header print

¡Avances En La Lucha Contra El Cáncer!

Durante décadas, la quimioterapia ha sido el principal tratamiento para combatir el cáncer y evitar que las células cancerígenas se propaguen por el cuerpo. 

Las estrategias más comunes para tratar estar enfermedad consisten en una combinación de cirugía para remover los tumores físicos, y quimioterapia para destruir las células cancerígenas y evitar que se propaguen por el cuerpo. Por otro lado, la radiación se utiliza para destruir las células que se dividen de forma anormal, y que más tarde pueden convertirse en tumores.
 

La efectividad de estos tratamientos, en algunos casos, es innegable. De hecho, en Estados Unidos, el número de víctimas fatales a causa de esta enfermedad se redujo en un 20%.

Sin embargo, estos tratamientos son tan duros y traumáticos para el paciente como el propio tumor. Las cirugías son peligrosas, pero la quimioterapia es como consumir veneno que poco a poco debilita y deteriora la salud y la condición física del paciente.

Un estudio publicado en junio por la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra anunció el descubrimiento de una nueva droga anti-cáncer que funciona de una manera completamente diferente a la quimioterapia. Esta droga permitió que el índice de supervivencia de pacientes con leucemia pase de un 50 a un 83% luego de dos años de tratamiento. Diferentes estudios están investigando soluciones biológicas similares para otros tipos de cáncer.

¿Nos estamos acercando al fin de los días de quimioterapia?

 
 
Algunos especialistas, como el Dr. Tallman, director del departamento de leucemia en el centro para tratamiento de cáncer Memorial Sloan-Kettering, creen que sí. “Creo que nos estamos alejando cada vez más de la quimioterapia, y acercando a un tipo de terapia que ataca las células a un nivel molecular.”

Para ejemplificar esta situación, imagina la diferencia entre bombardear a una ciudad entera de forma masiva o utilizar bombas que localicen objetivos específicos. Los beneficios para el paciente, al igual que la diferencia entre los diferentes métodos, pueden ser enormes.
 
 

“Estamos comenzando a entender el cáncer de una forma más precisa, y por eso, la tendencia se inclina al uso de las drogas correctas, en el tiempo correcto y con los pacientes adecuados”, declaró el Dr. Demetri, vicepresidente del departamento de terapias experimentales del Instituto Dana-Farber.

El Dr. Demetri aseguró que, hoy en día, los pacientes que sufren de tumor del estroma gastrointestinal ya no deberían necesitar quimioterapia, al igual que los pacientes con algunos tipos de cáncer de pulmón y melanoma.

Un estudio reciente demostró índices de supervivencia más altos en pacientes con leucemia promielocítica aguda (un tipo de cáncer en la medula osea) que solo fueron tratados con esta droga.
Otra de las ventajas de este método es que en lugar de utilizar una sola estrategia para atacar el tumor, que puede estar compuesto por diferentes tipos de células, los doctores ahora pueden utilizar varios tipos de drogas para atacar partes específicas del tumor, lo cual permite una mayor cobertura y aumenta las chances de reducción completa.

La combinación de drogas, al igual que con el HIV, puede convertirse en la nueva estrategia para combatir el cáncer que permitirá que los pacientes enfrenten esta enfermedad sin tener que exponerse a tratamientos traumáticos e invasivos. 

Aunque existen algunas desventajas sobre este sistema debido a que las células cancerígenas pueden encontrar la forma de evitar ser afectadas por esta droga, el Dr. Tallman asegura que el avance de la medicina es tan rápido que, con facilidad, podemos liderar la batalla entre el cáncer y las nuevas drogas.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: