header print

¿Cómo Prevenir Los Calambres Nocturnos?

¿Alguna vez te metiste en la cama luego de un largo día de trabajo y terminaste despertando por el dolor de los calambres? De acuerdo con la Dra. Lisa Shives, especialista en sueño, los calambres nocturnos  son un problema muy común que afecta a millones de personas en todo el mundo. 

Los calambres nocturnos son contracciones repentinas e involuntarias que ocurren durante la noche o durante períodos de descanso. Aunque la sensación del calambre puede durar uno segundos o minutos, el dolor que estos provocan puede durar mucho más. Si bien este problema tiende a manifestarse con mayor ocurrencia en personas mayores de 50 años, las personas más jóvenes también pueden padecerlo.

 
Aún se desconoce la causa exacta de esta afección. Mientras algunos calambres ocurren sin ningún motivo, otros se producen por malas posturas, deshidratación y otros trastornos metabólicos. Diversas investigaciones demuestran que cerca de un tercio de la población por debajo de los 60 años sufre de calambres. De esta cifra, el 6% asegura padecerlos todas las noches. 

De acuerdo con la Dra. Shives, estas son algunas de las principales causas de este doloroso problema:

- Condiciones médicas como enfermedades sanguíneas, diabetes o problemas musculares.

- Cambios hormonales causados por el embarazo o la ingesta de pastillas con hormonas.

- Falta de calcio o poca capacidad de absorción debido a la deficiencia de vitamina D.

- Los músculos débiles que no se mueven o ejercitan durante el día son más propensos a sufrir calambres nocturnos. 

- Desequilibrio de electrolitos causado por deshidratación, o por falta de potasio y magnesio.
 
¿Cómo podemos solucionar este problema?

Comienza por consumir alimentos ricos en potasio, como nueces,avocados, almendras y papas. Muchas personas aseguran que comer una banana antes de ir a dormir previene la ocurrencia de calambres y dolores musculares.

Sumergir los pies en agua caliente con sal de Epsom (sulfato de magnesio) puede ayudarte a relajar los músculos y aliviar la presión sanguínea. 

Realiza ejercicios para las piernas y antes de ir a dormir intenta hacer un poco de estiramientos para relajar los músculos.

En casos extremos, considera consumir suplementos de vitamina D, potasio o magnesio.
Si nada de esto funciona y aún continuas sufriendo los calambres todos los días, te aconsejamos consultar con un especialista.

¡Buenas Noches!
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: