header print

8 Mitos Erróneos Sobre La Artritis y El Dolor Articular

El Redactor: Ysabel T. L.
 ¿Has escuchado alguna vez que la artritis es un signo normal del envejecimiento o que empeora con el aumento de la humedad? Ambos de estos supuestos "hechos" son falsos. Desafortunadamente, existe mucha información errónea sobre el dolor articular y la artritis. Parte de esta información engañosa es extremadamente dañina para quienes padecen la afección. Por esta razón, hemos recopilado una lista de 8 mitos comunes sobre la artritis y el dolor articular y los hechos reales detrás de ellos.

1. Todo dolor articular es artritis.

1. Todo dolor articular es artritis.
El dolor articular y la artritis a menudo se usan indistintamente, lo cual es una exageración enorme. De hecho, el término "artritis" en sí mismo es increíblemente vago porque hay hasta 50 tipos de artritis, según algunas clasificaciones. Pero incluso si solo tomamos en consideración la osteoartritis y la artritis reumatoide, las dos formas más extendidas de artritis, no son de ninguna manera la única causa de dolor articular.
Incluso si experimentas síntomas comunes de la artritis (dolor en las articulaciones, hinchazón y movilidad articular limitada), otras afecciones también los causan. Las lesiones, la tendinitis (la inflamación o irritación de un tendón) y la bursitis (la inflamación o irritación de un saco de bolsa) son solo algunos ejemplos de tales afecciones. En lugar de simplemente asumir que tienes artritis cuando le empiezan a doler las articulaciones, es importante obtener orientación profesional y recibir un diagnóstico adecuado.

2. El cambio a un clima cálido y seco ralentiza la progresión de la artritis.

2. El cambio a un clima cálido y seco ralentiza la progresión de la artritis.
¿Pueden tus articulaciones predecir la lluvia? Según la evidencia anecdótica, las personas que padecen artritis pueden sentir más dolor inmediatamente antes o durante la lluvia. Aunque no hay evidencia científica sólida para confirmar esta afirmación, hay algunos estudios que sugieren que la humedad o la humedad podrían expandir las articulaciones inflamadas y empeorar el dolor y la rigidez temporalmente.
Sin embargo, los científicos no creen que vivir en un clima cálido y seco influya en la progresión de la enfermedad y evitará el dolor de la artritis. De hecho, el uso de compresas frías y calientes para aliviar el dolor probablemente tenga beneficios similares. Mudarse de tu hogar y de tu familia a un clima más cálido probablemente no curará tu artritis.

3. Hacer crujir los nudillos provoca artritis.

3. Hacer crujir los nudillos provoca artritis.
Las madres les han estado diciendo a sus hijos que dejen de hacer crujir los nudillos durante lo que parecen milenios, todo en vano. El crujido de nudillos puede ser molesto de escuchar, pero no es realmente dañino y, lo que es más importante, no causa artritis. Dicho esto, si sientes dolor cuando haces crujir los nudillos, podría deberse a un problema subyacente en las articulaciones. 

4. La artritis es una enfermedad de las personas mayores.

4. La artritis es una enfermedad de las personas mayores.
Al comienzo de este artículo, mencionamos que existen hasta 50 tipos de artritis. Lo que no especificamos es que cada tipo está asociado con un grupo de edad específico. Por ejemplo, existe un subtipo de artritis reumatoide llamada artritis idiopática juvenil (AIJ) que afecta solo a los niños. Según la Dra. Vivian Bykerk, reumatóloga del Hospital for Special Surgery de Nueva York, "puede sucederle a niños de 1 y 2 años, puede suceder a niños de 90 años y a cualquier persona que se encuentre en el medio".
Si nos fijamos en la osteoartritis, la edad promedio de aparición es a los 50 años o más, que es probablemente de donde proviene este mito. Sin embargo, los casos de artritis reumatoide alcanzan su punto máximo en el rango de edad de 30 a 50 años, y en realidad tienden a volverse más raros a medida que envejece. Por lo tanto, este mito simplemente no es cierto.

5. El hielo es más eficaz que el calor para reducir los síntomas.

5. El hielo es más eficaz que el calor para reducir los síntomas.
Cuando se trata de la mayoría de los tipos de dolores articulares o musculares, resultan útiles tanto las compresas frías como las almohadillas térmicas. La artritis no es diferente, así que usa el método que alivie las molestias en las articulaciones. Por lo general, los médicos recomiendan aplicar calor por la mañana para mejorar la movilidad articular y relajar las articulaciones y los músculos adoloridos. Puedes usar una almohadilla térmica o un paño tibio húmedo en el área afectada o tomar una ducha tibia y un agradable baño caliente para mejorar tus síntomas.
Las compresas frías, por otro lado, a menudo se usan para aliviar el dolor de fricción y reducir la inflamación causada por las actividades diarias. Puedes usar una bolsa de hielo o una bolsa con cubitos de hielo o verduras congeladas envueltas en un paño para este propósito. 

6. Debes evitar el ejercicio y la actividad física durante un brote de artritis.

6. Debes evitar el ejercicio y la actividad física durante un brote de artritis.

Mucha gente cree que el ejercicio desgastará tus articulaciones más rápidamente; por lo tanto, no debes hacer ejercicio si tienes artritis. De hecho, solo el 13% de los hombres y el 8% de las mujeres que padecen osteoartritis de rodilla cumplen con la cantidad mínima de ejercicio semanal. La verdad es más o menos lo opuesto a eso, lo que hace que este mito específico sea realmente dañino.
El ejercicio regular es una de las formas más efectivas de reducir los síntomas de la artritis: fortalece y estabiliza los músculos alrededor de las articulaciones afectadas. Nadie dice que debas correr maratones, pero un regular, pero una rutina suave regular puede ser realmente útil.

Durante un brote, es posible que necesites unos días de descanso y hacer algunos estiramientos ligeros en lugar de ejercicios más intensivos durante una semana o más, pero incluso entonces, es importante introducir movimiento en tu vida todos los días. Si tu rutina de ejercicios actual te causa dolor, también puedes cambiar a tipos de actividad que no sean tan exigentes para las articulaciones, como nadar o andar en bicicleta (o la bicicleta estática).

7. Los cambios en el estilo de vida no hacen ninguna diferencia.

7. Los cambios en el estilo de vida no hacen ninguna diferencia.
Esta es una continuación del punto anterior sobre el ejercicio. Muchos pacientes se sienten desanimados por su diagnóstico y sienten que la cirugía es la única forma en que pueden mejorar la salud de sus articulaciones, lo cual simplemente no es cierto. De hecho, en este artículo ya mencionamos dos formas de controlar el dolor y la incomodidad causados ​​por la artritis: ejercicio y compresas frías y calientes.
Más allá de eso, los médicos recomiendan que mantengas un peso saludable y dejes de fumar si lo haces. Aquellos que fuman y / o tienen sobrepeso tienden a tener versiones más severas de artritis. Asimismo, es útil evitar movimientos excesivamente difíciles como arrodillarse y ponerse en cuclillas, y es importante NO permanecer en la misma posición, como sentarse o pararse, durante mucho tiempo. Para obtener más consejos y cambios en el estilo de vida, lee nuestro artículo 8 hábitos para ayudar a reducir los síntomas de la artritis.

8. La artritis es inevitable e intratable aparte de la cirugía.

8. La artritis es inevitable e intratable aparte de la cirugía.
Ser diagnosticado con artritis puede ser realmente deprimente, especialmente porque a menudo pensamos en la artritis como una enfermedad intratable. En el pasado, los pacientes eran tratados con elevación de piernas, reposo en cama y el masaje o ungüento ocasional, pero afortunadamente, la reumatología ha avanzado mucho desde entonces. Si bien es cierto que la mayoría de los tipos de artritis aún son incurables, los médicos tienen una amplia gama de tratamientos no quirúrgicos para la artritis.
Existen tratamientos conservadores tanto para la osteoartritis como para la artritis reumatoide. “Durante los últimos 40 años, el tratamiento de la artritis reumatoide ha cambiado drásticamente”, dice Max Konig, MD, reumatólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore a WebMD. "Ahora tenemos una gran cantidad de terapias altamente efectivas que no solo pueden reducir o eliminar el dolor, sino también calmar la inflamación de las articulaciones y prevenir el desarrollo de daño óseo estructural, deformidad articular y discapacidad".

Nota: el tratamiento específico que se te asigne dependerá del tipo de artritis que padeces y requiere ayuda médica profesional.
¡Comparte este artículo con quienes lo encuentren útil!
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad