header print

¡Las Terribles Consecuencias De Omitir Comidas!

Aunque, desde niños nuestros padres nos han aconsejado no saltarnos las comidas, en la vorágine de la vida cotidiana a veces resulta difícil encontrar el tiempo suficiente para cumplir con el desayuno, el almuerzo y la cena. A pesar de ver estas situaciones con normalidad, la omisión de una comida puede resultar en un apetito voraz varias horas más tarde. 

En este aspecto, no somos demasiado diferentes de los ratones. En un estudio realizado en la Universidad Estatal de Ohio, un grupo de investigadores descubrió que, luego de haber sido privados de alimentos por un día, los ratones se atiborraron de comida cuando vieron que su plato lleno. Luego de una semana de ayuno y atracones, los ratones presentaron una alteración en sus metabolismos y comenzaron a desarrollar su versión de lo que comúnmente llamamos “panza cervecera”. 

Aunque, al principio, los ratones sometidos al ayuno presentaron una pérdida de peso en comparación con el grupo de ratones que tenía libertad para manejar su comida, con el correr de los días, volvieron a recuperar el peso perdido, con la diferencia de que esta vez se concentró en la zona abdominal.

Al final de la investigación, los ratones con restricciones alimenticias no presentaron un peso diferente al del otro grupo. Sin embargo, al aumentar su porcentaje de grasa abdominal, también aumentaron el riesgo de desarrollar diabetes tipo II y enfermedades cardíacas. 

Los científicos creen que la combinación de ayuno y atracones produjo fallas en el metabolismo de los animales, causando resistencia a la insulina, y la consecuente acumulación de azúcar en sangre. Cuando cantidades excesivas de azúcar se concentran en el torrente sanguíneo, tu cuerpo envía señales para almacenar dicha azúcar como grasa.

En este sentido, los resultados del estudio conducido por la Dra. Martha Belury nos dejan una importante lección para aplicar a nuestras dietas y hábitos alimenticios. De acuerdo con la Dra. Belury, omitir comidas no es una opción viable para reducir la ingesta de calorías, ya que esto podría hacer que acumules más grasas en lugar de perderlas. 
 

Por otro lado, debido a que el azúcar funciona como una especie de combustible para nuestro cuerpo, si ésta no circula en forma y cantidades correctas, cada uno de nuestros órganos pueden sufrir un impacto negativo. Además, omitir una comida puede resultar en una baja repentina de los niveles de azúcar, y una consecuente reducción de la energía, causando debilidad, irritabilidad, problemas de concentración y cambios de humor.  

Por esta razón, para evitar el aumento de grasa abdominal, prevenir el desarrollo de enfermedades y mejorar tu rendimiento físico y mental, es importante mantener una alimentación moderada y constante durante todo el día. Para ello, debes asegurarte de respetar todas las comidas (desayuno, almuerzo y cena), y consumir pequeños refrigerios entre cada una de ellas, como frutas, yogures, o nueces, de manera de mantener el metabolismo acelerado, y tus niveles de energía estables durante todo el día. 
 
Artículo original: Prevention
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: