header print

Tratamientos Caseros Para El Dolor De Cuello

¿Te has levantado por la mañana con un fuerte dolor de cuello? Aunque esta afección puede deberse a diferentes causas, para lograr comprenderlas de forma correcta, es necesario incluir una breve explicación sobre la anatomía de esta parte del cuerpo. 

El cuello, el área ubicada en la parte superior de la columna vertebral, está compuesto por siete grupos de vértebras llamadas vértebras cervicales. Debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que se encuentran en esta zona, el cuello es considerado una de las partes más sensibles del cuerpo.

Al finalizar este artículo, estarás más familiarizado con las causas y síntomas de esta condición, y tendrás a tu disposición los tratamientos más efectivos para aliviar el dolor sin salir de tu casa.

Principales causas del dolor de cuello

Dolor punzante que se extiende hasta los brazos.
Lesiones deportivas.
Sentarse por muchas horas frente a una computadora.
Traumatismos por accidentes automovilísticos.
Posiciones inadecuadas para dormir.
Almohadas que no cuentan con el suficiente apoyo para el cuello.
Estrés.

Síntomas comunes

 Enfermedades relacionadas
Esguinces musculares  Meningitis
Dificultad para tragar  Osteoartritis
Adormecimiento del brazo  Osteomielitis
Mareos  Lesiones por accidentes
Inflamación de los nódulos linfáticos   Hernias de disco
Dolor de cabeza  Laringitis
Dolor de hombros  Cáncer de cuello
Dolor de espalda  Fibromialgia
Compresión nerviosa  Polimialgia reumática

Tratamientos recomendados para hacer desde tu casa

Terapia de agua fría y caliente – El tratamiento con calor puede ser utilizada para aliviar el dolor de cuello. Existen dos tipos principales: la terapia con calor seco, como los parches con calor, y la terapia con calor frio, como las compresas de agua tibia. Este tipo de tratamiento ayuda a aliviar el dolor en las articulaciones, los espasmos musculares, y la artritis, algunas de las principales causas del dolor de cuello. 
 

Para comenzar, aplica un parche de calor sobre la zona afectada durante 15 o 20 minutos, repitiendo el procedimiento cada dos o tres horas. Como segunda alternativa, puedes colocar bolsas de hielo en el cuello durante el mismo tiempo que los parches. Esto te ayudará a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Ejercicios para la postura – Todos los especialistas recomiendan pararse con la espalda derecha para mejorar la postura y la salud de la columna vertebral. La buena noticia es que hay un simple ejercicio que puedes hacer desde tu casa para corregir la postura:

Ponte de pie con la espalda contra la pared, manteniendo los talones a unos pocos centímetros de distancia. Los talones son la única parte del cuerpo que no debe estar en contacto con la pared. Camina unos metros desde y hasta la pared, contralando que la espalda esté erguida. Repite el proceso dos o tres veces por día.

Ejercicio isométrico – Este tipo de ejercicio es fundamental para tener un cuello fuerte y saludable. Para aprender cómo realizarlo sigue estas instrucciones:

Comienza por sentarte en una posición relajada, con las manos sobre la frente. Utilizarás las palmas para resistir la presión a medida que te inclinas hacia la frente. Coloca la mano derecha sobre el lado derecho de la cabeza, dejando que el lado izquierdo resista la presión aplicada. Luego, repite el procedimiento con la mano y el lado contrario.

El siguiente paso consiste en hacer presión en la parte trasera del cuello utilizando ambas manos, de manera de evitar que la cabeza se incline hacia atrás. Para completar el ejercicio, deberás hacer presión con la mano izquierda sobre el lado derecho del rostro, a medida que intentas girar la cabeza para ver sobre tu hombro. No olvides repetir el procedimiento con la otra mano.

Ejercicio de alcance de movimiento – Para realizar este ejercicio, deberás girar el cuello hacia el lado derecho lo más que puedas, y luego volver a la posición central lentamente. Repite el mismo procedimiento con el otro lado.

Una vez que hayas terminado la primera parte, lleva el mentón hacia el pecho, manteniéndolo en esa posición por unos segundos. Luego, regresa a la posición inicial y relaja. Para finalizar, inclina la cabeza hacia el hombro izquierdo, manteniendo la postura por unos segundos, y luego, con movimientos suaves y lentos, regresa a la posición central.

La almohada puede hacer la diferencia – Existen ciertos tipos de almohadas diseñadas especialmente para prevenir el dolor de cuello. Por ejemplo, las almohadas ortopédicas son utilizadas para sostener la curvatura del cuello, y las almohadas de agua son utilizadas para sostener y distribuir el peso del cuello y la cabeza. La función principal de estos objetos es mantener el cuello en una posición neutral al dormir, por eso es importante elegir el tipo que mejor se adapte a tus necesidades y condición. 

Otros tips:

Realizar masajes profesionales. 
Practicar natación.
Considerar tratamientos de acupuntura.
Considerar la aromaterapia como tratamiento alternativo. 
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: