header print

Información Valiosa: La Diabetes y Los Postres

Uno de los mitos más comunes en torno a la diabetes afirma que esta enfermedad es causada por el consumo excesivo de alimentos ricos en azúcares. Sin embargo, a pesar de tener un impacto sobre los niveles de azúcar en sangre, los dulces no causantes directos del desarrollo de la diabetes. Debido a que los pacientes diabéticos deben controlar minuciosamente su ingesta de carbohidratos, incluyendo los azúcares de los postres, muchas personas terminan interpretando que los dulces son los verdaderos culpables. 

A la hora de disfrutar de un postre, los pacientes diabéticos deben actuar con moderación, y comprender los efectos que este tipo de alimentos puede producir en sus niveles de azúcar en sangre. 

Los tipos de azúcares en los alimentos
 
Cuando una persona padece diabetes, su cuerpo es incapaz de utilizar la insulina de forma correcta, producirla en cantidades suficientes, o ambos casos a la vez. Debido a que la insulina es responsable de transportar el azúcar de la sangre a las células, este tipo de problemas pueden causar la acumulación de azúcar en el torrente sanguíneo. Dado que los ricos en carbohidratos producen un aumento en los niveles de azúcar, es importante regular su consumo. 
 
 
 
En las etiquetas con los valores nutricionales, el término “carbohidratos” incluye azúcares, carbohidratos complejos, y fibra. En el caso de los postres, muchos fabricantes agregan una variedad de ingredientes y saborizantes para realzar la dulzura. Mientras que algunos alimentos, como frutas y verduras, contienen azúcares naturales, la mayoría de los postres y productos industriales contienen algún tipo de azúcar agregado. Sin embargo, las etiquetas de la mayoría de estos productos no califican al “azúcar” como ingrediente principal y, por el contrario, la definen como alguna de estas sustancias:

Dextrosa
Fructosa
Jarabe de maíz rico en fructosa
Lactosa
Jarabe de malta
Sacarosa
Azúcar blanca granulada
Miel
Aguamiel
Glucosa
Maltodextrina

Estas fuentes de azúcar se encuentran en galletas, tortas, tartas, budines, bizcochos, dulces, helado, y otros postres. Todos ellos son considerados carbohidratos y, por lo tanto, producirán un aumento en los niveles de azúcar. Sin embargo, debido a que los azúcares simples son digeridos en menor tiempo, este tipo de productos puede impactar los niveles de azúcar mucho más rápido que otros alimentos que contienen una combinación de carbohidratos y fibra, como frutas o panes de grano integral. Además, los productos mencionados contienen grandes cantidades de carbohidratos para el tamaño de su porción. Ambos factores pueden afectar la capacidad del paciente para mantener sus niveles de azúcar estables. 

Para satisfacer las necesidades de la creciente población de pacientes con diabetes, muchos fabricantes de alimentos han comenzado a utilizar fuentes alternativas de azúcares, cuyo impacto en los niveles de glucosa es mínimo o nulo. Algunos ejemplos incluyen:

Endulzantes artificiales
Polialcoholes, como el dulcitol o el manitol
Endulzantes de origen vegetal, como el Stevia

Saber distinguir los alimentos ricos en azúcares de aquellos con cantidades moderadas o ingredientes sustitutos te ayudará a controlar tus niveles de glucosa. Además, aplicar la regla de “tres bocados”, te ayudará a regular el consumo de dulces y te permitirá degustar diferentes postres sin excederte.

Tips para leer etiquetas de alimentos

Leyendo los valores nutricionales de un producto podrás comprender el impacto que tendrá sobre tus niveles de azúcar. Para ello, debes prestar especial atención a los tres aspectos más importantes de un producto: el tamaño de la porción, el total de carbohidratos, y el total de calorías.

La información nutricional de un producto es calculada de acuerdo al “tamaño de la porción” establecido en la etiqueta. Debido a que nuestro objetivo es calcular la ingesta de carbohidratos y calorías de acuerdo a la cantidad consumida, es importante identificar el tamaño de la porción de cada alimento. 

El “total de carbohidratos” indica la cantidad de carbohidratos presente en una porción de un alimento específico. Si para controlar tus niveles de azúcar estás contando los carbohidratos en gramos, es posible que necesites sustraer la mitad del total de fibra del total de carbohidratos, en caso de haber más de 5 gr por porción; o calcular el impacto de los polialcoholes. Este impacto puede determinarse sustrayendo la mitad de los polialcoholes en gramos del total de carbohidratos. Por ejemplo, si tienes un dulce en barra con un total de 30 gr de carbohidratos y 20 gr de polialcoholes, debes sustraer 10 de 30 y obtendrás 20 gr de carbohidratos. 

La ingesta de calorías también es importante para estos efectos. Muchos alimentos con bajo contenido de azúcar o endulzantes artificiales siguen siendo altos en calorías, por lo que el consumo excesivo puede contribuir al aumento de peso y dificultar la estabilización del azúcar en sangre. 

El impacto de los polialcoholes y los azúcares artificiales

En la actualidad los postres y productos dulces están compuestos por una variedad de sustitutos de azúcar. Para determinar el impacto de estos compuestos sobre los niveles de azúcar, es importante prestar atención a los valores nutricionales detallados en las etiquetas de los alimentos. Estos son algunos ejemplos de los azúcares que puedes encontrar en dichos productos:

Endulzantes artificiales – Los endulzantes artificiales son sustitutos sintéticos del azúcar, que han sido modificados con el objetivo de evitar afectar los niveles de glucosa en sangre. Algunos ejemplos de estas sustancias incluyen acesulfamo-k, aspartamo, neotame, sacarina, y sucralosa. Debido a que su sabor suele ser más intenso que el azúcar común, es importante aprender a ajustar las medidas utilizadas. Antes de utilizar estos productos en preparaciones que requieran cocción, lee las instrucciones de uso detalladas en las etiquetas. Estos endulzantes no aportan calorías ni carbohidratos. 

Polialcoholes – Los polialcoholes pueden ser naturales o fabricados de forma sintética. A diferencia de los endulzantes artificiales, estas sustancias no son más dulces que el azúcar, y aportan unas 2 calorías por gramo. Algunos ejemplos de polialcoholes incluyen la licasina, el glicerol, el manitol, el maltitol, el sorbitol, y el xilitol. Por lo general, estas sustancias se encuentran presentes en alimentos calificados como “libres de azúcar” o “sin azúcar agregada”. De acuerdo con la Clínica Mayo, los productos que contienen entre 10 y 50 gr de polialcoholes pueden causar flatulencias y diarrea. 

Endulzantes naturales – Los endulzantes naturales suelen ser utilizados para reemplazar el azúcar en diferentes preparaciones. Estos incluyen néctares, jugos de frutas, miel, melaza, y jarabe de arce. Los endulzantes naturales producen el mismo impacto en los niveles de glucosa que cualquier otro endulzante a base de azúcar. La única excepción a esta regla es el Stevia, un sustituto natural del azúcar reconocido como “aditivo alimentario” por la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). El Aunque en sabor, el Stevia es mucho más dulce que el azúcar, su consumo no produce aumentos en los niveles de glucosa. 

Los postres más recomendados para diabéticos

Fruta fresca espolvoreada con granola libre de azúcar.
Helados caseros libres de azúcar.
Chocolate caliente sin azúcar, espolvoreado con una pizca de canela.
Gelatina sin azúcar, acompañada con fruta y una cucharada de yogur griego.
Manzana al horno espolvoreada con canela. 

Artículo original: Healthline
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: