header print

¿Qué Indicios Dan Los Pies Sobre La Salud?

Al igual que tantas otras partes del cuerpo, los pies también se ven afectados por infecciones, enfermedades y trastornos que nos pueden causar fuertes dolores y molestias. Sin embargo, muchas personas no les brindan el cuidado necesario a sus pies y se olvidan que en ellos pueden esconderse importantes señales que podrían indicar la presencia de una condición más seria en nuestro organismo. Para ampliar tu conocimiento y concientizar sobre la importancia del cuidado y control de nuestros pies, te trajimos este artículo con 12 de los problemas más comunes, sus causas y una simple propuesta de tratamiento. 

1- Pies Fríos

Si tus pies están siempre fríos, es posible que sufras de una deficiencia en la circulación de la sangre, que podría estar asociada a la hipertensión, las enfermedades cardíacas o el consumo de cigarrillos. El daño nervioso producido por la diabetes también puede hacerte sentir frío en los pies. Otras posibles causas incluyen el hipotiroidismo y la anemia. En cualquier caso, es necesario realizar una consulta con un especialista para determinar si la temperatura de tus pies se debe a la existencia de alguna condición médica o si solo es una característica natural de tu cuerpo.

Tip casero: Tratamiento en remojo

Llena un recipiente con agua caliente y otro con agua fría, y colócalos uno al lado del otro. Siéntate en una posición cómoda, sumerge los pies en el agua fría durante dos minutos, y luego llévalos al recipiente con agua caliente por no más de un minuto. Repite el procedimiento durante 20 minutos, alternando las temperaturas para mejorar la circulación sanguínea en los pies.
 
 
2- Dolor de pies

De acuerdo a las encuestas, 8 de cada 10 mujeres afirma que sus zapatos les causan dolor de pies. Sin embargo, el dolor que no proviene del uso de tacos altos o plataformas podría deberse a la presencia de una factura de estrés o una pequeña lesión en el hueso. Por lo general, las causas de este problema son el exceso de ejercicio, en especial cuando es de alto impacto, o la debilidad en los huesos causada por osteoporosis u otras afecciones óseas. 

Tip casero: Pies en alto/frío

Recuéstate con las piernas elevadas sobre dos o tres almohadas, aplicando una bolsa de hielo sobre los pies durante 15 minutos. Luego aplica un aceite esencial de eucalipto o romero con movimientos suaves para restaurar el flujo sanguíneo y aliviar el dolor.

3- Síndrome de Raynaud

El síndrome de Raynaud puede hacer que los pies adquieran una tonalidad blanca o azulada por unos minutos y luego retornen a su color normal. La causa de esta reacción es un estrechamiento de las arterias que se conoce como vasoespasmo y se produce ante situaciones de estrés o cambios fuertes de temperatura. Esta condición también puede estar asociada a la artritis reumatoide, al síndrome de Sjögren’s, o a problemas de tiroides.  

Tips casero: Calor

Cuando aparecen los síntomas de esta condición, es fundamental aplicar calor sobre las zonas afectadas. Para ello puedes cubrir tus manos con guantes y masajearlas, o dejarlas en remojo en un recipiente con agua tibia (no caliente) por algunos minutos.

4- Dolor de tobillo

La principal causa del dolor de talones es la fascitis plantar, una inflamación que se produce en el punto donde el ligamento se conecta con el calcáneo. Por lo general el dolor suele ser más agudo por la mañana, cuando se dan los primeros pasos y se ejerce presión sobre el pie. La artritis, el exceso de ejercicio y el uso de calzado inadecuado también pueden causar dolor de tobillo, e incluso tendinitis. Las causas menos comunes incluyen infecciones óseas, tumores o fracturas. 

Tip casero: Compresión

Cubre el tobillo afectado con una banda elástica, sin ajustarla demasiado. Al mismo tiempo, puedes aplicar una bolsa de hielo sobre la zona afectada, para reducir la inflamación y neutralizar el dolor. 
 
5- Arrastrar los pies

Muchas veces, los primeros indicios de un problema son los cambios en la forma de caminar. Dichos cambios pueden deberse a una pérdida progresiva de la sensibilidad normal en los pies, causada por daños periféricos en los nervios. Aunque cerca del 30% de estos casos están asociados a la diabetes, también pueden ser el resultado de infecciones, deficiencias vitamínicas o alcoholismo. Otras causas posibles incluyen problemas en el cerebro, en la columna o en los músculos.

Tip casero: Alimentación

Debido a que este problema está asociado a ciertas condiciones médicas, como la diabetes, es importante llevar una alimentación equilibrada para evitar empeorar el cuadro o producir daños más severos en los nervios. Al igual que en otros casos, el uso de calzado adecuado también es un factor crucial.

6- Dedos hipocráticos

Esta afección produce cambios en la forma de los dedos, que engrosan el tejido debajo de la uña y hacen que éstas se vuelven más redondeadas en los extremos y curvas hacia abajo. Aunque las enfermedades pulmonares son una de las principales causas, esta condición también puede deberse a ciertas infecciones y enfermedades cardíacas, hepáticas o gastrointestinales.

Tip casero: Prevención

La mejor forma de tratar este problema es tomando las medidas de prevención necesarias para evitar el desarrollo de las condiciones médicas que lo causan y que podrían derivar en problemas más serios para la salud. Dejar de fumar, realizar ejercicio y llevar una alimentación adecuada son algunos de los pasos a seguir.

7- Pies hinchados

A pesar de ser una molestia temporaria, los pies hinchados nos pueden causar mucho dolor e impedir realizar nuestras tareas diarias. Además, este problema puede deberse a la presencia de una condición médica más seria, como problemas circulatorios, alteraciones en el sistema linfático, coágulos sanguíneos, problemas renales o mal funcionamiento de las glándula tiroides. En caso de que la hinchazón sea persistente, te recomendamos consultar con un especialista.

Tip casero: Aumento de la ingesta de magnesio

El magnesio es un mineral esencial a la hora de combatir la hinchazón de piernas y pies. Puedes incorporar a tu dieta alimentos que sean ricos en magnesio, como bananas, nueces, pescado, vegetales de hoja verde, legumbres o avocado, o consultar con un especialista que te indique un suplemento en cápsulas adecuado para tu condición.
 
 
8- Heridas en el pie que no se curan

Las heridas en el pie que no se curan normalmente son uno de los indicios más claros de la diabetes. Esta enfermedad afecta la sensibilidad, la circulación sanguínea y el proceso de curación en los pies, por lo que hasta una pequeña ampolla puede tardar meses en curarse. Por esta razón, los pacientes diabéticos son más propensos a desarrollar infecciones en los pies. 

Tip casero: Cuidado de los pies

Es fundamental que las personas que padecen diabetes laven y sequen sus todos los días, controlando que no haya ninguna lesión cutánea. En caso de haberla, es importante consultar con un especialista e iniciar un tratamiento lo antes posible para evitar una posible infección. 

9- Dolor repentino en el dedo gordo del pie

La gota, una enfermedad causada por el exceso de ácido úrico en el organismo, produce dolor repentino en la articulación del dedo gordo del pie, acompañado por enrojecimiento e hinchazón. La osteoartritis también puede ser responsable de la aparición de estos síntomas. Si la articulación se vuelve rígida, podría tratarse de hallux rigidus, una afección que impide la dorsiflexión del dedo gordo del pie. 

Tips caseros: Beber abundante agua y aplicar frío

Si el dolor no es demasiado agudo, intenta aplicar compresas frías sobre la zona afectada, para reducir la inflamación y neutralizar el dolor. Por otro lado, es importante mantenerse hidratado, ya que la falta de agua en el cuerpo puede elevar aún más los niveles de ácido úrico. 

10- Dolor en los dedos pequeños del pie

Si sientes que estás caminando sobre mármol, si presentas un dolor agudo en el tercer interespacio de los dedos, o una separación entre el segundo y el tercer dedo, es posible que padezcas el Neuroma de Morton, un trastorno que produce un engrosamiento del nervio interdigital en el espacio que existe entre el tercer y cuarto dedo del pie. Esta condición es 10 veces más común en mujeres que en hombres. 

Tips caseros: Calzado adecuado

La recomendación típica para estos casos es el uso de calzado adecuado que no tenga punta angosta ni sea ajustado. En caso de ser necesario también se pueden utilizar plantillas ortopédicas que ofrezcan mayor soporte para el pie. En cualquier caso, te recomendamos consultar con un especialista.

 
11- Picazón constante en los pies

La picazón y las escamas en la piel de los pies pueden indicar la presencia de pie de atleta, una infección fúngica muy común. La reacción también puede deberse a una reacción alérgica ciertos productos cosméticos que causan dermatitis. Por otro lado, si la piel de la zona afectada tiene una apariencia gruesa y con una especie de espinilla, es posible que se trate de psoriasis.

Tip casero: Baño con bicarbonato

Sumerge tus pies en un recipiente con agua tibia y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. También puedes aplicar una pequeña cantidad de yogur sobre la zona afectada para eliminar los hongos y restaurar la salud de la piel. En ambos casos es importante secar bien los pies luego de terminar el tratamiento.

12- Uñas amarillentas

Las uñas dicen mucho sobre el estado general de salud de una persona. Las infecciones fúngicas suelen causar uñas amarillentas. Sin embargo, detrás de esta coloración se pueden esconder causas más serias, como linfedema, problemas pulmonares, psoriasis o artritis reumatoide.

Tip casero: Vinagre blanco

En caso de tratarse de una infección fúngica, el vinagre podría ser la solución. La naturaleza ácida de este producto cambia los niveles de pH en la piel y ayuda a eliminar los hongos. Prepara una solución con partes iguales de agua y vinagre y utilízala como tratamiento tópico sobre las uñas. Consulta con un médico para determinar si la causa de esta alteración está asociada con una condición médica de mayor gravedad.
 
 
Artículo original: Webmed
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: