header print

18 Errores Que Debes Evitar Si Quieres Hornear Bien

El Redactor: Ysabel Taberner Lopez

 Hornear es uno de los métodos de preparación de alimentos más fundamentales, pero también puede ser desalentador para los inexpertos. Más que el sabor o el olfato, el horneado depende de la física y la química, como lo demuestran las cantidades medidas de cada ingrediente, las temperaturas del horno y muchos otros requisitos específicos.

Pero no dejes que eso te asuste. Para poder producir deliciosos productos horneados, todo lo que necesitas es un poco de experiencia. Si estás frustrado con tus intentos de hornear, estos 18 consejos le ayudarán a descubrir qué está haciendo mal y cómo corregirlo.

18 errores de horneado que debes evitar

1. Saltar o perder un paso en la receta

El resultado: No sabes porque tu pastel falló

El error más común que cometen las personas al hornear es no prestar atención a la receta. No se trata solo de omitir u omitir un paso, sino de no entender los ingredientes crudos o la redacción. Por ejemplo, si una receta requiere "1 taza de nueces picadas", significa que debes llenar una taza con nueces enteras y luego picarlas. No significa que debas llenar una taza con nueces picadas previamente. Otro ejemplo es suplementar la crema batida para la crema espesa, etc. Tóma tu tiempo para leer la receta.

2. Abrir el horno con demasiada frecuencia

El resultado: tu pastelería se derrumba

Es tentador mirar dentro del horno y comprobar cómo va la masa, pero al abrir el horno, incluso durante unos segundos, deja entrar aire frío, lo que interrumpe el proceso de horneado, extendiéndolo innecesariamente o incluso interrumpiéndolo por completo. Si deseas abrir el horno, espera hasta que la masa se haya levantado por completo, e incluso entonces se recomienda verificarlo al final.

3. Trabajando con masa a temperatura ambiente

El resultado: la masa se rasga, se pega o es difícil trabajar con ella

Después de amasar la masa, debe colocarse en la nevera durante al menos 30 minutos. Cuando se deja en la nevera, la masa se solidifica, por lo que es mucho más fácil de manejar. Será difícil trabajar con masa que no esté refrigerada, particularmente después de aplanarla y manipularla, eleva su temperatura aún más. Además, después de cortar la masa de galletas en galletas, es mejor meterlas en el refrigerador por un corto tiempo antes de ponerlas en el horno.18 errores de horneado que debes evitar

4. No precalentar el horno

El resultado: tu masa está cocida de manera desigual

Casi todas las recetas de pastelería te dirán que precalientes el horno. Muchas personas se saltan este paso, pensando que les ahorrará tiempo y electricidad, pero es por eso que no deberían hacerlo: a medida que se calienta, el horno aspira aire del exterior, lo que puede agregar humedad innecesaria a la masa. Espera hasta que tu horno esté a la temperatura deseada y solo entonces ponga su masa adentro.

5. Duplicar o reducir a la mitad las cantidades

El resultado: la masa sale mal

En la superficie tiene sentido: si necesitas la mitad de las galletas, simplemente usa la mitad de la cantidad de cada ingrediente. ¿Necesitas un pastel más grande? Duplica las cantidades. Esto funciona para cocinar, pero cuando se trata de hornear, las cosas se ponen un poco más complicadas. Al cambiar las cantidades, el tiempo de cocción también varía, pero no es proporcional. Si necesitas duplicar la cantidad, es mejor hacer dos lotes y ponerlos en el horno por separado. Si deseas hacer una porción más pequeña, revisa el horno antes, para asegurarse de que tu masa no se queme.

6. Amasar demasiado la masa

El resultado: las cookies o la base salen demasiado duras

Probablemente desees que tu masa sea uniforme, por lo que sigues amasando. El problema con esto es que el amasado excesivo hace que el gluten en la masa se endurezca, haciendo que la masa también salga dura. Al amasar la masa, usa movimientos ligeros y pare una vez que no haya más harina suelta en el tazón. Si estás usando una licuadora, solo úsala combina los ingredientes, luego amasa el resto con la mano.18 errores de horneado que debes evitar

7. Ser tacaño con las grasas al hacer galletas

El resultado: galletas con textura de pastel

La mayoría de las personas prefieren usar menos grasa, pero puedes ser demasiado tacaño si estás haciendo galletas. La grasa hace que las galletas estén más crujientes. Es por eso que las recetas de galletas que requieren tanto mantequilla como aceite terminan produciendo galletas suaves que se derriten en la boca. Si renuncias a la grasa y usa solo claras de huevo, tus galletas tendrán una textura similar a la de un pastel.

8. No engrasar la bandeja o bandeja para hornear

El resultado: la masa se pega al fondo

Ya sea que uses una bandeja para hornear o no, no olvides engrasarla antes de colocar la masa sobre ella. No importa si la masa es dulce o salada.

9. Batir claras de huevo frías

El resultado: la mezcla no se vuelve rígida, los soufflés no se levantan y los pasteles se derrumban

Las claras de huevo a temperatura ambiente se endurecerán más, en comparación con las que salen directamente del refrigerador. Si almacenas los huevos en el refrigerador, separa las claras de la yema y deja que se calienten a temperatura ambiente durante unos minutos antes de comenzar.
18 errores de horneado que debes evitar

10. Hornear demasiadas cosas a la vez

El resultado: los pasteles se cocinan de manera desigual

Esto sucede a menudo cuando vienen invitados, y tienes prisa, metes algunas sartenes en el horno. Un buen horno podrá manejar 2-3 moldes para hornear, pero si lo llenas, bloqueas el flujo de aire y la distribución de temperatura. Si necesitas hornear mucho, planifica tu tiempo sabiamente.

11. Dejar las galletas en el horno demasiado tiempo

El resultado: galletas duras y doradas

Puedes pensar que solo debes quitar las galletas del horno una vez que comiencen a dorarse, pero cuando se trata de galletas, menos es más, porque incluso después de sacarlas del horno, se endurecerán. Sin embargo, esto depende de la receta, pero si sigues quemando tus galletas, intenta sacarlas justo cuando comiencen a dorarse.

12. Temperatura demasiado alta

El resultado: un pastel "abovedado"

Un pastel con una parte superior abovedada puede resultar del uso de un molde para pastel que es demasiado pequeño o de un horno que está demasiado caliente. Incluso si seguiste las instrucciones y precalentaste el horno a la temperatura establecida, recuerda que no todos los hornos son iguales y que el tuyo puede estar demasiado caliente. Si este es un problema recurrente, intenta reducir la temperatura en 20 grados a la vez y observa si algo cambia.
18 errores de horneado que debes evitar

13. Dejar que el pan o las magdalenas se enfríen en el plato para hornear

El resultado: un fondo empapado

Después de retirar el pan o las magdalenas del horno, el vapor atrapado tarda unos cinco minutos en enfriarse y volverse agua nuevamente. Una vez que esto sucede, el pan comenzará a "sudar" esa agua, haciendo que el fondo de la masa se empape. Asegúrate de quitar el pan y las magdalenas de la sartén en cinco minutos y deja que el vapor se evapore.

14. Sobrecalentar la mantequilla

El resultado: las galletas pierden su forma y los pasteles son demasiado densos

A menos que estés haciendo una masa crujiente, que requiere mantequilla fría, o en cualquier receta que indique lo contrario, tu mantequilla debe estar a temperatura ambiente para que se una bien con los otros ingredientes. Si tienes prisa, puedes meterla en el microondas, pero si la mantequilla es demasiado suave, hará que las galletas estén demasiado líquidas cuando se horneen, perdiendo así su forma. Con pasteles: la mantequilla líquida significa que puedes batirla con azúcar adecuadamente, lo que da como resultado un pastel más denso. Si quieres que la mantequilla se caliente más rápido, córtala en trozos más pequeños. La mantequilla a temperatura ambiente seguirá siendo sólida, pero cederá bajo una presión muy ligera.

15. No tamizar la harina

El resultado: pasteles densos o grumosos

Es imprescindible tamizar su harina si desea que la masa se levante bien y le dé a su masa una textura esponjosa. Muchas personas omiten esta fase, pero no es complicada ni lleva mucho tiempo. Además, tamizar la harina ayuda a romper cualquier bulto que se haya formado en ella.

18 errores de horneado que debes evitar


16. Cambiar el polvo de hornear por bicarbonato de sodio (o viceversa)

El resultado: la masa no se eleva o sabe rara

Es fácil confundir el polvo de hornear con el bicarbonato de sodio, pero no puede reemplazar uno con el otro. El bicarbonato de sodio necesita un ácido para unirse, mientras que el polvo de hornear ya tiene ese ácido. Si no te importa la química, solo recuerda no cambiar entre los dos y apegarte a la receta.

17. Cortar la masa antes de que se enfríe

El resultado: los copos de hojaldre y las piezas son desiguales

Incluso si tus invitados tienen hambre, no cedas, los pasteles tienen que enfriarse un poco para solidificarse y endurecerse ya que el proceso de horneado continúa fuera del horno. No caigas en la tentación de guardarlos en la nevera para ahorrar tiempo: el cambio extremo de temperatura los hará pegajosos o incluso colapsarán. Puedes comenzar a cortar una vez que la capa superior se solidifique.

18. Glasear el pastel cuando aún está caliente

El resultado: glaseado desigual y escamoso

Ya sea que tengas prisa o simplemente hambre, debes dejar que tu pastel se enfríe antes de glasearlo. Si aplicas el glaseado mientras el pastel aún está caliente, los pedazos y las migajas de la capa superior se adherirán al esparcidor y se mezclarán con el glaseado.

18 errores de horneado que debes evitar
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad