header print

Cenar Temprano Puede Ayudarte a Reducir La Grasa Abdominal

 Cuando éramos más jóvenes, nuestros mayores siempre nos decían que cenáramos temprano. Esa es la forma de vida saludable, dijeron. Muchas veces, es posible que hayamos ignorado sus advertencias y nos colamos en un refrigerio nocturno. A medida que envejecemos, cenar tarde se convierte poco a poco en un hábito para muchos. Aunque seguimos leyendo sobre los peligros de comer tarde en la noche, nuestras vidas se vuelven tan agitadas que parece que no podemos deshacernos de ese hábito.

Resulta que nuestros mayores tenían razón todo el tiempo. Según un estudio publicado recientemente en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society, cenar tarde se asocia con aumento de peso y niveles altos de azúcar en sangre.

"Estábamos al tanto de otra investigación que sugería que comer tarde está asociado con la obesidad, y como la asociación no es lo mismo que la causalidad, queríamos ver esto de una manera más rigurosa", dice el autor del estudio, el Dr. Jonathan C. Jun, profesor asociado de medicina en la Universidad Johns Hopkins.

Cenar Temprano Puede Ayudarte a Reducir La Grasa Abdominal

El motivo principal del equipo fue comprender si comer tarde en realidad altera el metabolismo de una manera que promueve la obesidad. En el pasado, muchos dietistas han notado que cenar tarde puede provocar numerosos riesgos para la salud, como enfermedades cardíacas y obesidad, entre otros. Los expertos dicen que cuando alguien retrasa la comida, su cuerpo retrasa la preparación para dormir. Esto eventualmente puede afectar la memoria o la regulación de uno para el día siguiente.

Este nuevo estudio profundiza en ese punto y nos ayuda a comprender exactamente cómo las cenas tardías regulares pueden asociarse directamente con el aumento de peso.

¿Qué prueba el estudio?

Los investigadores estudiaron a 20 voluntarios sanos (10 hombres y 10 mujeres) para determinar cómo sus cuerpos metabolizaban la cena a las 10 p.m. en lugar de las 6 p.m. Todos los participantes del estudio se fueron a dormir a las 11 p.m.

Los hallazgos revelaron que al cenar tarde, los niveles de azúcar en sangre eran más altos y la cantidad de grasa quemada era menor. Este fue también el caso de las personas que comieron comidas pequeñas.

Come Tu Cena Temprano y Deshazte De La Grasa Abdominal

"Otros investigadores han realizado un trabajo similar al observar los ritmos circadianos y la dieta, y otros laboratorios han demostrado que si comes fuera de fase con el ritmo circadiano normal de tu cuerpo, no metabolizas la glucosa de la misma manera", dijo Jun.

Además, el estudio también encontró que, en comparación con los que cenaron antes, los niveles de azúcar en sangre de los que comían tarde eran casi un 20 por ciento más altos y su quema de grasa se redujo en casi un 10 por ciento.

"Los efectos que hemos visto en voluntarios sanos podrían ser más pronunciados en personas con obesidad o diabetes, que ya tienen un metabolismo comprometido", dijo el primer autor del estudio, Chenjuan Gu, Ph.D., investigador postdoctoral en la Universidad Johns Hopkins, en una declaración.

Cenar temprano te ayuda a perder grasa abdominal

Curiosamente, los investigadores también encontraron que no todos responden de la misma manera a comer tarde. Según ellos, las personas que estaban acostumbradas a dormir antes se comportaron peor cuando se les dio una comida tardía. Las personas que estaban acostumbradas a quedarse despiertas mucho más allá de la medianoche, por otro lado, parecían no verse afectadas por el cambio en su comida.

Por lo tanto, se concluyó que existen diferencias en el metabolismo de las personas que las hacen más susceptibles a comer tarde o simplemente no las afectan.

Estos hallazgos pueden ayudar a las personas a cultivar buenos hábitos alimenticios

Si bien este nuevo estudio se ha realizado con adultos jóvenes y voluntarios de peso saludable, todavía nos brinda suficiente información para modificar nuestros hábitos alimenticios. Esto demuestra que cultivar buenos hábitos alimenticios es esencial para la prevención de enfermedades. Estas prácticas alimentarias podrían incluso afectar el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes y las enfermedades cardíacas más adelante en la vida.

Estudio demuestra que cenar temprano te ayuda a perder grasa
Según el equipo de investigación, la cena es la comida más importante del día para la mayoría de los adultos en cuanto a calorías. Esto se debe a que debido a nuestro estilo de vida agitado en estos días, la mayoría de nosotros nos apresuramos a desayunar y almorzar. Esto nos lleva a comer más tarde y más de lo debido. De hecho, apresurar el desayuno y el almuerzo hace que se le antoje una comida abundante a altas horas de la noche. Como ha enfatizado este estudio, esto puede resultar en algunas dificultades con el metabolismo de la glucosa o las grasas incluso en los jóvenes.

¿Entonces, qué debemos hacer?

Una de las mejores formas de asegurarse de no tener antojo de una comida abundante a altas horas de la noche es comer algunos bocadillos pequeños con alto contenido de proteínas al final de la tarde. Los expertos recomiendan tomar yogur griego espolvoreado con nueces o nueces mixtas y frutas menos los aditivos azucarados al final de la tarde para ayudar a frenar un poco el apetito. Estas comidas saludables del tamaño de un refrigerio se asegurarán de que no tenga que comer más tarde de lo esperado.
Consumir bocadillos altos en proteínas para reducir grasa
Incluso podrías probar una ensalada pequeña con pollo a la parrilla, medio sándwich y fruta, o una taza de sopa de verduras y un vaso de leche descremada. Los expertos dicen que nuestro objetivo debería ser comer nuestra comida más abundante en el desayuno o el almuerzo siempre que sea posible.

El estudio reciente es fácilmente uno de los más detallados de su tipo. Los participantes fueron monitoreados enérgicamente: sus muestras de sangre se extrajeron cada hora y sus actividades y sueño fueron monitoreados durante dos semanas antes de que llegaran al laboratorio. Los investigadores también les dieron un marcador de isótopos estables que les ayudó a rastrear la cantidad de grasa que se quemó u oxidaron.

Con los hallazgos que hemos visto, el estudio al menos demuestra que existen suficientes explicaciones biológicas de cómo el momento de la comida puede afectar la forma en que nuestro cuerpo maneja esas calorías. Por lo tanto, debemos aprender de ello y realizar cambios en nuestras rutinas alimentarias por el bien de nuestra salud.

Comparte este artículo con tu familia y amigos ...
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad