header print

¡Aprende a Cultivar y Preparar Tu Propio Té!

En ocasiones, una buena taza de té puede ser la solución perfecta para aliviar el estrés, relajarnos, calentar nuestro cuerpo y sentirnos mejor. Si lo combinamos con otros ingredientes, como miel, limón, jengibre o menta, podemos transformar una simple taza de té en un poderoso remedio natural para tratar diferentes tipos de afecciones. En esta oportunidad te daremos los mejores consejos para cultivar esta milenaria infusión en el jardín de tu casa y preparar la más deliciosa y fresca taza de té.

La planta de té:

La planta de té pertenece al género Camellia, uno de los preferidos de los jardineros ya que florece tanto en otoño como en invierno, dando lugar a bellas y coloridas flores. La gran mayoría de los tipos de té, incluyendo el blanco, verde, negro y oolong, están fabricados a partir de la subespecie Camellia sinensis.

Cultivar camelias:

Una de las subespecies de este género, la camellia sinensis, crece en ambientes soleados y parcialmente sombreados. Aunque la planta puede cultivarse en macetas, es importante asegurarse de colocarla en lugar que cuente con las condiciones necesarias para proteger las raíces de las duras temperaturas. Para facilitar su cultivo, te recomendamos podar la planta hasta darle un metro de altura, o dejarla crecer de forma natural para que se convierta en un arbusto un pequeño árbol. El suelo necesita estar bien drenado, ser levemente ácido y rico en humus. A la hora de plantar, te recomendamos seguir la regla general que se aplica a los bulbos que dice que "deben ser plantados y espaciados midiendo tres veces la altura del bulbo". Por ejemplo, si el bulbo mide 3cm de alto, se debe plantar a una profundidad de 9 cm, con una separación de 9 cm entre cada bulbo. Debido a que las camellias prefieren suelos levemente húmedos, deberás regular el riego de acuerdo a las condiciones climáticas de manera de no generar exceso o escases. Es fundamental estar atento al riego durante el periodo de floración, ya que la falta de agua podría producir flores más pequeñas. 

Cosecha y preparación:
 
 Té negro Cosecha Preparación  Infusión

Arranca las hojas nuevas y las yemas vegetativas. Coloca las hojas en la palma de tu mano y aplástalas hasta que comiencen a tomar un color oscuro rojizo.
Coloca el producto resultante en una placa, y déjalo reposare n un lugar fresco por dos o tres días.
Esparce las hojas sobre una nueva placa y llévalas a un horno a 120°C, durante 20 minutos. 
Coloca el té en agua a 90 o 100°C y déjalo reposar de 3 a 5 minutos.
 Té verde Cosecha Preparación Infusión
  Arranca las hojas nuevas y las yemas vegetativas. Retira la humedad de las hojas con un papel absorbente, y déjalas secar a la sombra por 3 o 4 horas durante el día. 
Cocina las hojas al vapor por un minuto. 
Esparce las hojas obre una placa y llévalas a un horno a 120° C, durante 20 minutos. 
Coloca el té en agua a 70° u 80°C y déjalo reposar de 2 a 3 minutos.
Té oolong Cosecha Preparación Infusión

Arranca las hojas nuevas y las yemas vegetativas. Coloca las hojas sobre una toalla y déjalas secar al sol durante 45 minutos.
Lleva las hojas adentro (en un ambiente cerrado y sombreado), y déjalas reposar a temperatura ambiente durante 4 horas, mezclándolas cada hora.
Cuando los bordes de las hojas comiencen a adquirir un color rojizo, colócalas en una placa y llévalas a un horno a 120°C por 20 minutos. 
Coloca el té en agua a 85° o 95°C y déjalo reposar de 3 a 6 minutos.
Té blanco Cosecha Preparación Infusión


Arranca las yemas más jóvenes antes que se conviertan en hojas.

Deja que las yemas y las hojas comiencen a marchitarse bajo la luz directa del sol. Luego, sécalas al aire libre para prevenir la oxidación. Coloca el té en agua a 70° o 90°C y déjalo reposar de 2 a 5 minutos.

Beneficios para la salud:

Té verde – esta bebida es rica en antioxidantes que ayudan a prevenir el desarrollo de diferentes tipos de cáncer. Además, previene la obstrucción de arterias, ayuda a quemar grasas, mejora los niveles de colesterol,  y reduce el riesgo de ACV, Alzheimer y Parkinson. 

Té negro – este tipo de té protege los pulmones del daño causado por el cigarrillo, y previene los ataques cerebrovasculares.

Té blanco – posee poderosas propiedades anticancerígenas.

Té oolong – ayuda a reducir los niveles de colesterol malo. 

Para obtener más beneficios, incorpora algunas de estas hierbas a tu taza de té:
 
Nombre Menta Luisa Pelargonium graveolens Artemisia Capillaries
Beneficios Rica en antioxidantes, la menta alivia los síntomas del resfrío, y ayuda a tratar la indigestión y el SII. Rica en antioxidantes, la hierba luisa reduce la fiebre, ayuda a tratar infecciones, alivia los calambres musculares y problemas en el sistema digestivo. Estimula la relajación, mejora el sistema digestivo, reduce los calambres musculares y el dolor de cabeza.

Ayuda a tratar la indigestión, alivia los dolores menstruales y ayuda a tratar infecciones gracias a sus propiedades antibacterianas. 

Fuente

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: