header print

7 Tipos De Leche y Sus Diferentes Usos

Ya sea con el café, con los cereales, o con galletitas, la leche es un producto que la mayoría de las personas consumimos a diario. El tipo más común de leche de vaca es una excelente fuente de nutrientes, como proteínas, calcio, potasio y vitaminas A y D, que son conocidos por tener la capacidad de formar huesos fuertes y sanos. Sin embargo, la leche de vaca está lejos de ser el único tipo de leche, ya que hoy en día muchas personas sufren de intolerancia a la lactosa y muchas otras simplemente buscan diferentes sabores o beneficios para la salud.

Leche de vaca tradicional

Luego de haber sido extraída de la vaca, la leche pasa por un proceso de pasteurización que consiste en exponer el alimento a altas temperaturas y luego dejarlo enfriar para matar bacterias como E.coli o salmonela. Los expertos recomiendan beber leche baja en grasa (1%) para evitar el consumo de grasas saturadas que luego podrían traer complicaciones para el corazón. La leche entera contiene cerca de 8 gr de grasa cada 235 ml, por eso es mejor evitarla.
 

Leche orgánica

Este tipo de leche es extraída de vacas que son alimentadas con productos orgánicos y que, por lo general, son criadas libres en campos con pasturas sin pesticidas. Aunque estas vacas no son sometidas a ningún tratamiento hormonal para aumentar su producción, por motivos de seguridad, la leche sigue siendo pasteurizada. A pesar de que la mayoría de los expertos aseguran que no existe una gran diferencia entre la leche de vaca común y la leche orgánica, estudios recientes demuestran que la segunda variedad contiene más cantidad de Omega 3 y antioxidantes que la leche común. Esta alternativa puede ser utilizada de la misma forma que la leche de vaca.
 

Leche de soja

Este tipo de leche, que está elaborada a partir de granos de soja que son remojados, molidos y filtrados, es bajo en grasas saturadas, y libre de colesterol. Es una excelente opción para las personas que tienen alergia o intolerancia a la lactosa. La leche de soja tiene una textura un poco más densa y muchas más proteínas que la leche de vaca. Aunque existen diferentes sabores disponibles, el más saludable siempre es el natural.

Uso recomendado: sopas cremosas, aderezos para ensalada, salsas, etc.
 

Leche de arroz

Esta variedad, elaborada a partir de arroz y agua, tiene menos cantidad de proteínas, y más cantidad de carbohidratos en comparación con la leche de vaca y de soja, lo cual hace que sea la bebida ideal para consumir antes o después de una rutina de ejercicio. Su textura es acuosa y su sabor dulce. Por lo general, la leche de soja viene en envases asépticos que solo necesitan ser refrigerados luego de haber sido abiertos. 

Uso recomendado: postres, panqueques, tortas y productos de pasteleria.
 

Leche de almendras

La leche de almendras se obtiene moliendo almendras secas y peladas y mezclándolas con agua. El resultado es un producto rico en nutrientes, como calcio, vitamina D y vitamina E, pero con poca cantidad de proteínas. Su sabor dulce y almendrado hace que sea un acompañamiento ideal para el café o los cereales. La leche de soja no contiene grasas saturadas, colesterol o lactosa. Las versiones no endulzadas tienen solo 60 calorías por taza. La única desventaja de este tipo de leche es que su contenido de sodio es más alto que el de los otros tipos, pero si se sigue una dieta adecuada, esto no debería ser un problema.

Uso recomendado: café, cereal, batidos.
 

Leche de cáñamo

Probablemente, la leche de cáñamo sea la opción más saludable de esta lista. Este tipo de leche es legal, y está elaborada a partir de semillas que no contienen THC. Esta alternativa nos brinda altas cantidades de proteína y una excelente combinación de aminoácidos como el alfa-linoléico y el omega 3. La textura de esta leche es más densa, y su sabor es más fuerte que el de la leche de almendra o de soja, por lo que puede que no sea apetecible para todas las personas.

Uso recomendado: puré, muffins, panes y productos horneados.
 

Leche de coco

Esta leche cremosa, elaborada con la pulpa y el jugo del coco, es muy común en la cocina de Asia y del Caribe. Esta leche de sabor fuerte y dulce aporta grandes cantidades de fósforo, potasio y fibra, y poca cantidad de sodio y calorías. La mayoría de estos productos son ricos en vitamina B12, un nutriente esencial para el funcionamiento del cerebro.

Uso recomendado: café, té, tortas, postres, cremas, batidos, salsas, aderezos, etc. 

 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: