header print

¿Cuál Es El Contenido de Tu Barra de Cereal?

Barritas energéticas y proteicas están destinados a proporcionar una merienda o comida rápida cuando nos encontramos en apuros. Sin embargo, nos seguimos preguntando ¿qué tan saludable son? Una forma rápida de descifrar lo que contienen las barras de energía es mirar la etiqueta de los ingredientes. En el listado encontrarás que utilizan como sustitutos del azúcar, rellenos, y emulsionantes, que pueden desequilibrar los niveles de azúcar en sangre, causar gases e indigestión, e incluso podrían ser una engañosa fuente para el aumento de peso.

Echemos un vistazo a los seis menos apetitosos ingredientes contenidos en las barritas energéticas…
 
 
1. Sucralosa
 
La sucralosa es un ingrediente común en las barras de energía y proteína. Pero hay que tener cuidado ya que incluso las sustancias dulces artificiales que prometen "cero calorías" pueden hacer que los niveles de azúcar en sangre salten peligrosamente y con frecuencia conducen a la necesidad de consumir carbohidratos para lograr satisfacer la falta de azúcar.
 
La sucralosa aparece además, en los envases de alimentos, bajo en nombre "Splenda". Debes saber que se ha encontrado que este edulcorante artificial es la causa de varios efectos dañinos, incluyendo daños biológicos como la disminución en las bacterias intestinales saludables, el aumento de peso, la alteración de la respuesta a la insulina, e incluso el desarrollo de la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón, según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Carolina del Norte, publicado en el Diario de Toxicología y Salud Ambiental.
 
2. Jarabe de maíz de alta fructosa
 
El jarabe de maíz de alta fructosa o JMAF, ha sido muy relacionado con la resistencia a la insulina y el aumento de peso, sobre todo provocando un aumento de la grasa abdominal. Lamentablemente, la mayoría de las barras de energía compradas en la tienda contienen JMAF.
 
Investigadores en Psicología de la Universidad de Princeton que se han especializado en la neurociencia del apetito, el peso y la adicción al azúcar, aseguran que, en lugar de actuar como un supresor del apetito (darles señales al cerebro de que el estómago está lleno), este edulcorante químicamente desarrollado causada en las ratas de laboratorio machos una hinchazón, de 48% más del tamaño de las ratas de laboratorio alimentadas con dietas estándar.
 
3. Jarabe de Agave
 
El hecho de que el jarabe de agrave provenga de una planta, no implica que puedas consumir todo lo que deseas sin consecuencias. Este azúcar altamente refinado se encuentra muy lejos de ser un edulcorante natural, al contrario, contiene algo de 60 calorías por cucharada de té (en la misma porción de azúcar común hay 40 calorías) y es por esta razón que la Asociación Americana de Diabetes ha puesto un límite al jarabe de agrave, así como lo hacen con el azúcar común.
 
De hecho, el jarabe de agave es altamente procesado y alto en fructosa antes de ser agregado a las barras de energía. Es por eso que ha sido vinculado a todo tipo de enfermedades, incluyendo la enfermedad crónica de hígado graso, diabetes tipo 2 y obesidad. El alto contenido de fructosa del agave puede afectar la producción de leptina, una hormona que controla la ansiedad de apetito y la saciedad (informa al cerebro que te encuentras satisfecho).
 
4. Alcoholes del Azúcar
 
Los alcoholes de azúcar son engañosos cuando se los incluyen en productos procesados como las barras de energía y proteínas. ¿Por qué? Debido a que a menudo no se encuentran nombrados como "alcoholes de azúcar" en las etiquetas, sino más bien bajo nombres tales como sorbitol, isomalt, maltitol, xilitol, lactitol, manitol, hidrolizados de almidón hidrogenado (HSH), y eritritol.
 
A pesar de que los alcoholes de azúcar como estos contienen muchas menos calorías que el azúcar en sí, los educadores acerca de la diabetes de la Universidad de California, San Francisco, advierten que el consumo de estos a menudo producen malestar estomacal, así como flatulencia, diarrea, calambres producto de gases dolorosos y distensión abdominal.
 
5. Proteína de soja
 
La proteína de soya aislada, o PSA es realmente el "desecho de la soja", según la dietista registrada sede en Nueva York Lauren Slayton. Lo que significa es que no todas las proteínas de soja se crean de igual manera. Mientras que algunas proteínas de soja son ricas en aminoácidos y proteínas de origen vegetal, la proteína soja utilizada en las barras es aislada.
 
Esto hace que la PSA contenida en la barra de energía sea rica en varias neurotoxinas (es decir, aluminio y hexano) e inhibidores de la tripsina, que se encuentran vinculados a todo tipo de problemas digestivos, incluyendo la mala digestión, gases, hinchazón y calambres abdominales. Por no mencionar el hecho de que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que el 90% de toda la soja está modificada genéticamente.
 
6. Inulina
 
Si sufres de gases, calambres estomacales y diarrea tras haber consumido una barra de energía, es probable que haya sido gracias al aditivo de fibra soluble llamada inulina. Mientras que la inulina presta una ayuda a la digestión por su origen natural en los productos frescos, como alcachofas, plátanos, espárragos y cebolla, puede ser molesto para el estómago cuando se utiliza como un aditivo de fibra.
La inulina agregada a la barra de proteína en grandes cantidades se extrae de la raíz de achicoria con el fin de aumentar el contenido fibroso. Aunque es difícil comer en exceso proveniente de en los alimentos frescos, Joanne Slavin, dietista registrada y científica de la alimentación de la Universidad de Minnesota, St. Paul, dice que el exceso de inulina en alimentos procesados puede causar problemas gastrointestinales graves e incómodos.
 

Artículo Original: activebeat

Imágenes cortesía de: vk.com, m.blog.daum.net

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: