header print

Obstrucción Intestinal: Causas, Síntomas y Tratamiento

Los intestinos tienen por función eliminar los desechos y toxinas del cuerpo, y absorber sales, líquidos, nutrientes, y vitaminas no digeribles, con el objetivo de extraer la mayor cantidad posible de nutrientes que no fueron digeridos en el estómago, de manera de mantener los electrolitos equilibrados. 

Cuando no funcionan de forma correcta, los intestinos comienzan a acumular los desechos y toxinas que deberían ser eliminadas, causando diversas enfermedades y problemas de salud. Si la persona no recibe el diagnóstico y tratamiento correspondiente, la obstrucción intestinal podría resultar en complicaciones asociadas al hígado y los riñones. En este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber sobre la obstrucción intestinal, sus síntomas, remedios caseros, y mejores medidas preventivas para combatir esta enfermedad. 
 
¿Cuál son las causas de la obstrucción gastrointestinal?

Las causas de esta condición son diversas e incluyen hernias, quistes, tumores, etc. Otra de las razones puede deberse al consumo excesivo de alimentos que son nocivos para el organismo, como los productos ricos en conservantes, colorantes y otros químicos que generan una acumulación de mucosidad en los intestinos, y liberan toxinas perjudiciales para el organismo. Por otro lado, la constipación y la consecuente acumulación de materia fecal en el intestino grueso es otro de los factores que puede causar obstrucción gastrointestinal. 

La formación de bezoares, una especia de cálculos que se hallan en el estómago o intestinos, también puede ser una causa de la obstrucción gastrointestinal. Estos cálculos fibrosos suelen ser el resultado de la acumulación de restos de materiales orgánicos que no fueron digeridos en el estómago, como la celulosa, uno de los principales componentes de las plantas. 

Los hombres son más propensos a desarrollar fitobezoares en el estómago, manifestando síntomas que incluyen dolores estomacales, sensación de saciedad poco después de haber comenzado a comer, náuseas, vómitos, pérdida del apetito y pérdida de peso. Debido a que estos síntomas solo se manifiestan entre el 10 y 25% de los casos, el diagnóstico de fitobezoares es difícil de obtener y la persona se encuentra más propensa a padecer obstrucción gastrointestinal. 

¿Qué sucede cuando el sistema gastrointestinal se encuentra obstruido?
 
Si se encuentra obstruido, el intestino delgado comenzará a contraerse tratando de que su contenido logre atravesar dicha obstrucción, lo cual puede resultar en episodios de diarrea. En las etapas más avanzadas, el funcionamiento de este órgano se volverá más ineficaz, produciendo una acumulación de agua y electrolitos que puede causar deshidratación. 

Por otro lado, la obstrucción genera una fuerte presión sobre las paredes intestinales que puede resultar en diversas complicaciones en caso de no ser tratada, incluyendo linfedemas, elevación del diafragma, y supresión de la función pulmonar. Dicha obstrucción también contribuye a la acumulación de bacterias en el organismo, en especial la E.coli, la klebsiella, y el enterococcus faecalis, que crecen rápidamente, aumentando las chances de desarrollar gangrena y perforaciones gastrointestinales. 

Los pacientes afectados por esta condición suele perder la habilidad para transportar materia fecal y gases a través del intestino, causando hinchazón y episodios frecuentes de dolor estomacal. Además, la acumulación de bacterias, desechos, toxinas y líquidos produce una expansión del intestino grueso. 

 
Síntomas de la obstrucción gástrica
 
Si notas alguno de estos síntomas, es importante consultar con tu médico de cabecera, para evaluar la naturaleza de la obstrucción y obtener un diagnóstico acertado. Aunque los síntomas pueden variar entre cada paciente, por lo general suelen manifestarse en estos grupos:

Constipación, diarrea, flatulencia, apatía e hinchazón. 
Dolor de cabeza, pérdida de la memoria, visión borrosa. 
Sensación de ardor en la parte superior del sistema gastrointestinal. 
Aumento de peso, falta de energía, e indigestión. 
Úlceras estomacales y duodenales, colitis ulcerativa e inflamación estomacal. 
Infecciones en el tracto urinario, e inflamación de los riñones. 
Resfríos frecuentes, alergias, dolor articular y enfermedades crónicas. 

Tratamientos 
 
Uno de los tratamientos más comunes consiste en la terapia intravenosa, que solo puede ser realizada por un profesional de la salud. En otros casos la obstrucción puede ser aliviada mediante una intubación nasogástrica y, en los casos más severos, mediante una intervención quirúrgica. 

Una de los tratamientos naturales más simples para aliviar la obstrucción gastrointestinal consiste en consumir de 1 a 3 cucharadas de semillas de lino, combinadas con 100 o 150 ml de kéfir, un tipo de leche fermentada también conocida como yogur búlgaro, durante 3 semanas. Las semillas de lino no solo promueven la eliminación de desechos, bacterias, y mucosidad,  sino que también ayudan a proteger el organismo contra diversas enfermedades, como la diabetes, diferentes tipos de cáncer, enfermedades cardíacas, entre otras. Por otro lado, el kéfir posee importantes concentraciones de probióticos, enzimas, vitamina B12, y proteínas, que son componentes esenciales para el buen funcionamiento del organismo. 

Para limpiar los intestinos y prevenir obstrucciones, incorpora kéfir y semillas de lino en el desayuno de la siguiente manera: 

Primera semana – 100 ml de kéfir y 1 cucharada de semillas de lino. 
Segunda semana – 100 ml de kéfir y 2 cucharadas de semillas de lino.
Tercera semana – 150 ml de kéfir y 3 cucharadas de semillas de lino. 

Nota: cuando se consume este tipo de alimentos, es fundamental mantenerse bien hidratado en todo momento del día, para evitar que se produzca un efecto contrario. 

Prevención

La mejor forma de tratar una obstrucción por fitobezoares es consumiente alimentos ricos en proteína y bajos en fibra. Una vez que la obstrucción haya desaparecido, te recomendamos seguir estos tips diarios para restaurar las condiciones del sistema gastrointestinal y prevenir futuros episodios. 

Bebidas – Es importante mantener el cuerpo bien hidratado, consumiendo batidos de frutas naturales, abundante cantidad de agua, y algunas bebidas deportivas para restaurar los niveles de electrolitos. Evita el consumo de productos lácteos ricos en grasas. 
Productos lácteos – Asegúrate de consumir lácteos con bajo contenido de grasa. 
Granos y panes – La fibra presente en los granos integrales tiende a retrasar el proceso digestivo. Por esta razón, te recomendamos optar por panes blancos, y pastas y harinas regulares. 
Frutas y vegetales – Las frutas y vegetales hervidos o enlatados son la mejor opción alimenticia para estos casos. Evita consumir este tipo de alimentos con la cáscara, e intenta optar por las frutas con menor contenido de fibra. La banana, el melón y la sandía pueden consumirse frescos y naturales. 
Carne y sustitutos – La proteína es un nutriente esencial en el proceso de curación. Intenta optar por carnes magras, pollo, pescado, y pavo. 
Otros – Evita el consumo de alimentos fritos e intenta reducir la cantidad de manteca y aceite en tus comidas. 
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: