header print

Las 5 Vitaminas Indispensables Para La Memoria

Obtener las cantidades necesarias de vitaminas es esencial para mantener el buen funcionamiento de la memoria. Si crees que tienes dificultad para recordar, concentrarte, o realizar tareas cognitivas, es posible que tu cerebro no esté obteniendo los nutrientes necesarios para un desempeño óptimo.

 

 

 

Aunque el cerebro requiere de una gran variedad de nutrientes, vitaminas y minerales para funcionar correctamente, existen algunos tipos que son más importantes para la memoria que otros. En esta oportunidad descubrirás cuáles son esos nutrientes que te ayudarán a alimentar el cerebro y mejorar el rendimiento de la memoria. 
 
 
Vitamina B
 
 
Gracias a su poderosa capacidad para mejorar el humor, la vitamina B es conocida como la “vitamina de la felicidad” o “el enemigo del estrés.” En un importante estudio llevado a cabo en la Universidad de Oxford, los investigadores descubrieron que el consumo de vitaminas B6, B12 y ácido fólico (B9) ayudan a reducir el deterioro cerebral, mejoran el funcionamiento del cerebro, y reducen la contracción de dicho órgano en las zonas más afectadas por enfermedades neurológicas, como el Alzheimer. 
 
El consumo de vitamina B12 es de especial importancia en los adultos mayores, ya que son los más propensos a desarrollar enfermedades neuronales y sufrir deterioros en la memoria. Las mejores fuentes de este nutriente son los vegetales de hoja verde, las legumbres, las frutas, el pescado, la carne de ave, las zanahorias y las papas. 
 
 
Vitamina C
 
 
Aunque la vitamina C es conocida por prevenir o aliviar los síntomas del resfriado o las alergia, pocas personas conocen sus maravillosos beneficios en el cerebro. Al aumentar los niveles de serotonina, el neurotransmisor que controla la ira, el estrés, el humor, etc., la vitamina C actúa como un antidepresivo natural. Además, muchos especialistas aseguran que este nutriente ayuda a mejorar el rendimiento de la memoria y otras funciones mentales, y protege al organismo contra el deterioro neurológico asociado a la edad, incluyendo enfermedades como la demencia, el Alzheimer, el Parkinson o el ACV.
 
Por otro lado, la vitamina C actúa como un agente purificador, capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y eliminar metales pesados del cerebro, como el mercurio, plomo y aluminio. Para obtener buenas dosis de este nutriente, te recomendamos incorporar melones, frutas cítricas, moras, piñas, ají morrón, tomate, batata y vegetales de hoja verde. 
 
 
Vitamina D
 
 
A diferencia de otros nutrientes, la vitamina D no se obtiene a partir de la alimentación sino que es producida por nuestro cuerpo al entrar en contacto con la luz solar. Esta vitamina produce importantes efectos en el cerebro durante todas las etapas de nuestra vida, desde la infancia hasta la vejez. En los adultos mayores, los niveles adecuados de este nutriente puede ayudar a combatir el deterioro cognitivo, el Alzheimer y la demencia. 
 
Al no ser proporcionada por los alimentos, es difícil obtener las cantidades suficientes de esta vitamina a partir de la exposición al sol. Por esta razón, a cierta edad, los especialistas recomiendan tomar suplementos que sirvan de complemento y aporten las cantidades necesarias de este nutriente.
 
 
Vitamina E
 
 
Aunque la vitamina E es conocida por beneficiar al cerebro, existe un dicho que dice “lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro.” Uno de los principales efectos de este nutriente sobre el cerebro es la prevención del deterioro mental asociado al paso del tiempo, un beneficio que aumenta su efectividad si es combinado con vitamina C. En diversas ocasiones se ha demostrado una fuerte relación entre dicha combinación y el mantenimiento de la buena memoria, la prevención del deterioro mental y la reducción del riesgo de desarrollar Alzheimer y demencia hasta en un 60%. 
 
Como si esto fuera poco, la vitamina E puede reducir las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular, redirigiendo el suministro de sangre y previniendo la muerte de células cerebrales. Las mejores fuentes de este nutriente son las semillas, el aguacate, el aceite de oliva, los mariscos, y los vegetales de hoja verde.
 
Vitamina K
 
 
Debido a que la vitamina K no es uno de los nutrientes más populares, muchas personas se olvidan de incluirla en su alimentación diaria. Sin embargo, esta vitamina cumple funciones esenciales para nuestro organismo, como el suministro de calcio, la prevención de coágulos, la protección del cerebro, y la aceleración de las funciones cerebrales.  

 

Las mejores fuentes de esta vitamina son los vegetales de hoja verde, el brócoli, los repollos de Bruselas, el repollo, el perejil y los espárragos. 
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: