header print

¡Ginger Ale y Cerveza De Jengibre Caseros!

Aunque ya hemos hablado de los increíbles beneficios para la salud del jengibre, en esta oportunidad te enseñaremos a utilizar esta noble raíz para preparar Ginger ale para los niños y cerveza de jengibre para los adultos. Los resultados son deliciosos y el procedimiento mucho más simple de lo que imaginas ¡Anímate a probarlos!

Ginger ale
El Ginger ale, inventado por un farmacéutico norteamericano llamado Dr. Thomas Canterll, es una bebida gaseosa de origen inglés, fabricada con agua mineral, jengibre, azúcar y limón. Además de ser más saludable que los productos industriales, esta versión casera es rica en probióticos y enzimas beneficiosas para el organismo.

Los beneficios del Ginger ale

Alivia el dolor estomacal
Reduce la fiebre
Ayuda a eliminar la caspa
Reduce el colesterol
Alivia el dolor muscular
Mejora los problemas respiratorios
Estimula la circulación sanguínea
Reduce el riesgo desarrollar cáncer
Ayuda a tratar la hipertensión

Ingredientes

2 tazas de raíz de jengibre fresco
2 cucharadas de miel
2 cucharadas de jugo de limón
4 tazas de agua mineral
Agua gasificada

Preparación

1- Coloca el jengibre y el agua en una cacerola y llévala a hervor. 

2- Una vez que haya hervido, reduce la temperatura a fuego medio o bajo y cubre con una tapa.

3- Deja que la preparación se cocine a fuego lento por unos minutos. Luego, retira la tapa y continúa la cocción al descubierto por 30 minutos.

4- Apaga el fuego y cuela la preparación para retirar el jengibre.

5- Incorpora la miel y el jugo de limón y mezcla hasta integrar. Luego, déjalo enfriar por completo.
Ahora que ya tienes tu jarabe de jengibre, lo único que queda por hacer es mezclarlo con el agua gasificada y disfrutar de un refrescante vaso de Ginger ale casero.

Cerveza de jengibre (con contenido alcohólico
Los orígenes de la cerveza de jengibre se remontan al siglo XVII, durante la Era Victoriana, en Yorkshire, Inglaterra. Esta bebida es sabrosa y muy fácil de preparar en casa. 

Ingredientes

Raíz de jengibre fresco rallada
Jugo de 2 limones
Azúcar, a gusto
2 ½ tazas de agua mineral tibia
1 ½ cucharada de levadura de champagne

Preparación

1- Coloca la levadura dentro del recipiente con el agua tibia y mezcla suavemente hasta que se disuelva.

2- Agrega una cucharada de jengibre rallado, una cucharada de azúcar y el jugo de limón. Luego mezcla hasta integrar.

3- Vierte la preparación en un recipiente de vidrio, sin llenarlo hasta al borde, y cúbrelo con una toalla limpia que deberás sostener con una bandita elástica.

4- Deja el recipiente en el lugar más cálido de tu casa.

5- Durante una semana, todos los días, incorpora una cucharada de jengibre rallado y una cucharada de azúcar. No te olvides de volver a cubrir el recipiente con la toalla cuando termines. Luego de una semana, deberías comenzar a ver pequeñas burbujas formándose en la superficie. Si deseas obtener un sabor más fuerte, puedes agregar una cucharada más de jengibre en esta etapa.

6- Ahora puedes pasar a embotellar la bebida. Asegúrate de utilizar botellas limpias de plástico, ya que el vidrio podría explotar debido a la presión de la fermentación. Por otro lado, hierve suficiente agua para llenar ¾ de cada botella. Luego disuelve azúcar en el agua hasta que quede bastante dulce, y déjala entibiar.

7- Cuela la preparación de jengibre utilizando una estameña y vierte cerca de una taza del líquido obtenido en cada una de las botellas. Luego vierte la mezcla de agua y azúcar hasta llenar ¾ de las botellas y mezcla. Recuerda que la levadura consumirá gran parte del azúcar y el sabor no será tan dulce como imaginas.

Cierra las botellas y llévalas al lugar más cálido de la casa. Una vez por día, aprieta las botellas para controlar el índice de compresión. Una vez que la botella se sienta dura, abre un poco la tapa para poder liberar la presión en pequeñas dosis, sin liberarla por completo.

Luego de una semana y media, abre la botella y prueba la cerveza. Si no tiene el suficiente gas, deja el resto de las botellas por tres o cuatro días más. Una vez que hayas abierto la botella, asegúrate de consumir la cerveza dentro de las 24 horas
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: