header print

14 Consejos De Cocina Ganadores Que Deberías Conocer

El Redactor: Jessica Q. R.

 Cocinar, hornear y otros trabajos de cocina a veces pueden ser arduos, pero una vez que alguien prueba tu creación y se enamora de ella, te das cuenta de que vale la pena cada minuto. Sin embargo, esto no siempre es fácil de hacer y requiere cierta habilidad. Todos experimentamos percances en la cocina que a veces hacen que la comida salga mal, pero no te preocupes, estamos aquí para ayudarte a salir de estos problemas con los siguientes 14 consejos que convertirán tus recetas en ganadoras.

Útiles consejos de cocina

1. Agrega humedad a un pastel que esté demasiado seco

Un pastel al final de una comida suele ser algo que la mayoría espera con ansias. Pero, ¿qué sucede cuando el sabroso pastel que esperas sale seco y desmenuzable del horno, y temes que falle en la prueba de sabor? La forma de solucionar tal percance es haciendo pequeños agujeros en el pastel con un cuchillo y vertiendo jarabe de azúcar simple sobre él. Esto no solo agregará dulzura al pastel, sino también la humedad que le falta, ¡lo que lo convierte en un gran éxito!

Agrega humedad a un pastel que esté demasiado seco

2. Almacena las galletas de la manera correcta

Lo bueno de las galletas, más allá de su dulce y maravilloso sabor, es que no tienes que comerlas todas a la vez. Después de hornear una sartén, puedes almacenarlas todos, o al menos algunas, sin dañarlas.

- Enfría las galletas a temperatura ambiente antes de guardarlas.
- No almacenes las galletas crujientes y las galletas blandas en el mismo recipiente.
- Almacena las galletas solo en bolsas o cajas selladas.
- No guardes las galletas en el refrigerador a menos que estén llenas de pudín o algún otro relleno de crema.

Almacena las galletas de la manera correcta

3. Restaurar la textura de las galletas después del almacenamiento

Además de almacenar las galletas correctamente, también hay otro asunto que debes tener en cuenta cuando planeas colocarlas en una caja para disfrutarlas más tarde: su textura. Para restaurar su textura original, calienta las galletas en un horno precalentado a 150 grados Celsius durante 5 minutos, luego déjalas enfriar en el mostrador durante unos minutos más.

Restaurar la textura de las galletas después del almacenamiento

4. Un consejo simple para hacer un huevo duro perfecto

Los huevos duros son una comida sabrosa, simple y útil que se puede disfrutar tal cual, o cortar en rodajas y agregar a un plato o ensalada. El problema es que a veces, mientras se cocinan, los huevos adquieren una textura gomosa desagradable. Para evitar esto, asegúrate de sumergir los huevos, tal como se cocinan, en un recipiente lleno de agua helada, lo que detiene rápidamente su proceso de cocción y evita que su textura cambie.

Un consejo simple para hacer un huevo duro perfecto

5. Freír de la manera correcta

Los alimentos que han sido fritos pueden ser un manjar y se consideran "indulgentes" debido a la gran cantidad de aceite que contienen, pero es imposible negar su sabor adictivo. Sin embargo, aquí también hay excepciones: los alimentos que son demasiado grasos pierden su sabor atractivo y pueden volverse pegajosos y pegajosos.

Para evitar esto, te recomendamos que sigas las siguientes pautas: 

Asegúrate de que tu sartén se caliente a 150 a 200 grados Celsius y no más: a una temperatura más alta, el aceite hará que los alimentos pierdan líquidos volviéndolos esponjosos. Además, freír en pequeños grupos ayuda al aceite a mantener una temperatura constante.

Freír de la manera correcta

6. Una solución simple para el glaseado de chocolate

Si has preparado un pastel que deseas decorar con un poco de glaseado de chocolate pero el glaseado resultó grumoso, tenemos la solución para ti: simplemente agrega una pequeña cantidad de aceite vegetal al chocolate y revuelve bien hasta que quede suave y uniforme y sin grumos.

Una solución simple para el glaseado de chocolate

7. Equilibra un platillo que sea dulce

El azúcar a menudo se usa en una variedad de platillos para equilibrar sabores salados o agrios. Pero, ¿qué pasa si agregaste demasiada azúcar y el platillo salió demasiado dulce? Puedes agregar algunas rodajas de limón, sin las semillas, o jugo de limón al platillo para equilibrar los sabores, o puedes intentar agregar aceite vegetal, como aceite de oliva o aceite de aguacate.

Hagas lo que hagas, es importante recordar que está estrictamente prohibido intentar agregar sal a un platillo porque puede dañar completamente el equilibrio del sabor.

 Equilibra un platillo que sea dulce

8. Restaura el equilibrio del sabor en un platillo que salió demasiado agrio

Por un lado, como dijimos, no queremos que nuestro platillo salga demasiado dulce, pero por otro lado, un alimento demasiado agrio también puede dañar el equilibrio del platillo. Entonces, si pones demasiado vinagre en algo y el sabor se vuelve abrumador, agrega un poco de miel o azúcar. Si has hecho una salsa de tomate que sabe demasiado ácida, agrega algunas zanahorias picadas y mezcla bien.

Restaura el equilibrio del sabor en un platillo que salió demasiado agrio

9. La forma inteligente de cocinar con ajo

El ajo es un condimento favorito para innumerables platillos, pero si no sabes cómo usarlo adecuadamente, puede hacer más daño que bien y causar un sabor muy amargo.

Para evitar este problema, en primer lugar, debes saber que el ajo solo necesita un minuto para freír y dorarse, por lo tanto, si lo agregas a un platillo que tarde un largo tiempo para freírse, asegúrate de agregarlo al final. Si tu receta requiere agregar ajo al principio, asegúrate de que todos los demás ingredientes que necesita agregar al plato estén al alcance y puedan agregarse a la sartén rápidamente.

La forma inteligente de cocinar con ajo

10. Haz la masa con la textura perfecta

La masa es un elemento importante en la cocción, pero si al hacerlo la textura de la masa se vuelve rígida o gomosa, el resultado final no será bueno. Para evitar esta situación, evita mezclar en exceso la masa en la batidora. Además, al agregar el resto de los ingredientes a la mezcla, recuerda agregar los ingredientes líquidos y solo luego agregar los secos. Esto evitará el desarrollo excesivo de gluten, que puede dañar la textura de la masa.

Haz la masa con la textura perfecta

11. Cómo corregir un platillo con demasiado alcohol

El alcohol es un ingrediente comúnmente requerido en muchas recetas: el vino tinto, por ejemplo, es bastante común en varias recetas de carne y pollo y agrega un sabor vivo y refrescante. Pero, ¿qué pasa si agregas demasiado alcohol a tu platillo y ahora el sabor de la bebida amarga se ha apoderado de él?

No tienes que tirar el platillo a la basura, porque arreglarlo es muy fácil. Todo lo que tienes que hacer es transferir los ingredientes sólidos (por ejemplo, carne y verduras) a un recipiente separado con una cuchara ranurada, escurrir suavemente la salsa y reducirla. Luego, agrega un ingrediente que suavice el sabor alcohólico, como la pasta de tomate, cuya acidez puede ayudar a equilibrar el fuerte sabor del vino tinto.

 Cómo corregir un platillo con demasiado alcohol

12. Recuerda usar el aceite correcto

Los aceites que usas tienen un impacto significativo en la forma en que sabe tu platillo, por lo que debes saber cómo usarlos sabiamente. Elige tus aceites con cuidado y considera las características como el sabor que agregan en los alimentos, etc. Por ejemplo, si deseas agregar sabores exóticos a tu comida, opta por el aceite de sésamo, pero si deseas que el aceite sea lo más ligero posible, para resaltar los otros sabores del platillo, elige el aceite de girasol o de semilla de uva.

 Recuerda usar el aceite correcto

13. Cocinar salsas sin grumos de harina

Muchas recetas para salsas, como bechamel y salsa para platillos de carne, usan harina para espesar la salsa. Entonces, al preparar estas salsas, puedes encontrar una situación en la que quedan grandes trozos de harina que son difíciles a la hora de masticarlos.

¿Cómo arreglas esto? Fácilmente, coloca un tamiz sobre un tazón del tamaño apropiado y vierte la salsa. Usando una espátula o cuchara, mezcla la salsa en el colador con un movimiento suave, asegurándote de que se filtre hacia la olla o tazón que has colocado debajo. Al final del proceso, encontrarás que la salsa se ha vuelto suave y agradable, con todos los grumos de harina restantes en el colador. Si sientes que la salsa todavía está un poco grumosa y no está completamente lisa, agrega otra cucharada de líquido (leche o agua) y mezcla bien.

Cocinar salsas sin grumos de harina

14. Haz mezclas de especias caseras

Condimentar no es algo que debas tomarte a la ligera: casi no hay ningún platillo que no requiera la adición de especias, incluso si es solo sal y pimienta, pero generalmente es una variedad mucho más grande.
Puede hacer tu vida más fácil, terminar de trabajar más rápido y darle a tus platillos una amplia variedad de sabores sorprendentes si preparas mezclas de especias caseras para una variedad de platillos comunes. Puedes preparar grandes cantidades de mezclas de especias por adelantado para ciertos platillos que prepara regularmente.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad