header print

¡Deliciosos Maridajes Que No Puedes Perderte!

¿Cuándo vas a un restaurant, que haces primero? ¿Miras la lista del vino y luego ordenas tu comida? Si ese es el caso, debes cambiarlo. Para poder destacar los mejores sabores de ambos, primero debes decidir qué comer y luego maridarlo con el vino correcto.

Para decidir que combinación de vino y comida van bien, enfócate en destacar las mejores características del vino. Por ejemplo, en términos generales, un vino blanco y seco combinado con un pescado, es de los mejor, pero si lo combinas con carne no se perderá el sabor suave del vino. Otro combinación que querrás evitar es la de un vino fuerte, como el Cabernet Sauvignon, con comidas amargas ya que todo sabrá el doble de amargo. Mientras te encuentres haciendo tu orden, ten en cuenta, además, que el vino debe tener mayor acides que la comida, de otra forma, no sentirás su sabor.
 
Pero para asegurarte algunas combinaciones, aquí te traemos una pequeña guía de los 6 mejores maridajes, para realzar los sabores.
 
Maridajes entre vinos y comidas
 

1. Maridaje de vino con aperitivos

Cuando planeas una reunión con amigos, el vino se vuelve un elemento esencial para el evento. Como una regla de oro, recuerda esto:
 
Maridajes entre vinos y comidas

Antipasto: Los vinos blancos como Pinot Gris (Grigio), Chenin Blanc, Sauvignon Blanc y Pinot Blanc, junto con el antipasto, combinan deliciosamente.

Nueces y Aceitunas: Vinos espumantes Brut son una opción fascinante.

Carnes frías: Las variedades de uvas blancas son una buena opción combinados con carnes frías. Prueba Riesling, Seyval Blanc y Vignoles. El Chambourcin Rose también combina bien con cortes fríos, como el Barbera, un vino tinto rico, pero de cuerpo liviano, además de un Malbec.
 
 

2. Maridaje de vino con pastas

Las variedades de vino blanco generalmente combinan bien con los platos de pasta, realzando el sabor de la salsa.
 
Maridajes entre vinos y comidas

Ensalada de pasta: Los vinos blancos secos se mezclan muy bien. Escoge entre Sauvignon Blanc o Chenin Blanc.

Pasta con salsa de crema: Chardonnay y Pinot Blanc son las mejores opciones para combinar con estos suaves sabores.

Pasta con moluscos: Sauvignon Blanc y Chardonnay, ambos realzan el sabor del este plato de pasta.
 
Pasta con vegetales: Pinot Blanc, Sauvignon Blanc y Viognier combinan muy bien con estos platillos. Para una alternativa con vino tinto, prueba con la variedad de uva Barbera. 
 
Pasta con salsa de tomate: Una variedad de vino con uvas acidas, como el Barbera, es el perfecto para maridar con las comidas suculentas, como las que llevan salsas de tomate. Otra alternativa, puede ser que la combines con una rustica y temprana variedad, como Sangiovese.
 

3. Maridaje de vino con carnes rojas y aves

Es posible que no te sorprenda que un vino tinto con mucho cuerpo vaya de la mano con un perfecto filete. Pero esta variedad también combina de maravilla con la carne de venado, pavo, cordero y las salchichas. El vino tinto, generalmente es el compañero perfecto para la carne que se cocina a fuego alto, creando sabores complejos que van desde el dulce al salado. La grasa de la carne suaviza los taninos del vino, mientras que los tonos terrosos del el vino traen el ahumado de la carne.
Maridajes entre vinos y comidas

Pollo: Las variedades de vinos blancos son las mejores apuestas para combinar con el pollo. Chardonnay, Vin Gris, Riesling y Chenin Blanc resalta en sabor del ave. Si prefieres las variedades de tinto, elige un Merlot, Pinot Noir o Cabernet Sauvignon.

Pavo: Elige variedades de tintos como Merlot y Zinfandel. Otra alternativa, con variedad de uvas blancas es Chardonnay que queda delicioso.
 
Pato: Pinot Noir, Merlot y Cabernet Sauvignon realzan el sabor del pato, además puedes probar algún espumante rosa como buena opción.
 
Cordero: Vinos tintos como Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Chancellor, son los que mejor acentúan el sabor del cordero.
 
Conejo: Barbera, Pinot Noir y Merlot ayudan a enaltecer el sabor del conejo. Tiene además una alternativa de blanco, el Riesling.
 
Salchichas: Un vino espumante rosa o un Brut, combinan a la perfección con las salchichas, como también la variedad de Malbec, Barbera y Syrah.
 
Ternera: Tanto el Barbera como el Merlot y el Malbec destacan el sabor de la ternera. Pero un Chardonnay, puede ser una opción interesante también.

4. Maridaje de vino con mariscos

El vino blanco es sinónimo de mariscos. Pero algunos platos con pescados y moluscos se emparejan bastante bien con variedades de vino tinto como Pinot  Noir y Merlot.
 
Maridajes entre vinos y comidas

Almejas: Escoge vinos espumantes Brut, Sauvignon Blanc o Chardonnay. 

Cangrejo y Langosta: Un espumante Brut o un Chardonnay, acentuarán los sabores de estos deliciosos y delicados platillos.
 
Mejillones: Vinos blancos como el Chenin Blanc, Pinot Blanc, Pinot Gris y Sauvignon Blanc, todos hacen un excelente maridaje con los mejillones.
 
Pargo rojo: Chardonnay y Sauvignon Blanc se combinan perfectamente bien con esta especie de pescado.
 
Salmón: Para combinar con una variedad de tinto, el Pinot Noir es muy buena combinación. Para una alternativa con vino blanco, nunca será un error el Sauvignon Blanc y Pinot Gris.
 
Pez espada: Si el tinto es tu elección, escoge un Pinot Noir. Para combinar con una variedad de blanco Sauvignon Blanc, un espumante Brut o un Vin Gris son alternativas muy buenas.
 
Atún: Los vinos de uvas Merlot y Pinot Noir son una delicia combinados con el atún, aun así, nunca podrá ser malo el maridaje con Sauvignon Blanc, Vin Gris y Chardonnay.

5. Maridaje de vino con postres

Para la perfecta finalización de una comida, el vino puede hacer que un postre sea mucho mejor. Un típico vino de hielo combina muy bien con tortas aunque una cosecha tardía de Riesling puede ser el maridaje perfecto para una torta de chocolate.
 
Maridajes entre vinos y comidas

Pastel de manzana: Los vinos blancos son una buena opción. Prueba un Riesling cosecha tardía, Moscatel o las variedades de Vinos de Hielo.

Chocolate: Para una combinación con blancos, prueba el Riesling cosecha tardía. Pero si prefieres un tinto, puedes escoger un buen Malbec o un Cabernet Sauvignon que van de maravilla.
 
Crema, natillas y postres: Riesling cosecha tardía, Moscatel y variedades de Vino de hielo realzarán los sabores de estos postres.
 
Fruta Fresca: Combina la  fruta fresca con Moscatel o Cosecha Tardía de Chenin Blanc.
 
Helados y sorbetes: Mejor disfrutarlo solo, pero si aún decides combinarlo con un vino, que sea frutado o un licor de frutas también puede funcionar bien.

6. Maridaje de vino con quesos

Un maridaje de vinos y quesos cuidadoso puede realzar los mejores sabores en ambos. Con tipos de quesos duros, como el Pecorino, escoge un vino que contenga una gran cantidad de taninos, como Cabernet Sauvignon. Los quesos cremosos, como Brie, van mejor combinados con vinos que tienen un sabor frutado fresco, mientras que, los quesos salados saben bien con un vino dulce, como el Moscatel.
 
Maridajes entre vinos y comidas

Queso de cabra: El suave queso de cabra marida perfecto con Sauvignon Blanc un los vinos espumantes Rose. Si prefieres la variedad del tinto Cabernet Sauvignon, Merlot y Pinot Noir, crean una combinación fantástica. Para variedades más duras, Pinot Noir, Merlot, Malbec y Cabernet Sauvignon resaltan el sabor del queso, además un Syrah es también una buena opción.

Quesos de vaca y oveja: Pinot Noir y Petite Syrah son una excelente opción para quesos medios duros. Los más duros son mejores si se marida con variedades de uvas rojas como el Cabernet Sauvignon, Malbec, Petite Syrah (Durif) y en opciones blancas Chenin Blanc, Riesling de cosecha tardía y Moscatel. 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: