los jabones porque sus investigaciones demostraron que estos ingredientes promovían la resistencia bacteriana y la salud endócrina de las personas afectadas.
Al lavarte las manos regularmente con jabón antibacterial, estás eliminando los microorganismos benéficos que viven en tu piel y te protegen de las bacterias dañinas. De hecho, se estimó que nuestra piel alberga más de 500 especies de bacterias buenas, y son un elemento vital de nuestro sistema de defensa inmunológica.
Si bien puede ser beneficioso o necesario lavarte las manos con un jabón antibacteriano cuando tu sistema inmunológico está comprometido, o cuando sabes que estás en un ambiente contaminado, es crucial no hacerlo en casa, ya que puede causar resfriados frecuentes, gripe, y otras infecciones. Sólo quédate con el agua y el jabón normal.
5. Tomar agua de un bebedero público
Los bebederos públicos de agua potable son una fuente conocida de virus y bacterias contagiosas, ya que sus usuarios, a menudo sin saberlo, pueden contaminarlos. Debido a que el problema no es la calidad del agua, en la mayoría de los casos, aún puedes tomar agua del bebedero público simplemente evitando el contacto o limpiando el grifo.
Sin embargo, algunos gérmenes pueden resistir la limpieza, por lo que siempre la opción más segura es llevar contigo una botella de agua de usos múltiples.
6. Seguir la regla de los 5 segundos
Para aquellos de ustedes que tienen la suerte de no saber qué es "la regla de los cinco segundos", primero expliquemos. De acuerdo con esta regla, es seguro comer alimentos que cayeron al piso, si los recogiste dentro de 5 segundos, ya que lleva más de 5 segundos para que los gérmenes contaminen tus alimentos.
Esta regla no tiene una base científica y, francamente, es sólo una excusa. Al comer alimentos que cayeron al piso o en cualquier mueble, puedes estar arriesgando tu salud.
La verdad es que las bacterias entran en contacto con la comida en el momento en que llega al suelo, y no hay nada que puedas hacer al respecto, así que, si quieres asegurarte, simplemente tira el desafortunado helado a la basura y satisface tu deseo con un antojo distinto.
7. Descongelar alimentos a temperatura ambiente 
Si estás acostumbrado a descongelar tu carne, pescado o frutas y verduras en el mostrador de la cocina, puedes reconsiderar esta decisión. El USDA advierte que cualquier alimento perecedero (alimentos que se descomponen rápidamente, tanto congelados como no, como carne, productos lácteos, pescado, frutas, verduras, etc.) no debe dejarse descongelar a temperatura ambiente, ya que después de 2 horas, se convierte en un caldo de cultivo para las bacterias.
De hecho, este proceso comienza a 42 ° F (5 ° C) y la mayoría de los patógenos pueden continuar multiplicándose hasta una temperatura de 135 ° F (60 ° C). Entonces, en lugar de descongelar tus alimentos en el mostrador, usa el microondas o deja que se descongelen lentamente en el refrigerador.    
8. Ignorar cortadas menores y rasguños
Incluso el rasguño más pequeño de un gato, una cortada con un papel o un codo raspado, pueden infectarse. Los médicos explican que esto se debe a que todos nosotros ya tenemos gérmenes en nuestra piel, pero la barrera cutánea evita que entren en nuestro cuerpo.
Una lesión da la posibilidad de que las bacterias entren en nuestro torrente sanguíneo, por lo que es necesario desinfectar todas y cada una de las heridas menores que recibes. Seca y limpia la herida y asegurate de estar tocando el área afectada sólo con las manos limpias. Luego, venda la herida y deja que sane. Si se produce picazón, enrojecimiento o hinchazón, ve a que la revise un médico.
9. Lavar la carne cruda
Un sorprendente descubrimiento que hice al escribir este artículo es que, al lavar la carne cruda, en realidad aumenta la probabilidad de intoxicación por alimentos.
Sí, es cierto que los contaminantes pueden quedar en la superficie de la carne, pero como vas a cocinarlos y destruirlos en el proceso de cocción, es mejor que no laves la carne cruda. Cuando lavas la carne, las bacterias pueden propagarse por todo el fregadero, los utensilios de cocina y los alimentos cercanos a través del agua.
Por eso deberías tener una estación de cocción separada para la carne y el resto de la comida, usa utensilios de cocina separados y mantén la carne lo más alejada posible de los alimentos que no vas a cocinar. Además, lávate bien las manos cuando cambies de preparar la carne a otros alimentos.
10. Desestimar a salud e higiene bucal
Como hemos mencionado anteriormente, nuestras bocas son, desafortunadamente, las puertas de entrada para la infección. Sin embargo, la infección no tiene que venir desde el exterior. A menudo, la salud bucal deficiente o inconsistente puede empeorar ciertas condiciones, o incluso causar otras en varias partes del cuerpo y órganos.
Por ejemplo, la enfermedad cardíaca y la diabetes tipo 2 están relacionadas con la enfermedad de las encías. Según el Servicio Nacional de Salud, el desarrollo de la periodontitis, un tipo de enfermedad de las encías puede incluso aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular. Además, ciertos procedimientos dentales pueden incluso causar endocarditis, un tipo de infección del revestimiento interno del corazón, en pacientes inmunocomprometidos. Por lo tanto, no te salte las citas con el dentista y ten un horario constante para cepillarte los dientes y usar hilo dental.
Estos eran todos los hábitos peligrosos que teníamos para ti hoy. Para conocer más hábitos comunes que podrían afectar tu salud, sigue el enlace 12 Habitos Que Dañan Tu Salud Cada Día
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad