header print

Los Aceites Esenciales y Sus Efectos En El Sistema Inmunológico

El Redactor: Jessica Q. R.
 Últimamente se habla mucho sobre el uso de aceites esenciales para mejorar la salud inmunológica. Algunas publicaciones incluso sugieren que los aceites esenciales pueden ayudar a prevenir la covid, que es un mito que la FDA ha desmentido durante mucho tiempo. Pero, ¿es cierto que ciertos aceites aromáticos pueden aumentar tu inmunidad general? Y si es así, ¿qué aceites son los más efectivos? Esas son las preguntas que revisamos en el artículo siguiente.

Aceites esenciales y salud inmunológica

Los aceites esenciales son aceites vegetales altamente concentrados que se utilizan en aromaterapia. Estos aceites aromáticos generalmente se mezclan con aceites base y se aplican sobre la piel, se usan en masajes, se inhalan o, en casos más raros, se consumen internamente.
Aceites Esenciales y Sus Efectos En El Sistema Inmune Mujer acostada en la nieve

Una botella de aceite esencial puede contener más de 400 tipos de compuestos activos. Después de todo, los aceites esenciales son soluciones concentradas hechas de toda la planta. Por eso, a diferencia de un medicamento específico que tiene un solo ingrediente activo y un efecto específico en el cuerpo, un aceite esencial puede tener innumerables propiedades diferentes.

Debido a la complejidad de estos aceites vegetales, los investigadores creen que los aceites esenciales pueden potencialmente estimular la salud inmunológica a través de una variedad de mecanismos diferentes, a saber:

  • Estimular ciertas células inmunes (linfocitos, células T, etc.)
  • Disminuir los niveles de inflamación en el cuerpo.
  • Activar partes del sistema inmunológico (por ejemplo, el sistema linfático, el bazo).
Aunque las propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y analgésicas de los aceites esenciales se han estudiado más ampliamente, la investigación sobre sus efectos inmunoestimuladores es bastante nueva y escasa. Esto no significa, por supuesto, que no refuercen el sistema inmunológico, ya que hay muchos informes de primera mano de personas que experimentan tales beneficios.
Aceites Esenciales y Sus Efectos En El Sistema Inmune Aceites esenciales y plantas
De hecho, algunos de los aceites esenciales que los científicos estudiaron parecen tener el potencial de mejorar algunas funciones inmunes (más sobre eso a continuación). Con todo lo dicho, hasta que los investigadores examinen la efectividad de los aceites esenciales individuales para mejorar la salud inmunológica, es imposible confirmar con seguridad tales efectos y recomendarlos.

¿Qué aceites esenciales tienen propiedades inmunoestimulantes?

Entre las docenas de variedades de aceites esenciales revisadas por los científicos hasta ahora, los aceites que enumeramos a continuación tienen la evidencia más científica de efectos inmunoestimuladores. También enumeramos las formas en que puede usar estos aceites en casa.

1. Aceite de eucalipto

El aceite de eucalipto se deriva de las hojas de los eucaliptos australianos (Eucalyptus globulus), los mismos árboles que a los koalas les encanta masticar. Seguramente estás familiarizado con el olor del aceite de eucalipto porque a menudo se agrega a los rociadores fríos para el pecho y a los aerosoles nasales por su capacidad para atravesar una nariz tapada.
 Aceite de eucalipto

Hay varias formas de utilizar el aceite de eucalipto. Puedes mezclar 2-3 gotas de aceite de eucalipto con 1 cucharada de aceite base (como aceite de almendra o semilla de uva) y aplicarlo directamente sobre la piel o usarlo en un difusor de aceite, pero la forma más sencilla es agregar 5-10 gotas de aceite en un baño tibio.

El aceite de eucalipto tiene propiedades antiinflamatorias, pero estudios recientes también sugieren que también tiene efectos de estimulación inmunológica más directos. Dos estudios en animales encontraron que el aceite de eucalipto estimulaba la producción de algunas células inmunes y la fagocitosis, la capacidad de las células inmunes para "comer" bacterias. También confirmaron que el aceite de eucalipto reduce el nivel de inflamación al disminuir la cantidad de citocinas (proteínas que participan en la respuesta inmune).

Otro estudio de 2020 señaló que las dosis bajas y medias de eucaliptol (un componente que se encuentra en el aceite de eucalipto) tienen mejores efectos sobre el sistema inmunológico de las ratas que las dosis altas. Por lo tanto, parece que el aceite de eucalipto puede tener propiedades de estimulación inmunológica, pero es importante mantener la moderación al usar este aceite.

2. Aceite de jengibre

El jengibre no necesita presentación, ya que es un elemento básico de la cocina en muchos hogares. De hecho, muchos de nosotros ya disfrutamos de una gran taza de té de jengibre caliente todos los días durante los meses fríos, tanto por su agradable efecto de calentamiento como por sus beneficios para estimular el sistema inmunológico. Pero, ¿alguna vez has considerado el aceite de jengibre?
Aceite de jengibre
Este aceite esencial generalmente se mezcla con un aceite base en una proporción de 1: 5 y se usa para masajear e hidratar el cuerpo, pero también se puede usar en un difusor. Un estudio de revisión de 2019 concluye que el aceite de jengibre es uno de los pocos aceites esenciales que se ha demostrado que estimula el sistema inmunológico en múltiples estudios.
Un pequeño estudio que involucró a pacientes con cáncer colorrectal sometidos a quimioterapia probó el efecto de un masaje de aromaterapia con aceite de jengibre mezclado con aceite de coco. Los investigadores encontraron que el recuento general de linfocitos en los pacientes que usaban aceite de jengibre era más alto que en los que recibían atención regular. Los pacientes también experimentaron menos efectos secundarios y menos dolor.
Otro estudio en ratones inmunosuprimidos también encontró que el aceite de jengibre fue capaz de mejorar la respuesta inmune humoral, que ocurre cuando se detectan materiales extraños en el cuerpo e involucra anticuerpos. Entonces, en general, el aceite de jengibre parece tener un efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico.

3. Aceite de clavo

Muchos de nosotros asociamos el olor a clavo con el otoño y el invierno, pero ¿sabías que el aceite esencial de clavo se ha utilizado en la medicina tradicional para curar heridas y aliviar los dolores de muelas durante cientos de años? Al igual que la especia en sí, el aceite esencial de clavo proviene de las flores de un árbol llamado Syzygium aromaticum originario de Indonesia.
Aceite de clavo

Puede mezclarse con lociones y aceites portadores y usarse en masajes y como ungüentos para curar rasguños o heridas leves. También se puede aplicar una mezcla de aceite de clavo y un aceite base comestible como aceite de semilla de uva o aceite de oliva directamente sobre el dolor de muelas; simplemente aplica un trozo de algodón en la mezcla de aceite y manténlo sobre un diente dolorido durante unos minutos (evita el contacto con las encías).

El aceite de clavo combina propiedades antiinflamatorias con una mayor actividad de los anticuerpos y otras células inmunes. Un artículo de investigación muy reciente examinó los efectos del aceite de clavo en ratones con campilobacteriosis, una infección bacteriana que causa intoxicación alimentaria. En comparación con los ratones que recibieron un placebo, los ratones que fueron tratados con aceite de clavo tenían una enfermedad menos grave, menos bacterias y menos inflamación en los intestinos. Estudios anteriores observaron efectos antiinflamatorios y estimulantes del sistema inmunológico similares.

4. Aceite de lavanda

Aceite de lavanda
El aceite esencial de lavanda proviene de las hermosas flores violetas de la planta de lavanda (Lavandula angustifolia). El aroma de la lavanda es calmante y reduce el estrés, por lo que se suele añadir a los productos de baño destinados a la noche. Pero la lavanda también tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Por último, el aceite esencial también parece estimular la respuesta inmunitaria a las infecciones bacterianas.
Un estudio de 2016 investigó la capacidad del aceite para influir en la respuesta inmune a las bacterias estafilococos. El aceite esencial de lavanda pudo reducir la cantidad de citocinas y estimuló la efectividad de las células inmunes llamadas macrófagos.
Un estudio que analizó a 52 mujeres embarazadas probó el uso del masaje con aceite de lavanda y encontró que las mujeres que recibieron el masaje tenían más IgA en la saliva. La IgA (inmunoglobulina A) es un anticuerpo necesario para ayudar a combatir las enfermedades. Usar aceite de lavanda es tan fácil como los dos aceites anteriores que hemos mencionado. Se puede agregar a baños calientes o difundir.
¡Comparte esta información con quienes la encuentren interesante!
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad