header print

¿De Verdad Son Sanos y Efectivos Los Alimentos Dietéticos?

  Uno de los grandes trucos de marketing de los últimos años es todo lo  "dietético" o "alimento saludable". Aunque hay algunos principios verdaderos sobre los que llevar una dieta saludable (como equilibradamente, alimentos frescos, etc. optar por comida orgánica y natural), también hay una gran cantidad de mitos tortuosos. ¿Cuántos productos anuncian en su envoltorio 'dieta', 'ligero', 'light', 'sin azúcar' o 'bajo contenido en grasas"? Casi toda esta comida no es saludable. A continuación, el experto en dietética Sheryl Salis explica 10 evidentes contras que tienen estos alimentos.
 
1. Chocolate sin azúcar
Cuando veas que  tu tableta de chocolate favorita luce la etiqueta "sin azúcar", debes leer la información nutricional. Si de verdad han eliminado el azúcar de la receta, ¿cómo han mantenido su popular sabor? Lo hacen mediante la adición de grasa, y aumentando el contenido en carbohidratos y calorías. Por lo tanto, comer este producto no nos aporta ningún beneficio en absoluto.
Es mejor comprar la barra estándar, pero no comerla entera de inmediato. Según Sheryl, "el mercado libre de azúcar está en auge gracias a nuestra ignorancia!''
2. Pan integral
¿Sabías que pan integral real debería desmigarse al presionarlo? Si tu pan no hace esto, es porque probablemente no es más que pan blanco disfrazado de pan integral. Impactante, ¿verdad? Sheryl asegura que  algunos fabricantes añaden color caramelo a la masa para darle su color marrón. También mezclan 3 partes de harina refinada con 1 parte de harina de trigo 1, cuando la harina de trigo es la que deberían utilizar como ingrediente principal.


Vigila que la etiqueta marque la harina de trigo como ingrediente principal. Si no es así, usted has sido engañado, ya que los productores de alimentos saben que compramos pan integral por ser más saludables.

3. Galletas de fibra
A menudo, cuando nos ataca el hambre y no tenemos tiempo para preparar comida, nos valemos de un paquete de galletas. Dado que dice que son "multigrano" y "alto en fibra", creemos que no hemos hecho nada malo para nuestra salud. Pero estamos equivocados de nuevo.


En la industria alimenticia en realidad aumentan los niveles de azúcares y grasas en estas cookies, para que nos resulten deliciosas y devoremos con mucho gusto en pocos minutos.

 
4. Cereales libres de grasas
Los cereales han ganado popularidad desde la Segunda Guerra Mundial. Hemos crecido con ellos, y están presentes cada día en nuestro desayuno. La mala noticia es que sus fabricantes cometen los peores fraudes alimentarios.


Hoy en día hay muchos cereales genuinos en el mercado pero la mayoría contienen demasiada azúcar, sodio y otros aditivos (que se utilizan para compensar el sabor desagradable de los cereales sin grasa o bajos en grasa).

5. Mantequilla 'light'
Hasta hace muy poco estabamos convencidos de la superioridad absoluta, en cuanto a salud se refiere, de la margarina sobre la mantequilla. Sin embargo, independientemente de los pros y los contras de la mantequilla, la margarina (aunque puede que no contienen colesterol) no está liberada de grasa. La margarina contiene grasas saturadas, grasas trans y un montón de sal, que no son buenas para el corazón. Teniendo en cuenta que la margarina sólo existe como una alternativa más barata y saludable a la mantequilla, saber esto no hace que el precio sea un motivo suficientemente bueno para decantarse por ella.
6. Barritas energéticas
Cuando se trata de elegir qué barritas de cereales comprar, Sheryl tiene un consejo muy claro... Fíjate en la información nutricional y asegúrese de que una barrita contenga menos de 200 calorías, menos de 5g de grasa, 5g o más de fibra y 15 gr o más de proteínas. 


La mayoría afirma que son altos en esto y bajos en lo otro... depende del mercado que quieran conquistar. El problema principal es que la mayoría de estos productos sí contienen una gran cantidad de azúcar, tal vez tanto como una barra de Snickers o cualquier chocolate. Al menos la barra de Snickers no se vende de manera fraudulenta, a diferencia de estas barritas de cereales "sanos".

7. Comida dietética
A muchos de nosotros nos gusta relajarnos con una bolsa de patatas o un aperitivo similar. Sabemos que este tipo de snacks o tentempiés no son buenos para nosotros pero cuando le ponen la etiqueta de ''light'' pensamos que la cosa cambia.. Aunque no cambia para nada, nos hacen suponer que son bajos en grasa o sin grasa. Como siempre, la grasa no es la única y ni siquiera el principal problema con estos aperitivos cuando se consumen en exceso; algunas compañías añaden a estos aperitivos incluso "aceite vegetal parcialmente hidrogenado", que contiene grasas trans nocivas. 
8. Yogures de sabores 
El problema con los yogures de frutas es que ésta proviene en gran parte de concentrados, lo se traduce en altos niveles de azúcar. Un yogur griego de 150g contiene 80 calorías y sin azúcares añadidos, mientras que un yogur con sabor tiene un promedio de 130 calorías y 20g de azúcar.


El azúcar se añade para dar al yogur un sabor intenso, que hace que sea muy tentador para los compradores pero no es nada sano. Mejor opta por el yogur griego, es exquisito y tú mismo le puedes añadir fruta fresca. 

 

9. Comidas precocinadas
Las comidas preparadas tienen como objetivo aliviar de la molestia de cocinar a los consumidores, supuestamente pobres de tiempo, que las compran. ¿Quién de nosotros no ha sucumbido a esta promesa tentadora? Demasiado bonito para ser verdad... Se ahorra en tiempo y en limpieza, pero no en ¡salud! Ahí vas a pagar un precio bastante alto.


Estas comidas precocinadas contienen grasas y sal en su mezcla, que ayudan a prolongar su vida útil; lo que permite a las empresas a alcanzar sus objetivos de ventas con un mínimo de desperdicio. Revise siempre las etiquetas para comprobar el contenido de sodio / sal. La mayoría de nosotros consumimos unos 3.400 mg de sodio como media cada día, mientras que sólo deberíamos consumir 1.500. Consumir productos como estos eleva perjudicialmente para nosotros la cantidad de sal consumida. 

10. Aceite sin colesterol
¿Alguna vez has visto en el supermercado aceites libres de colesterol? La buena noticia es que sí. La mala noticia es que todos estos aceites son vegetales y en sí mismos, libres de colesterol. Este reclamo se hace simplemente como un truco de marketing.


La moderación el mejor consejo en cuanto a consumo de aceite, de acuerdo con Sheryl. Señala que el «aceite más amigable para el corazón debe estar libre de colesterol y de grasas trans, bajo en grasas saturadas y alto en grasas monoinsaturadas (MUFA) y poliinsaturadas (AGPI), debe tener una relación ideal de omega-6 y omega-3 y un punto de humo alto ".

H/T: indiatimes.com

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: